Alan García - Fuente foto web - Data Urgente

Uruguay echó al ex presidente Alan García de su embajada en Perú

Luego de dos semanas de estudio del pedido de asilo político por parte de Alán García, el ex presidente peruano recibió la negativa por parte del gobierno Uruguayo, comandado por Tabaré Vazquez. Las repercusiones en los medios del Perú se hicieron eco del clamor popular por justicia referida al caso Odebrecht en ese país andino. El presidente con mandato cumplido está acusado de aceptar dádivas por parte de la multinacional brasilera mientras era el máximo responsable del poder ejecutivo del Perú.

 

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, negó el pedido de asilo al expresidente peruano, Alan García (1985-1990, 2006-2011), por considerar que no hay persecución política.

“No hemos concedido el pedido de asilo, entre otras cosas, por los elementos jurídicos mencionados y también porque en Perú funcionan autónomamente y libremente los tres poderes del Estado”, dijo el presidente uruguayo en una rueda de prensa.

Entre los elementos jurídicos, a los que se refiere Vázquez, se encuentra el decreto del 5 de julio de 1956 de Uruguay que, en su artículo 1, establece que “se considera refugiado [asilado político] a todo extranjero residente en la República por motivos derivados de una persecución política presumiblemente cierta”.

El presidente también informó que tuvieron en cuenta para decidir sobre si dar o no el asilo la información enviada por el Gobierno de Perú.


“Más de 1.000 hojas que tuvimos que leer y estudiar, así como las cartas enviadas por los abogados de Alan García y por el propio expresidente peruano, dejamos de lado toda información de organizaciones no gubernamentales, de instituciones de derechos humanos, de dirigentes políticos”, indicó Vázquez.”


En la carta dirigida al Gobierno uruguayo García solicitaba el asilo político argumentando que estaba siendo víctima de persecución política.

Al respecto, el canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa señaló que “el Gobierno de Uruguay ha considerado que las investigaciones judiciales contra el expresidente Alan García no constituyen persecución política”.

Además, Nin Novoa informó que el Gobierno de Uruguay solicitó al expresidente peruano que se retire de su Embajada en Lima luego de negarle el asilo diplomático que solicitó.

“El Gobierno de Uruguay ha considerado que las investigaciones judiciales contra el expresidente Alan García no constituyen persecución política, tratándose de imputaciones vinculadas mayoritariamente a hechos económicos y administrativos desarrollados durante sus dos gestiones como presidente, en consecuencia se ha instruido al embajador de Uruguay en Perú [Carlos Barros], hemos hablado con el canciller de Perú [Néstor Popolizio], para que invite al señor Alan García a retirarse de nuestra representación diplomática”, indicó el ministro.

Más tarde, el canciller peruano, Néstor Popolizio, aseguró que Alan García ya abandonó la Embajada de Uruguay en Lima.

“Tengo la información de que [Alan García] ya se retiró de la Embajada, en la actualidad es libre de circular al interior del país”, afirmó Popolizio, consigna la estatal Agencia Peruana de Noticias.

El canciller peruano consideró que la decisión tomada por el presidente Vázquez es “incontrastable” sobre la existencia en Perú del Estado de derecho, el debido proceso judicial y la división de poderes del Estado.


“[La decisión del Uruguay] es una ratificación de todos estos aspectos, pero también creo que esto preserva las buenas relaciones del Perú con el Uruguay”, dijo el canciller, consigna la radio local RPP”.


García ingresó el 17 de noviembre a la residencia del embajador de Uruguay en Lima, Carlos Barros, con el propósito de solicitar asilo luego de que el Poder Judicial peruano dictó una prohibición de salida del país por 18 meses.

El exmandatario es investigado por la Fiscalía peruana por presuntamente haber recibido sobornos por cerca de ocho millones de dólares de la empresa brasilleña Odebrecht por la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

Asimismo, se le imputa presunto lavado de activos por pagos ilícitos por conceptos de conferencias dictadas para Odebrecht y socios empresariales brasileños en 2012, que habrían sido actividades de fachada para el lavado de fondos ilícitos.


Fuente de origen: Con información de Sputnik Mundo


Créditos de Data Urgente

Producción de la noticia: Data Urgente

Titular y bajada de redifusión: Hernán Giner

Edición general, planificación y gestión digital: Hernán Giner

Dirección del proyecto: Sebastián Salgado


 

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.