Se caldean los ánimos entre Ankara y Washington

Sube el tono de las declaraciones entre Turquía y Estados Unidos luego de los intentos de asesinato contra el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, entre los que se cuenta el que condujo al golpe de Estado abortado en julio de 2016. Un pastor evangélico estadounidense, Andrew Brunson, residente en Turquía desde hace 23 años, está detenido bajo la acusación de conspirar con el PKK (el Partido de los Trabajadores del Kurdistán) y con el FETO (movimiento del predicador turco Fethullan Gulen, residente en Estados Unidos). En realidad, el presidente Erdogan ha mencionado en varias ocasiones la proposición de Ankara a Washington, «un pastor por un pastor», que consistiría en liberar al estadounidense Brunson a cambio de la extradición de Gulen a Turquía. Al intervenir en un congreso de empresarios turcos, el 16 de…