Marcha al Lago Escondido: amenazas y judicialización contra el pedido de soberanía

 

Por Roberto Corral para IB24.

Mas de 80 caminantes arribaron en la tarde del domingo a la costa del Lago Escondido, uniendo la ruta 40  en el paraje El Foyel y este espejo de agua, a través del camino de acceso público habilitado por el Superior Tribunal de Justicia  rionegrino en 2009.

Esta fue la segunda marcha pacífica por la Soberanía al Lago Escondido. Una iniciativa de FIPCA (Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua) que ya había realizado una travesía de tres días para arribar a la cabecera oeste del lago, demostrando la dificultad extrema que presenta ese acceso.

En esta oportunidad se organizó esta marcha, junto a otras ONG, sindicatos, Sacerdotes en Opción por los Pobres y quince rectores de Universidades Nacionales por el camino de Tacuifí demarcado por la justicia “Por la Tierra, el Agua y la Vida”.

El Lago Escondido se encuentra ubicado entre las localidades rionegrinas de El Bolsón y San Carlos de Bariloche y ha sido secuestrado en los hechos, por el magnate británico Joseph Lewis, quien adquirió de manera aún en observación legal casi 20.000 has. y nunca permitió el acceso público al mismo.

Lewis es amigo manifiesto del presidente Mauricio Macri, quien ha visitado la estancia denominada Hidden Lake desde hace muchos años e inclusive como mandatario en el 2016. Posee la sexta fortuna del Reino Unido, es accionista del grupo financiero internacional Tavistock, principal accionista privado de Edenor , de Petrobras Argentina y propietario de Pampa Energía S.A.  En 1996 adquierió de manera aún legalmente  cuestionada la estancia que rodea al Lago Escondido, creó el establecimiento Hidden Lake S.A. y jamás permitió el acceso público al mismo, constitucionalmente habilitado para todos los ciudadanos.

Desde aquel momento compró voluntades de gobernadores, intendentes, concejales y habitantes de la región brindando una imagen de “millonario excéntrico y filántropo”, a través de una fundación y organizando competencias deportivas y visitas escolares restringidas.

Puso en marcha una represa de aprovechamiento hidroeléctrico de baja potencia en el Río Escondido, para lo cual funcionarios y legisladores rionegrinos confeccionaron una ley a su medida para poder operarla y vender energía al Sistema Interconectado Nacional, además de generar trastornos a vecinos afectados por el cableado de dicho emprendimiento.

La Fundación FIPCA , presidida por Julio César Urién organizó esta segunda marcha soberana frente al hecho de apropiación por parte de la empresa Hidden Lake del Lago Escondido y “al quedar demostrada la intransitabilidad del camino de montaña para ciudadanos comunes y mas aún para adultos mayores o personas con capacidades reducidas, en la travesía realizada en marzo pasado”. La marcha masiva y pacífica se realizó por el camino de servidumbre llamado de Tacuifí, acorde al art, 73 de la Constitución de Río Negro y del fallo del STJ que ordenó en sentencia del 29 de julio de 2009 la apertura y habilitación de dicho camino como acceso público al lago.

Mas allá de esta primera marcha desde la Ruta 40 hasta la cabecera del lago y que resultó exitosa, el propósito final es hacer viable definitivamente el cruce del Río Foyel, acondicionar los cruces del Río Escondido para permitir de aquí en mas el acceso directo de todas las personas, sin ningún tipo de restricción al disfrute del espejo de agua.

Gustavo Crisafulli es el rector de la Universidad Nacional del Comahue y uno de los 15 jefes académicos que adhirieron a esta marcha, participante de la travesía, quien manifestó que “Es necesario continuar la defensa de los derechos de los espacios públicos y del agua”. A su turno Juan Castelucci, rector de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Antártida e Islas Malvinas afirmó que “Esto es una lucha por el agua, la lucha del futuro, así como acompañamos la reivindicación de las tierras de los Mapuches en la Patagonia y de todos los pueblos Originarios”.

El clima imperante en la región, con la desaparición forzada de Santiago Maldonado , los hechos de represión y la agenda informativa impuesta por los medios hegemónicos, motivaron varios hechos previos a la marcha, en los días previos. Vecinos del paraje El Foyel, lindantes a la estancia Hidden Lake y al camino público de servidumbre se reunieron ante la noticia de la realización de la travesía. Alimentados por prejuicios y mala información, en principio, y alguna posible lealtad al millonario británico, manifestaron que se instalarían en el camino, cerrando con candados las tranqueras y hasta alguno manifestó la necesidad de armarse para defender lo que consideran sus propiedades privadas.

En la mañana del sábado, cuando se iniciaba la marcha, un grupo de vecinos propietarios se parapetaron detrás de la tranquera de acceso al camino de Tacuifí, sobre la ruta 40 , con una bandera y la inscripción “No al camino público” al tiempo que manifestaban a los medios de prensa locales que creían que quienes intentaban realizar la marcha era “gente que se mueve con mucha violencia, los que siempre pintan, queman banderas, así como en las marchas de Buenos Aires, de acuerdo a lo que vemos por televisión”.

Simultáneamente , el abogado de Joseph Lewis, Juan Carlos Bianco  en representación del establecimiento, interponía un recurso legal como “medida autosatisfactiva “ en nombre de la propia seguridad e impidiendo el paso de los manifestantes por el camino en cuestión.

El día anterior, un vecino del paraje, propietario de un restaurate de la ruta, ubicado frente a la tranquera de acceso al camino, recibió amenazas hacia él y su familia, considerándolo organizador de la travesía. Las mismas partieron del referente del PRO en el paraje y llegaron al extremo de vociferar que “quieren otro Santiago Maldonado”. El vecino sustanció una denuncia penal por dichas amenazas y si bien manifestó estar de acuerdo con la marcha soberana preparada por la Fundación FIPCA , aclaró no participar de su organización. Igualmente vive momentos de angustia ante estas amenazas y el movimiento que gran parte de los vecinos del paraje El Foyel concretaron este fin de semana.

Ante esta situación planteada, la noche anterior al inicio proyectado de la travesía, la APDH local presentó un Hábeas Corpus preventivo por este comerciante, su familia y todos los participantes de la marcha.

En la mañana del sábado la Marcha por la Soberanía a Lago Escondido se judicializó. La jueza Erika Fontela, titular del Juzgado civil de El Bolsón citó a las partes para tratar de llegar a un acuerdo, habida cuenta del conflicto suscitado por las diferentes presentaciones.

Al término de la extensa audiencia y luego de demorar una respuesta definitiva por parte del letrado representante de Lewis (en una clara maniobra de dilación y desgaste), el presidente de FIPCA  Julio César Urien, manifestó la conformidad para realizar la marcha el día domingo desde la mañana y la conformación de una comisión integrada por la misma Fundación, Hidden Lake y los vecinos lindantes para seguir conversaciones de aquí en adelante sobre todo lo referente al camino público ahora sí aceptado.

Los participantes de la caminata finalmente emprendieron la misma al alba y arribaron exitosamente a la cabecera del lago a las 15.30 donde se llevó a cabo la entronación de la Virgen de Luján, portada por el cura Francisco Olveira, en representación del Movimiento de Sacerdotes en Opción por los Pobres. En una ceremonia sentida y sencilla se compartió la oración con ofrendas a la tierra y al agua en un ritual por parte de pueblos originarios.

Hubo una fuerte presencia policial en la zona, producto de las solicitudes de seguridad para la realización de la marcha, contando con la presencia de personal de la estancia del multimillonario en un sitio ubicado a pocos metros de la mansión levantada por el mismo.

El colectivo que llevó adelante la travesía celebró con alegría poder cumplir el objetivo y una primera etapa, con vista a perpetuar este acceso público y soberano.

En un fin de semana agitado, inmersos en una zona caliente  en estas últimas semanas y abriendo una brecha, una fisura en el aparente monolítico estado de cosas, donde poderosos económicos y políticos en la Patagonia, como lo son Benetton o Lewis son obligados, de forma legal y pacífica a resignar sus intereses particulares para que fluya la soberanía popular y la tierra, el agua y sobre todo la vida de las personas recobran su dignidad.

Hay un pueblo que actúa y sabe esperar.

 

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.