“Como a Fidel, la historia nos absolverá”

El predio en el que se realiza la audiencia para definir la extradición a Chile del líder mapuche de la Pu Lof en Resistencia de Cushamen, está blindado por agentes de todas las fuerzas federales, con excepción de Prefectura.

Afuera, un centenar de mapuches, que pasaron la noche afuera en solidaridad con Jones Huala, recibieron al helicóptero con vítores al líder mapuche y protestas. “Estado, fascista, no somos terroristas”, cantaban.

Habló Facundo Jones Huala en el juicio: citó a Gandhi y Fidel Castro y cruzó a Macri y Patricia Bullrich

Comunidades mapuches y organizaciones sociales acampan en inmediaciones del gimnasio municipal N°3 de donde se realizará el juicio por pedido extradición Facundo Jones Huala. Foto: Marcelo Martinez

El gimnasio empezó a llenarse, a la espera del inicio de la audiencia. Primero ingresaron los medios acreditados, luego los 23 familiares y amigos del lonko, entre quienes se contaba Nora Cortiñas. “Hay una persecución contra el pueblo mapuche”, había declarado la presidenta de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.Habló Facundo Jones Huala en el juicio: citó a Gandhi y Fidel Castro y cruzó a Macri y Patricia Bullrich

Jones Huala, de 31 años, esperó una hora en una sala contigua y el inicio proceso se demoró más, porque solicitó una reunión con su abogada Sonia Ivanoff.

A las 10.20, el juez federal Gustavo Villanueva dio inicio a la sesión. Jones Huala, con pañuelo, sonrió a sus familiares al ingresar a la improvisada sala y arrojo unas gotas de agua, como ofrenda a la Pachamama.

Durante más de treinta minutos, el secretario del juzgado leyó las intervenciones judiciales, las acusaciones y los requerimientos para que Jones Huala estuviera sentado en el banquillo. La Justicia chilena lo responsabiliza por el incendio intencional de un puesto en un campo de Valdivia, en 2013, y por la tenencia de armas de fuego caseras.

Comunidades mapuches y organizaciones sociales acampan en inmediaciones del gimnasio municipal N°3 de donde se realizará el juicio por pedido extradición Facundo Jones Huala. Foto: Marcelo Martinez

Luego ante la consulta del juez para incorporar una cuestión preliminar, Ivanoff pidió que se incluyera una nueva prueba, a pesar de que esa instancia ya había terminado. Reclamó que se tuviera en cuenta el informe sobre la Resistencia Ancestral Mapuche -a la que vincularon a Jones Huala- que la ministra de Seguridad Patricia Bullrich presentó el 27 de diciembre pasado junto a sus para provinciales de Chubut, Río Negro y Neuquén. “Demuestra que hay persecución política”, señaló la abogada.

 

El fiscal lo objetó por los tiempos procesales y, por el objeto del juicio. “Si hubiera persecución política en Chile podría ser considerada la cuestión, pero si la hay en Argentina, no es aquí donde deba dilucidarse”, señaló el fiscal.

Tras un cuarto intermedio, Villanueva rechazó el pedido de la defensa. Por fin, llegó el momento de la palabra de Jones Huala, que tuvo un fuerte contenido político, referencias históricas a Gandhi y Fidel Castro y menciones a Mauricio Macri, Patricia Bullrich, Michele Bachelet, Sebastián Piñera y Cristina Kirchner. “Si esto no es persecución política, ¿qué es?”, se preguntó una y otra vez a lo largo de una hora Jones Huala.

Jones Huala mencionó durante varios pasajes a Santiago Maldonado y a Rafael Nahuel, por cuya muerte responsabilizó al juez. “Lo asesinaron por orden de su señoría”, afirmó.

Jones Huala anticipó que si es extraditado a Chile, se cuadrará con los referentes mapuches de ese país, para continuar con reivindicaciones mapuches, aunque precisó que preferiría permanecer en una cárcel Argentina. “No me importa morir por mi pueblo. Esta tierra es, fue y seguirá siendo mapuche”, afirmó.

El lonko denunció que hay una persecución política de ambos lados de la cordillera y lo comparó con el Plan Cóndor.  “La mesa de diálogo de Villa Mascardi es mentira. Ni Patricia Bullrich, ni Mauricio Macri, ni Bachelet ni Piñera se animaron a bajar a discutir con nosotros. Cristina tampoco (Kirchner), tampoco. No tienen la altura de discutir con un pueblo milenario”, señaló.

Durante su exposición calificó a la ministra Bullrich de “borracha” y al grupo Clarín como su propio “enemigo”. También, invitó a los miembros de las fuerzas federales y a los agentes de PSA que custodiaban la sala, que revelaran qué pasó en realidad con las muertes de Maldonado y Nahuel.

También, pronosticó que la recuperación de tierras mapuches continuarán. “Vamos a echar de Cushamen a Benetton”, dijo.

Jones Huala, que empezó leyendo su exposición y de cara al juez, terminó improvisando y mirando hacia el resto de la sala y las cámaras. “Estamos cansados de tanta represión. Como dijo Fidel Castro, la historia nos absolverá. Hay que defender el territorio y liberar a nuestra gente”, sostuvo. Los familiares de Jones Huala saludaron sus palabras con cánticos.

Huala defendió así su rol como líder mapuche, “orgulloso de representar a mi pueblo, a la gente que me está esperando. Seguiré combatiendo la tiranía, porque aquí no se trata de terrorismo, sino de un pueblo harto que se defiende con lo que puede”.

Algunos puntos de su discurso:

-Dijo que cruzó ilegalmente a Chile porque no había un machi (líder espiritual) ni lawen (medicina) en el país y que era perseguido desde el país vecino.

-Se definió como militante del Movimiento Mapuche Autónomo de Puel Mapu, que colaboró con la machi Millaray en el Movimiento Mapuche Autónomo de Pilmaiquén y de la coordinadora Arauco Malleco.

-Contó que fue prisionero político junto a la machi en la cárcel de Valdivia durante mucho tiempo.

-Hizo un paralelismo entre la lucha mapuche y la Revolución de Mayo, cuando tanto Argentina como Chile “cometieron delitos para combatir a la corona española”.

-Denunció ser víctima de las organizaciones de inteligencia argentina y chilena y que fue invadida la privacidad de su hijo en Chile, que si bien “es mapuche, no es militante, además es un niño”.

-Cuestionó a ambos estados por estar “unidos” contra los reclamos políticos y territoriales genuinos y legítimos del pueblo mapuche. También la limitación del ingreso del público a la audiencia.

-Consideró al juicio como una “cuestión política”, ante la instalación de cámaras en la zona del juicio, no haber convocado a más organismos de derechos humanos, y que se armó un “escándalo” en lugar de una audiencia.

-Advirtió que seguirá la “defensa de nuestra tierra”, y revindicó la “autodefensa, porque no nos dejan otra alternativa”, desmereciendo el trabajo de la mesa de diálogo por el conflicto de Villa Mascardi.

Jones Huala: “No somos terroristas”
“No tengo nada que ver con lo de Pisu Pisué”, afirmó Facundo Jones Huala, que ejerció su derecho a declarar y reivindicó los actos de recuperación de territorio. Sostuvo en todo momento que es víctima de una persecución política. “Soy militante del Movimiento Mapuche Autónomo Puel Mapu”, afirmó.
“He sido combatiente en algún momento de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) como también fue combatiente de la Coordinadora Arauco Malleco. Participé en actos de autodefensa y también estuve involucrado en algunas situaciones de sabotaje; no en la que se me adjudica en este caso específico”, aseguró ante el juez.
Criticó la investigación judicial de Chile y denunció que obtuvieron pruebas ilegales para imputarlo.
“¿Si no es un juicio político por qué tanta prensa?”, planteó.
“No nos dejan ser mapuches. No podemos entrar a nuestros territorios sagrados. Ellos (por los latifundistas) sí pueden correr el alambre, matar”, denunció. “Vamos a defender nuestra tierra cueste lo que sea”, aseguró.
Pidió un diálogo político serio. “Es culpa de ambos gobiernos (de Chile y de Argentina) que no hay diálogo”, sostuvo.
Sabotajes
“Por eso es que he reivindicado los sabotajes porque no nos dejan otra alternativa”, puntualizó. “No se atreve a bajar a hablar con nosotros ni (Patricia) Bullrich, ni Macri, ni Bachelet, ni Piñera. Y tampoco Cristina”, lamentó. Cargó varias veces contra Bullrich.
“Nosotros hemos construido todo esto (por Bariloche) y no se nos reconoce nada”, sostuvo en referencia a los mapuches que son albañiles.
“No somos terroristas. ¿Dónde están los explosivos?, ¿dónde están los muertos? Los muertos somos nosotros”, señaló. “Aquí no hay terroristas hay un pueblo harto que se defiende con lo que hay”, alegó.
“Yo no maté a nadie. No tengo ningún hecho de sangre. El hecho que se me imputa creo que llega a daño”, afirmó. Por eso, insistió que se trata de un juicio político y señaló el desmesurado operativo de seguridad que montó el gobierno nacional.
¿Por qué no se mide con la misma vara? Aquí hay asesinatos y no hay ningún prefecto ni un gendarme detenido”, advirtió. “Quiero que me presenten a quién maté. Tal vez algún piche, alguna bandurria. Porque por el momento no recuerdo haber matado a nadie”, sostuvo.
Y agradeció el traslado cómodo y rápido desde Esquel. “Nunca hubiese viajado en helicóptero por nuestra condición humilde. Muchas gracias”, ironizó. Hubo risas que rompieron el protoloco impuesto por el Poder Judicial federal.
“No me importa morir por mi pueblo o ser encarcelado por mi gente”, aseguró. “En esta tierra va a seguir naciendo sangre mapuche y nos vamos a seguir organizando de ambos lados de la Cordillera”, anunció.
Santiago y Rafa
Recordó a Santiago Maldonado y sostuvo que se trata de un crimen de Estado. Se emocionó al recordar a Rafael Nahuel, que fue asesinado de un tiro en la espalda. Y también dijo que es un crimen de Estado. “Sepanlo bien. Los que están afuera van a seguir combatiendo”, enfatizó.
“La resistencia mapuche ha renacido y no importa si nos matan o no, la resistencia mapuche continuará hasta recuperar nuestras tierras”, indicó. Y citó a Fidel Castro y a Ghandi. “Como dijo Fidel la historia me absolverá”, sostuvo.
“Esto va a trascender y va a seguir trascendiendo y está en sus manos (mirando al juez Villanueva) la oportunidad histórica de empezar un proceso de reparación con tantos vejámenes, reprimendas con nosotros que estamos dispuestos a una mesa de diálogo seria. No mentiras. Necesitamos la tierra, nos estamos muriendo como pueblo”, denunció.
“A mi gente, no se amedrenten, no se detengan, no se dejen vencer hasta el último día de nuestras vidas. Tenemos que morir con la dignidad que nos parieron nuestras madres, somos la Nación mapuche que pude convivir con otros estados que si esos estados no son capaces de conversar, el conflicto va a seguir, porque son los estados con sus malas políticas los que generan la violencia”, afirmó Facundo Jones Huala.

Fuente: Resumen Latinoamericano

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.