Suad Abderrahim - Fuente foto web - Data Urgente

Suad Abderrahim, una alcadesa tunecina entre varones musulmanes

El recorrido político de Suad Abderrahim llevó, a esta dirigente del partido islamista Enahda, a lo más alto de la ciudad en donde desarrolló su carrera de militancia. El cargo electivo de autoridad máxima municipal, al que accedió luego de ganarle a un ex profesor suyo de nombre Kamel Idir, será el primero en ser administrado por una mujer en la gran metrópoli de Tunez. 

 

Dedico esta victoria a todas las mujeres y los jóvenes de mi país”, fue la declaración de Suad Abderrahim, la primera mujer que alcanza la alcaldía de Túnez en su historia, también la primera que llega a ese puesto en las grandes ciudades árabes. Con 53 años, dos hijos y farmacéutica de profesión, Abderrahim fue elegida en representación del partido islamista Enahda y se impuso en la votación final al candidato conservador, antiguo profesor suyo en la facultad de Farmacia.

La primera mujer sheikh al madina de Túnez (jequesa de la ciudad, en árabe) no es una recién llegada a la política y, quizá por eso, su figura suscita polémica precaución entre los sectores más progresistas de la ciudadanía. De hecho, su llegada a la alcaldía se produjo gracias a la abstención de las dos principales fuerzas de izquierda presentes en la municipalidad tunecina. Abderrahim ha sido diputada en la Asamblea Constituyente, creada tras el derrocamiento del dictador Zin el Abidin Ben Ali, entre los años 2011 y 2013 donde ocupó el cargo de presidenta de la Comisión de Derechos y Libertades.

Las feministas tunecinas ven con escepticismo que una mujer islamista pueda defender sus intereses

Segunda hija de una familia de clase media compuesta por sus padres y siete hermanos, la conciencia política de Suad Abderrahim no le vino por influencia familiar. Fue durante sus estudios de liceo, en la década de los años ochenta, cuando los violentos enfrentamientos entre izquierdistas e islamistas en las universidades tunecinas alumbraron finalmente la Unión General Tunecina de Estudiantes, de la que ella fue fundadora y miembro de su comité ejecutivo.

Siempre vestida con ropa de calle, ligeramente maquillada y sin utilizar el velo, Abderrahim busca reforzar su etiqueta de independiente para alejarse lo más posible del hecho de haber sido elegida en las filas de Enahda. La alcaldesa asegura que “Enahda ha abierto sus puertas a toda la sociedad, sus listas representan hoy a todos los tunecinos”, para añadir a continuación que “la religión es un asunto privado de cada cual, de lo que ningún partido se puede apropiar. No creo en los partidos de base religiosa”.

Un país como Túnez hace gala de ser desde hace décadas un abanderado en la liberación de la mujer en el mundo árabe, en concreto desde el Código de la Persona, aprobado por el presidente Habib Burguiba en 1956. Aunque Suad Abderrahim se ha presentado en la campaña electoral como abanderada del feminismo, las poderosas asociaciones de mujeres tunecinas no le conceden una confianza sin límites. Todavía recuerdan sus declaraciones calificando a las madres solteras como una “desgracia para el país” y proponiendo que no se les concediera ayudas estatales. “Esas declaraciones fueron malinterpretadas y manipuladas por algunos”, se defiende.

Una independiente de las tesis islamistas bastante ambigua, consideran muchos en Túnez. Aunque repite una y otra vez que nunca ha estado afiliada a Enahda “ni a ningún otro movimiento de tendencia islámica”, sus críticos recuerdan que forma parte del buró político de Enahda desde el año 2016.

Mujer aguerrida y experta en las técnicas de comunicación, Abderrahim mantuvo durante la campaña electoral calurosos enfrentamientos dialécticos con su principal rival, Kamel Idir, de 66 años de edad, cabeza de lista del partido conservador y laico Nidaa Tunis, que la conoce bien “desde hace tiempo, ya que fui su profesor en la facultad de Farmacia”, recuerda el candidato. Durante toda la batalla, Idir no pronunció una sola palabra denigratoria hacia ella pero criticó duramente “el modelo de sociedad islamista que ella representa”.

Quiera o no, Abderrahim deberá tomar parte en los grandes debates que afectan actualmente a la sociedad tunecina, como son las desigualdades entre hombre y mujer a la hora de recibir una herencia, la despenalización de la homosexualidad y del aborto, o el abandono del estatuto de jefe de familia que las leyes atribuyen hoy al hombre por delante de la mujer, cuestiones sociales que dividen a conservadores y progresistas y que van a ser objeto de una evolución legislativa.

En cuanto al tema de la herencia, uno de los últimos aspectos en los que todavía está vigente la charia en los países árabes más avanzados, Abderrahim defiende que la elección “debe dejarse a los ciudadanos, tal como sucede en los casos de separación o en la comunidad de bienes por matrimonio”. Una postura similar a la que tiene en el tema del aborto, “un problema que depende de la libertad de cada uno”.

Afirmaciones que han llevado a la presidenta de la Comisión de Libertades e Igualdad del Parlamento, Bochra Hmida, a considerar que la llegada de Abderrahim a la alcaldía “supone un acontecimiento importante que rompe los tabúes”, aunque ella hubiera preferido que hubiera sido “una verdadera feminista o incluso un hombre feminista” el que hubiera llegado a ocupar ese puesto.

Como prometen todos los políticos al llegar a un puesto que va a estar fiscalizado por una oposición que es mayoría en el consistorio (Enahda sólo tiene 21 de los 60 concejales de Túnez) Suad Abderrahim promete trabajar para todos. “Desde la universidad me he manifestado a favor de la unión de todas las fuerzas. Así lo hicimos para derribar a la dictadura y así lo haremos en la alcaldía. Voy a permanecer independiente y escucharé a todas las fuerzas políticas presentes en la ciudad de Túnez”. Una capital en la que ha prometido llevar a cabo una verdadera revolución estética para convertirla en “más bella, más verde y más ecológica”.

Una independencia que será puesta a prueba en los próximos meses y cuyo veredicto estará en manos de la oposición.

 


Fuente de origen: La Vanguardia


Créditos de Data Urgente

Producción de la noticia: Sebastián Salgado

Titular y bajada de redifusión: Hernán Giner

Edición general, planificación y gestión digital: Hernán Giner

Dirección del proyecto: Sebastián Salgado


 

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.