Campamento de migrantes - Tijuana - México - Fuente foto web - Data Urgente

Migrantes: El “american dream” solo para los americanos del norte

La situación de los refugiados de la caravana migrante, en Tijuana, México, se asemeja a un campamento a cielo abierto. La dureza del servicio de frontera de los Estados Unidos ha minado con represión la esperanza de miles de centroamericanos en busca del sueño americano, de prosperidad y oportunidades de ascenso social en la tierra de Donald Trump. Pese a la inflexible, por no decir xenófoba postura anti inmigración de la Casa Blanca, la espera aún se sostiene por parte de Hondureñxs, Guatemaltecxs y Salvadoreñxs. La salida solo parece estar en México.

 

Por Blanche Petrich

Este lunes amanece en el centro deportivo de la zona norte tijuanense –región de narcomenudeo picaderos, para nadie es un secreto– con el ánimo pesado y bajo la sombra de una apretada valla de policías federales y militares que estrecha cada vez más el control en lo que se ha convertido un virtual campamento de refugiados, aunque nadie, y menos el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), quiera darle ese nombre.

Abrumados por las consecuencias que puedan acarrear los hechos del domingo, cuando un grupo de desplazados del éxodo centroamericano intentó entrar ilegalmente a territorio estadunidense, muchas familias de hondureños, salvadoreños y guatemaltecos, que se esforzaron hasta lo indecible por llegar aquí, empiezan a comprender que el sueño ha terminado.

Hay un desánimo palpable. Las raciones de alimentos son cada vez más esporádicas, más escasas. El olor delata desde lejos las condiciones de insalubridad. Y la animadversión del entorno tijuanense antinmigrante empieza a hacer mella en el corazón: ¿Por qué nos tratan como animalitos, como arrimados? Si lo único que queremos es trabajar, una vida mejor para nuestros hijos. Los hondureños no tenemos un país donde se pueda vivir, pero valemos lo mismo que cualquiera. Así resume el sentir de muchos Yolanda Ramírez, del departamento de Colón.

Hoy muchos tomarán la decisión de acogerse al retorno voluntario y asistido. A lo largo del día dos autobuses, llenos de hondureños (100 aproximadamente) salieron rumbo a Tegucigalpa, para desandar el camino que emprendieron hace siete semanas. Otros insistirán en que Dios le toque el corazón a Donald Trump, pese a las evidencias.

Y otros, cada vez más, con una actitud más realista, finalmente deciden aceptar la invitación que se les hizo desde el pasado 22 de noviembre para presentarse al Servicio Nacional del Empleo.

Antes de que inicie oficialmente el trabajo en el local donde opera de manera temporal este servicio, en las amplias instalaciones del Proyecto Salesiano, también conocido como el albergue del padre Chava, ya espera una treintena de centroamericanos.

Después de los hechos violentos del domingo, que dejaron una sensación de encono en torno a la presencia de los migrantes, reconoce el director del Proyecto Nacional del Empleo, Luis Rodolfo Enríquez, aquí podemos lograr que se desfogue un poquito la tensión.

Explica que este proyecto, iniciativa del estado y la Federación con participación de la iniciativa privada, cuenta con la colaboración de cerca de 60 empresas bajacalifornianas con una bolsa disponible de cerca de 7 mil empleos. La semana pasada cerca de un centenar de integrantes del éxodo ya se colocaron en distintos trabajos. El viernes fueron entregadas las primeras seis visas humanitarias. Otros 40 acaban de formalizar sus solicitudes de trabajo y 878 más tienen ofertas. Todos ellos tendrán una visa humanitaria por un año, renovable por tiempo indefinido, Clave Única de Registro de Población (CURP) y número de seguro social. Dejarán de ser indocumentados.

Hasta este domingo, la opción de pedir a asilo en Estados Unidos con la asistencia de una docena de bufetes y abogados solidarios del otro lado de la frontera era la alternativa preferida de la mayoría. Pero los hechos del domingo y las renovadas amenazas que abruman a esta multitud que ha llegado al límite de la desesperación, los está orillando a otras alternativas.

Yolanda Ramírez, quien no suelta de la mano en ningún momento a su hija de 12 años, y su amiga Eusebia Domínguez, de Copán, que abraza de igual manera a su pequeña de nueve, se encaminan juntas una vez más al puerto de entrada a Estados Unidos en la garita de El Chaparral, donde se anotaron en una lista de espera para solicitar asilo.

En algún momento un oficial del gobierno de Estados Unidos las recibirá para una entrevista, para determinar si su petición aplica para el derecho de asilo. Una tiene el turno mil 588. La otra el mil 604. Cada día atienden sólo a 40 solicitantes. Nosotras vamos a ser pacientes, dicen.

Desde temprano las noticias circulan a la par de los rumores más descabellados: que los van a sacar a todos, que les están quitando a los niños, que ya han matado a varios.

Lo que sí es cierto es que 98 de ellos fueron deportados sin mayor trámite ni investigación previa por su presunta implicación en el fallido intento de algunos de entrar por la fuerza a territorio de Estados Unidos. Y también es verdad que en las próximas horas podría anunciarse el traslado del albergue a otro sitio, una nave industrial en la zona este, un lugar más amplio, con capacidad de albergar hasta 5 mil personas, quizá con mejores condiciones, pero mucho más confinado. Por lo pronto esta noche dormirán en este albergue imposible, mantenido por el ayuntamiento con los mínimos recursos, más de 7 mil personas, pues están por llegar mil 500 que estaban en Mexicali.

Entre el ajetreo del día, los más ocupados son los que se desplazan al Servicio del Empleo. Desfilan cerca de mil por el lugar. Ahí reciben una charla sobre las opciones laborales y una explicación del trámite a seguir. Les dicen que hay oportunidad de trabajar en el campo, ya que el presidente de la asociación de agroindustrias del Valle de San Quintín visitó el servicio en días pasados y se suscribió. También en los servicios, el turismo, la maquila y la construcción. Esta es la opción que más anima a los hombres que escuchan graves, concentrados. Pero cuando oyen que además todo será rápido, que no tardará más de una semana hasta que consigan sus empleos y sus visas humanitarias se miran entre sí, incrédulos. Y sólo entonces asoma la esperanza.

Una vez que llenan su formulario solicitando algún trabajo, pasan con el Instituto Nacional de Migración para regularizar su situación.

El subdelegado Manuel Marín explica que hasta el sábado 350 desplazados ya habían regularizado su situación migratoria y los primeros seis recibieron sus papeles. Se espera que a partir de hoy y durante el tiempo que dure el programa, en principio hasta el 15 de diciembre, se emitirán entre 40 o 50 visas diarias, para que los beneficiados puedan trabajar legalmente.

Finalmente está la opción del refugio. La Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados atiende en el mismo sitio. El delegado es Loth Eliu Cortés, quien asegura que a los migrantes se les da preferencia. Esto significa que cada caso presentado se envía de inmediato para que se proceda a la entrevista y el proceso de admisión. Hasta ahora se tramitan ya 136 solicitudes.


Fuente de origen: Con información de La jornada en Línea


Créditos de Data Urgente

Producción de la noticia: Data Urgente

Titular y bajada de redifusión: Hernán Giner

Edición general, planificación y gestión digital: Hernán Giner

Dirección del proyecto: Sebastián Salgado


 

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.