Comedores escolares - populares - Cámara al hombro - Sebastián Salgado - Hispan TV - Data Urgentevideo

Comedores comunitarios, la última frontera del hambre en Argentina

En Argentina los comedores comunitarios cumplen una tarea social, de contención alimentaria en las barriadas populares del conurbano bonaerense. La experiencia de ese país suramericano en las crisis económicas del 89 o del 2001 le permite, a la ciudadanía, recuperar ciertas estrategias del pasado para afrontar la crisis económica producida por el gobierno de Maurico Macri. Las últimas estadísticas del propio gobierno de la Alianza Cambiemos dice que el 26 % de lxs ciudadanxs en Argentina son pobres y el 33% de lxs niñxs se alimentan en comedores barriales.

 

Desde la llegada al poder de Mauricio Macri en Argentina, el país ha visto cómo va en alza la inflación, el aumento del desempleo y la pobreza.

Uno de los indicadores más fuertes de los pilares de la crisis en Argentina se refleja en los comedores comunitarios. El vertiginoso aumento en la asistencia a estos sitios, trajo consigo un mayor esfuerzo colectivo para poder alimentar a quienes pasan hambre bajo el Gobierno de Macri.

Los casi tres años de políticas económicas del Gobierno de Mauricio Macri, apuntadas al ajuste y al endeudamiento, han llevado a la República Argentina a sumergirse en una crisis no sólo económica, sino política y social.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos de Argentina (Indec), el 25,7 por ciento de las personas viven bajo la línea de la pobreza, y se espera que este número vaya en aumento. Un estudio sobre la infancia y la alimentación, determinó que el 33 por ciento de los niños se alimentan en comedores escolares o populares.

La pelea contra el hambre transforma la bronca en solidaridad. Es así que en las barriadas más pobres los vecinos y los movimientos populares se organizan y preparan ollas comunitarias para que todas las familias puedan alimentar a sus niños.

En el barrio La Matera en la localidad de San Francisco Solano, municipio de la ciudad de Quilmes, en las afueras de la ciudad de Buenos Aires (capital de Argentina), funciona un comedor parroquial que alimenta a unos doscientos chicos de manera diaria, y por primera vez desde su fundación tuvieron que instalar un cartel que dice que no hay más cupos para el comedor.

Acá, a miles de kilómetros de las oficinas del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Washington, capital de EE.UU., se palpa materialmente el impacto de las políticas económicas que Argentina implementa en su nombre.

Esto es sólo uno de los reflejos de la frágil situación que transita la República Argentina. La historia ha comprobado reiteradamente que cuando los estómagos están vacíos, los pueblos se levantan para reclamar el pan.


Fuente de origen: Hispan TV


Créditos de Data Urgente

Producción de la noticia: Sebastián Salgado

Titular y bajada de redifusión: Hernán Giner

Edición general, planificación y gestión digital: Hernán Giner

Dirección del proyecto: Sebastián Salgado


 

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.