Bin Salman - Monarquía saudí - Fuente foto web - Data Urgentevideo

Khashoggi: Los métodos de tortura de la monarquía medieval saudí

El caso del periodista saudí Jamal Khashoggi, torturado, asesinado y desaparecido por altas autoridades del Reino Saudí, en el consulado de ese país en Turquía, ha sacudido la política en oriente medio y la alianza histórica de Arabia Saudí con Estados Unidos. Todos los medios de comunicación del mundo dan cuenta de lo sucedido y cuestionan fuertemente los métodos aplicados por la monarquía.

 

“Mohammed Bin Salman, el perverso príncipe reformista de Arabia Saudita” o “MBS: el príncipe moderno se convirtió en el terror de Arabia Saudita” son solo algunos de los titulares que ponen el acento en la perversidad del príncipe heredero del reino.

Sin embargo, y lamentablemente, esto no es algo nuevo para quienes vienen cuestionando la política interna y externa del Reino Saudí. Tampoco se trata de la maldad de una persona, sino que es todo un sistema de gobierno enquistado en una monarquía que ejerce su poder como en la Edad Media.

Durante una de las emisiones de programa Continentes, de la cadena HispanTV, conducido por el periodista Sebastián Salgado, se habló sobre el régimen saudí y los métodos represivos de gobierno de la monarquía.

“Hablar a esta altura de los tiempos de monarquía, cuando ya el sistema democrático está en discusión, es remitirse a los principios de los tiempos; y más en el caso de Arabia Saudita, donde es una monarquía absolutista, donde el Rey rige como en el siglo XII: ordena, manda, dispone”, remarcó el analista internacional Guadi Calvo y recordó que fue justamente el Príncipe, ahora tan cuestionado, Mohámed bin Salmán, quien ordenó la guerra contra Yemen, provocando la tragedia humanitaria más grande del siglo.

A su vez, Calvo hizo hincapié en la ilegitimidad de su cargo: “El actual Rey Salman, cambió el organigrama de la línea sucesoria, tenía que heredar un sobrino de él, y nombró a su hijo, un joven de 35 años”.

Si bien ahora la comunidad internacional se escandaliza por lo sucedido con el caso del periodista Khashoggi, hace justo un año el Rey realizó una gigantesca purga al interior del gobierno, que incluyó tortura. “Hablar de limpieza de la corrupción en Arabia Saudita es absurdo, porque el origen de Arabia Saudita es corrupto; pero ha hecho una limpieza muy importante de los funcionarios -que son todos familiares, todos miembros de la realeza- que lo hizo justamente para sacarse estorbos en su camino hacia el trono, y una vez en el trono no tener allí algún tipo de contingencia. Así se maneja el Reino Saudita: con petrodólares para afuera, comprando protección, y hacia adentro con represión y tortura y sin el menor atisbo de democracia”, aseguró Calvo.

En este contexto es importante tener en cuenta que la monarquía saudí es el principal comprador de armas en el mundo: “gracias a los cientos de millones de dólares que maneja en el presupuesto, compra armas permanentemente a occidente, a Estados Unidos, Reino Unido, España, Alemania”.

Para finalizar el analista internacional enfatizó el origen de esta nación y el rol que cumple en la región, como antecedentes para entender lo que sucedió con el caso del periodista. “Hacia fines de la Segunda Guerra Mundial, cuando se empezó a descubrir el petróleo en Arabia Saudita, Estados Unidos se convierte en el protector de Arabia Saudita y ésta en su suministrador de petróleo barato para la industria en pleno desarrollo de Estados Unidos. Sin el excedente petrolero serian países inviables, cumple un rol fundamental en la existencia del Estado de Israel, la gran cuña para evitar la unión de los países árabes y naciones musulmanas, que está impidiendo la existencia del estado palestino, y permiten la existencia de Israel como nación construida sobre el dolor y la muerte del pueblo palestino”.


Fuente de origen: Gabriela Gurvich – Data Urgente


Créditos de Data Urgente

Producción y redacción de la noticia: Gabriela Gurvich

Edición general, planificación y gestión digital: Hernán Giner

Dirección del proyecto: Sebastián Salgado


 

 

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.