Malthus y el Nuevo Orden Mundial

Por Sebastián Salgado

El inicio de la balcanización continental argentina

En el año 2003, Néstor Kirchner visitó la Casa Blanca a los pocos meses de asumir su mandato. El presidente George Bush, suspendió unas vacaciones planificadas para darle prioridad a su visita y ofrecerle respaldo político a cambio de señales claras de alineamiento.
Los pasos dentro del Salón Oval, acompañado de su entonces Jefe de Gabinete Alberto Fernández, y otros funcionarios lo llevaron directo al apretón de manos con el pequeño magnate texano. El hombre que se había fortalecido políticamente del atentado a las torres gemelas y en ese año estaba aniquilando a un millón de iraquíes, ante la mirada lúdica de occidente, tenía un mensaje para el presidente patagónico.

Dos años antes, medios corporativos y de Estados beligerantes como la BBC, anunciaron que dos aviones de pasajeros derribaban tres torres en el World Trade Center de New York y un tercero golpeó el edificio más protegido del mundo, (que es el Pentágono), para luego evaporarse hasta la última tuerca. En contradicción con las leyes de la física y del Colegio de Ingenieros de Nueva York entre otros grupos de investigadores, se culpó del hecho a células terroristas de Oriente Medio, como Al Qaeda. Desde septiembre del 2001, aceptamos mansamente rigurosos controles en el los aeropuertos, con scaners que nos ven hasta las tripas, todo en pos de “nuestra propia seguridad”.

Kirchner compartió con Bush, el hecho de que ambos países habían sido víctimas de atentados, como una manera de acercar posiciones. Después de recorrer jardines y rosedales, llegó la hora de abrir los regalos. El hombre del sur recibió el libro “Principios de la Economía Política” de Thomas Malthus, en una edición de 1836, dos años después de la muerte del autor. El mensaje fue claro. Malthus, un religioso inglés, relacionado en los círculos de poder a escala planetaria, con su “Ensayo sobre el Principio Población”, sostiene que las catástrofes como las guerras y las pestes permiten equilibrar la densidad demográfica. Invita a aceptar pasivamente estos desastres, como una especie de control natural, para que la multiplicación de humanos basada en el deseo animal, no sobrepase sus capacidades productivas de alimento. Así como en las guerras mueren los soldados y no los Generales, en tiempos de pestes mueren los pobres y los viejos, que solo comen y no producen, tal como lo describió Rockefeller en pleno siglo XX. De ésta manera, una pandemia humana revitaliza de salud al sistema capitalista, como una vacuna en las entrañas de la Reserva Federal.

Nunca sabremos cual habrá sido la interpretación de Kirchner sobre el obsequio literario. Poniéndonos por un minuto en los zapatos del mandatario patagónico, donde la cantidad de habitantes por kilómetro cuadrado es uno de los más bajos del mundo, la Cumbre de Mar del Plata dos años después con el famoso “¡ALCA al carajo!” de Hugo Chávez, podría ser interpretada como la respuesta a Bush. Lo cierto es que los grupos de poder que promueven el control social de la natalidad, son reales y trascienden el alcance de los gobiernos democráticos.

En una cena con embajadores de la ONU en el año 2013 David Rockefeller afirmó: “Estamos al borde de una transformación global. Todo lo que necesitamos es una gran crisis y las naciones aceptarán el Nuevo Orden Mundial”. El hombre se sentía como en casa ya que los terrenos donde hoy están instaladas las Naciones Unidas, son donación de su familia.

 

Piedra, papel o grafitti

Las Georgia Guide Stones, son esculturas de granito, que desde el año 1979, un anónimo bajo las iniciales R.C Christian, dejó en el Condado de Elbert en los Estados Unidos. Las piedras de casi seis metros de alto, alineadas según criterios astronómicos, tienen una serie de guías en escrituras antiguas, como el babilónico y el griego antiguo, pero también el inglés, español, suaheli, hindú, hebreo, árabe, chino y ruso.

Algunas de las frases son:
» Mantener la humanidad a menos de 500.000.000 (quinientos millones) «.
» Guiar sabiamente la reproducción «.
» No ser un cáncer en la Tierra «.
» Dejarle espacio a la Naturaleza «.

Si de mensajes subliminales se trata, este pesa varias toneladas. Pero el tallado en piedra tampoco es eterno. En 2008, un grafitti tapó parte de las leyendas esculpidas, con el mensaje “Death to the new world order” (Muerte al Nuevo Orden Mundial). Para algunos un simple acto de vandalismo, para otros, es la resistencia a los poderes ocultos de nuestra civilización.

La población mundial actual, supera los 7.500.000.000 (siete mil quinientos millones) de habitantes. Personalidades poderosas, como Gates, Rockefeller, Soros, Rothschild, Bronfmans, Obama o Bush, profetas de las pandemias y seguidores de las teorías de Malthus, lo consideran un excedente.

Los videos de inocentes ciervitos y peces, regresando a las ciudades de todo el mundo, multiplicados al infinito por cibernautas encerrados en sus habitaciones, esperando el permiso para caminar hasta la esquina, autentifican la última frase en las rocas. Como un kamikaze japonés que da la vida por su patria, reivindican el espacio que los humanos le regresan a “la naturaleza”.

Pero el Poder real de quienes promueven el control de la población mundial, parece no estar representado en Jefes de Estado. En el año 2001 la Presidenta de las Madres de Plaza de Mayo lo tenía claro. En el Marco del Foro Económico Mundial de Davos, Hebe de Bonafini le gritó a George Soros: “¡Señores Ustedes son nuestros enemigos, son hipócritas en sus respuestas, contesten! ¿Cuántos niños matan por día, con sus planes? …son como monstruos que se comen todo, que tienen cabeza y barriga pero no corazón… ¡Señor Soros, con esa cara de hipócrita, sonriente ante la muerte de millones de niños por hambre… míreme a la cara si se anima!”.

 

¿Quién es George Soros?

Su nombre real es Gyorgy Schwartz y nació en Hungría en 1930. La revista Forbes lo considera entre los 50 hombres más ricos del mundo. Es un mega especulador financiero, o fondo buitre disfrazado de paloma mensajera. En 1992 su fondo de riesgos Quantum Found, ganó unos 7 mil millones de dólares, apostando contra la banca británica, poniendo de rodillas a la libra, que se resistía a ser parte de la Unión Europea.

Su padre, colaborador de los nazis, padeció a los soviéticos después. Pertenecía a los grupos promotores del esperanto como lengua mundial y aprovecharon un Congreso en Austria para escapar de Hungría. Cursó estudios en Inglaterra donde fue discípulo de Karl Popper, quién para ese momento ya había publicado “Las Sociedades Abiertas y sus Enemigos”, como una crítica al historicismo que justificaba de alguna manera los gobiernos totalitarios. El trabajo de Popper, publicado en 1945, inicia de la siguiente manera:
«Si queremos que nuestra civilización sobreviva, debemos romper con el hábito de reverenciar a los grandes hombres. Los grandes hombres pueden cometer grandes errores, y como el libro trata de mostrar, algunos de los más grandes líderes del pasado apoyaron el ataque perenne a la libertad y razón».

Bajo esas premisas, Soros funda una de las organizaciones no gubernamentales (ONG) más grandes del mundo, la Open Society Foundation con ramificaciones en todo el mundo. A través de esta organización, el magnate fomenta sociedades carentes de valores nacionales, de tradiciones e identidad, desarraigadas de su historia y religión, financiando a políticos, líderes sociales y comunicadores de diferentes tendencias ideológicas, para posicionarlos y respaldarlos en los lugares más encumbrados de las estructuras democráticas.

Una estrategia sutil y elegante, como un baile de máscaras veneciano que se mueve al son de Vivaldi, donde nadie sabe quién es el otro, pero todos saben a quién rendirle pleitesía. Todo puede ponerse en discusión, para que no se discuta el sistema que catapulta a las mega corporaciones, a controlar las entrañas del poder, con una fachada de participación ciudadana. Es la implantación progresiva de un Gobierno Global. Lo que algunos llaman el Nuevo Orden Mundial y George Soros es junto a Bill Gates uno de sus máximos exponentes. Carnaval de disfraces, donde el traje de filántropo es el más cotizado.

Uno de los puntos donde estos dos magnates y todo el Club de Bilderberg están de acuerdo, es en que no consideran necesario compartir el planeta con tantos humanos. Para cumplir esta premisa, que tiene a las teorías de Malthus como manual de estilo, existen dos grandes estrategias, una vez que las guerras tradicionales no alcanzan los objetivos deseados, para mantener el control poblacional.

Por un lado, la estrategia química farmacéutica que tiene en el creador de Microsoft a su as de espadas. La implantación de métodos anticonceptivos ocultos en los alimentos transgénicos, (En Argentina introducidos por el entonces Ministro de Agricultura de Carlos Menem, Felipe Solá, hoy Canciller), la no cura a nivel masivo de enfermedades como el Cáncer y las pandemias de laboratorio con su consiguiente sistema de vacunas, que dejan a los gobiernos a merced de los laboratorios, poniendo en ellos la esperanza de la supervivencia.

La estrategia de Soros, acompaña ese objetivo de bajar la densidad de población, desde las prácticas culturales. La promoción del matrimonio igualitario y el aborto legal, más allá de juicios de valor y respeto de derechos individuales, contribuirá claramente a disminuir la tasa de natalidad.

El Presidente de la Federación Rusa Vladimir Putin, además de haber expulsado a la Open Society en 2003, ofrece desde el 1 de enero de 2020 9.300 dólares a los padres de cada bebé nacido, como una ayuda para incentivar los nacimientos. Visiones contrapuestas entre Estado fuerte o Corporaciones fuertes. En esta perspectiva es entendible que justamente el otro gran enemigo de Soros, sea Donald Trump.

El Nuevo Orden Mundial, busca que las libertades individuales estén por encima de los proyectos de cualquier nación. Una sociedad que rompe con las ataduras religiosas, encuentra en las libertades sexuales, la expresión de luchas que en realidad ya eran practicas inherentes a la humanidad, pero reprimidas por sistemas culturales y religiosos. El reconocimiento de la homosexualidad, el rompimiento del concepto monógamo de familia, la desnudez, la legalización de las drogas, etc., se ponen por delante de cualquier otra lucha social, generando además la solidaridad internacional, de lo que puede interpretarse como causas justas. En relación al uso legal del cannabis, por ejemplo, sólo existen determinadas clases de semillas transgénicas patentadas, que son las que países como Uruguay, aprobaron bajo la presión de Soros, para el consumo masivo. Una estrategia tan antigua, como la Guerra del opio, que Inglaterra le implantó a china en el siglo XIX. Soros apoya también las corrientes migratorias, más allá de las regulaciones de los países. Por eso se lo relaciona con las migraciones de Oriente Medio hacia Europa y de centro americanos hacia Estados Unidos.
El aumento exponencial de los servicios de fertilización asistida, con la consiguiente elección étnica en el ADN de los embriones, podrá ser pagado por algunos sectores, generando una gran industria de la fecundidad, solo para privilegiados.

 

Open Society Foundations en Argentina

A fines del 2018 el periodista Nicolás Moras, filtró una lista parcial (más de 30 nombres fueron bloqueados) de personalidades del ámbito político y de los medios de comunicación, confiables en Argentina para la Open Society, todos ellos de diferentes tendencias ideológicas. A continuación, una traducción abreviada del informe:

» Con sus cargos durante la presidencia de Macri en el Gobierno Federal:
– Adolfo Rubinstein. Ministro de Salud. Epidemiologista.
– Sergio Bergman. Ministro de Medio Ambiente. Fuertes vínculos con Israel.
– Patricia Bullrich. Ministra de Seguridad. Fuertes vínculos con Estados Unidos e Israel.
– Francisco Cabrera. Ministro de Producción. Líder de la Fundación Pensar.
– Pablo Avelluto. Ministro de Seguridad. Ex ejecutivo de Pinguin Random House.
– Gustavo Lopetegui. Segundo en la Jefatura de Gabinete. Fuertes conexiones con misiones diplomáticas estadounidenses.
– Claudio Avruj. Secretario de Derechos Humanos. Fuerte compromiso con Open Society. Ex Presidente de DAIA.
– Hernán Lombardi. Director de la TV Pública. Dominio vigoroso de los medios públicos.
– Fernando de Andreis. Secretario de la Presidencia. Hombre cercano al Presidente.
– Claudio Presman. Interventor del INADI. Fuerte compromiso con los valores de Open Society.
– Fabiana Tuñez. Presidenta del Instituto de la Mujer. Activista Feminista.
– Silvana Giudici. Presidenta ENACOM. Miembro prominente del Partido Radical.
– Laura Alonso. Jefa de la oficina Anti corrupción. Mujer cercana al Presidente.
– Ivan Petrella. Director del Plan Argentina 2030. Fuerte conexiones con Estados Unidos.
– Pedro Robledo. Secretario para la juventud. Activista LGBT.

En el Congreso
Senadores
– Silvia Alejandra Martínez. (Cambiemos) Presidenta de la comisión de Familia, mujer e infancia.
– Silvana Lospennato. (Cambiemos) Fuerte actividad legislativa de Género y anti discriminación.
– Daniel Lipovetzky. (Cambiemos) Fuerte actividad legislativa anti discriminación.
– Fernando Iglesias. (Cambiemos) Fuerte actividad legislativa en control Institucional.
– Brenda Austin. (Cambiemos) Vice Presidenta de la comisión de ciencia y tecnología.
– Daniel Filmus. (FPV) Presidente de la comisión de Cultura.
– María Cristina Álvarez Rodríguez. (FPV).
– Gabriela Cerruti. (FPV) Fuerte presencia en medios.

– Leopoldo Moreau. (FPV) presidente de la comisión de libertad de expresión.
– Victoria Donda. (Libres del Sur) Fuerte actividad legislativa en defensa de minorías.
– Romina del Plá. (Frente de Izquierda) Comunista.
– Martín Lousteau. (Evolución) Ex embajador en Estados Unidos.
– Carla Carrizo. (Evolución) Vice Presidenta de la comisión por los derechos de las niñas y las adolescentes.
– Cecilia Moreau. (Nueva Argentina) Vice Presidenta de la comisión de Mujer, familia e infancia.
– Miguel Ángel Pichetto. (PJ) Líder de la oposición en el Senado.
– Humberto Schaivoni. (Cambiemos) Presidente del PRO.
– Luis Petcoff Naidenoff. (Cambiemos) Lider del oficialismo en el Senado.
– María Magdalena Odarda. (Progresista).

En el Parlasur

– Jorge Taiana. (FPV) Ex Canciller de Néstor Kirchner.

Líderes Políticos en 2018 Fuera del Parlamento
– Sergio Massa. (Frente Renovador) Fuertes conexiones con el Departamento de Estado de Estados Unidos. Posible Presidente 2019.
– Myriam Bregman. (Frente de Izquirda) Activista por derechos humanos.
– Margarita Stolbizer. (GEN) Ex Senadora.

Lideres de Medios de Comunicación
– Jorge Fontevecchia. (Grupo Perfil) Fuertes vínculos con Estados Unidos y Organizaciones de prensa.
– Daniel Hadad. (Dueño de Infobae) Fuerte vínculos con las embajadas de Estados Unidos e Israel.
– Horacio Verbitsky. (CELS) Fuerte compromiso con los valores de Open Society.
– Ariel Cohen Sabban. (Presidente DAIA) Fuerte vínculos con misiones diplomáticas israelíes «.

Fuera de esta lista, uno de los vínculos más fuertes de Soros en Argentina, es el empresario Eduardo Sergio Elsztain. Según una nota publicada en 2005 por el Diario La Nación es “El dueño de la Tierra”, quién desde 1989 consiguió el financiamiento de 10 millones de dólares por parte del magnate húngaro. Según el medio argentino “Elsztain“ llegó a encontrarse cara a cara con Soros gracias a los contactos que fue desarrollando dentro la colectividad judía en Buenos Aires, que fueron los que le abrieron las puertas del poderoso empresario.”

Elsztain y su socio Marcelo Mindlin, formaron uno de los conglomerados comerciales más grandes de Sudamérica. A través de la firma IRSA, son propietarios de todos los centros comerciales de Buenos Aires. El Banco Hipotecario, las empresas agropecuarias CRESUD y BrasilAgro, también están bajo su cartera, al igual que grandes latifundios en diferentes partes de la República Argentina. Sus negocios llegan hasta Israel, donde conduce la empresa IDBH Holding, que a su vez comercializa la venta de misiles y otros armamentos que funcionan actualmente en las Islas Malvinas, a través de la empresa Rafael Defense System.

 

Separatismo y Nuevo Orden Mundial

La sombra de Soros se expande por el territorio argentino, a la velocidad del contagio. El monstruo es tan grande que nadie se atreve a mirarlo a los ojos. Un virus de laboratorio asola el planeta y la sociedad acepta mansamente el aislamiento social, como los controles aeroportuarios después del 2001. El efecto es el mismo, causar terror. Cualquier cosas se justifica, con tal de mantener la vida. Los números de la supuesta pandemia, no se condicen con la cantidad de muertos que acumulan las estadísticas. El fallecimiento de personas de más de 80 años, pasó a ser un “breaking News” en los canales de Buenos Aires y los comunicadores progresistas amigos de la Open Society empiezan a pronunciar las palabras mágicas “Nuevo Orden Mundial”, como un renacimiento esperado para la “aldea global” según palabras del Presidente Alberto Fernández.

Pero el exterminio de las identidades nacionales, necesita también de su territorio. Así como Soros financió a los movimientos separatistas catalanes, tiene la mira puesta en la Provincia de Neuquén. El yacimiento hidrocarburífero no convencional más grande del mundo, Vaca Muerta, actualmente congelado por el precio internacional del barril, son las “joyas de la abuela”, para los argentinos. No es casual que esa provincia patagónica, esté desde hace décadas Gobernada por el “Movimiento Popular Neuquino”. Un partido político local, que busca la independencia del Gobierno Federal e incluso tiene contratos directos con empresas trasnacionales. En el imaginario neuquino, la separación del resto del territorio es una realidad.

En el reciente anuncio del Gobierno argentino, sobre la imposibilidad de afrontar los pagos de deuda, el Gobierno de Fernández parece no recordar que todos los créditos requieren de garantía y la garantía argentina justamente es Vaca Muerta.
En el año 2017, El entonces Presidente Mauricio Macri facultó al Ministerio de Finanzas a tomar deuda por hasta 20.000 millones de dólares y definió la prórroga de jurisdicción a favor de tribunales en Nueva York o Londres. A través del decreto 29/2017, puso los recursos naturales del país como garantía para el pago, lo cual le valió una denuncia penal por traición a la patria.

 

Dos años antes, la Presidente Cristina Fernández realizó una cadena nacional, luego de la muerte del Fiscal Alberto Nisman y realizó una mención del “hilo de Ariadna”, aduciendo que si tiraban de ese hilo imaginario, los podría llevar a la verdad del atentado a la AMIA, que dejó 85 muertos en 1994.

Según el mito griego, Ariadna (hija de Minos) enamorada de Teseo, decidió ayudarlo a matar al Minotauro, monstruo con cabeza de toro que habitaba el laberinto de Creta y que cada nueve años devoraba a los siete jóvenes y siete doncellas atenienses que le eran enviados como ofrenda. Es así que Ariadna le entregó a Teseo un ovillo de hilo mágico y una espada que le permitieron vencer al monstruo y hallar el camino de regreso, es decir, salir del laberinto y salvar a su ciudad del terrible tributo al que estaba sometida.

Si tiramos del hilo en Neuquén, entraremos en el laberinto de la Open Society, donde habita ese monstruo que debemos alimentar para mantenernos con vida. ¿Cuántos jóvenes y doncellas seguiremos entregando en el altar de Malthus o que estaremos dispuestos a hacer para enfrentarlo con la espada? Esa es la pregunta.

Sebastián Salgado

www.sebastiansalgado.net

Facebook*: Sebastian Salgado

Facebook**: Sebastian Salgado

Instagram: SebaSalgadook

Twitter: SebaSalgadook

Facebook Comment

2 thoughts on “Malthus y el Nuevo Orden Mundial”

  1. Muchas gracias por tu trabajo. Me ayuda a ser un poco más objetiva. Un saludo, y espero poder escucharlos más seguido en la radio.

  2. El tema es de alta complejidad. El informe carece de los requisitos de un estudio científico. No hay referencias claras, tampoco hay documentación. Yo podría inventar una historia con otros argumentos que confrontaría con estos. Sin que ambos podrían superarse mutuamente, a menos que documentos serios y genuinos apoyaran una de las dos hipótesis. Quien medianamente instruido no Conoce a Marthus? Tuvo un gran rechazo ya por la década del 60 y 70. Además es algo cierto que lo exponencial del crecimiento de la población mundial, es un proceso que colisiona con el funcionamiento de la naturaleza, o dicho de otro modo, se asemeja a las patologías que de vez en cuando muestra la naturaleza, quien privilegia la optimización de varibles, pero hay veces que se le sale de madre. Esta es la excepción que confirma la regla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.