Luis Almagro Mikel Pence - Fuente foto Google - Data Urgentevideo

Del cambio monetario a la cartelización narrativa con Venezuela

Los esfuerzos por mejorar la situación económica por parte del gobierno Bolivariano de Venezuela deben lidiar con los embates discursivos de la derecha imperial en América. La elaboración de un constructo de enunciados negativos, por parte de lxs líderes mediáticos y políticos funcionales a la OEA de Mike Pence y Luis Almagro, apuntan la siembra de publicaciones en cuanto medio digital quiera beneficiarse de los dólares de la contrainsurgencia en Venezuela. En el día de la reconversión del nuevo anclaje moneteario del Bolivar al Petro las usinas de la desestabilización global se dieron cita para agredir una vez más a Maduro y la revolución socialista iniciada por Hugo Chávez Frías en ese país centroamericano.

 

Este lunes 20 de agosto entró en vigencia la reconversión monetaria, el primer paso de un plan integral que ejecuta el Gobierno venezolano para recuperar el valor del salario, a través del anclaje del bolívar soberano al Petro, y para estabilizar la economía nacional en general, apuntando hacia el desmontaje de los indicadores ilegales del dólar paralelo.

La reconversión empezó con buen pie

Desde tempranas horas de la mañana el país estuvo en calma, la mayoría de las grandes cadenas comerciales abrieron sus puertas, los cajeron comenzaron a expedir los billetes del nuevo cono monetario y el sistema de pago electrónico de la banca nacional asimiló con rapidez los cambios de la reconversión.

A contrapelo de quienes apostaban por el fracaso de la reconversión en su primer día, la corresponsal de la cadena CNN en Venezuela, Osmary Hernández, que en ningún momento podrá calificarse como chavista, tuiteaba a tempranas horas de la mañana que ya los nuevos billetes estaban disponibles para la población.

Reportes recogidos en caliente por la Agencia Venezolana de Noticias, mostraron el primer contacto de la población con la incorporación de los nuevos billetes. “Qué sorpresa cuando ingreso mis datos en el cajero y veo los montos en pantalla, me confundí porque no tengo claro cuánto es eso en la moneda que se usaba normalmente”, dijo el señor Andrés Silva, quien vive en Altamira, municipio Chacao.

José Brito, de 35 años de edad, complementó lo dicho por el señor Silva, destacando que la confusión “es normal, hay que darle tiempo a las personas para que se adapten”.

En paralelo a lo que sucedía en la calle, los reductos de la oposición venezolana, nucleada en el Frente Amplio Venezuela Libre, intentaban aprovechar la reducción de la actividad comercial, natural en los días no laborables decretados por el Gobierno venezolano, para convencer a la población vía redes sociales que su convocatoria a “paro nacional” era parte de “un clamor nacional”.

Estos sectores llamaron a protestar bajo el gancho publicitario de “luchar contra el paquetazo de Maduro”, un intento de atraer a una población trabajadora que, paradójicamente, acaba de obtener una mejora en su alicaído poder de compra con el aumento de salario a 1 mil 800 BsS o medio Petro.

Ya avanzado el día, la vicepresidenta Delcy Rodríguez indicó que “el 92% de la plataforma electrónica de la banca tanto pública como privada está activa, incluso con unas cifras inusuales para tratarse de un día no laborable”, confirmando que la banca nacional pudo metabolizar con eficacia el conjunto de transacciones electrónicas expresadas en el nuevo cono monetario.

Según Últimas Noticias, citando una nota de prensa de la Superintendencia de Bancos (Sudeban), “se cumplió con éxito la primera fase del cronograma de actividades de la reconversión monetaria en las instituciones bancarias, que se inició este domingo 19 y culminará este lunes 20 de agosto a las seis de la tarde”.

Con el magnicidio frustrado del pasado 4 de agosto, sectores de oposición vinculados a agentes terroristas en Bogotá y Miami, intentaron que el 20 de agosto llegara bajo un escenario de caos y violencia a gran escala que impidiera la puesta en marcha de la reconversión económica.

Apelar a la carta extrema del magnicidio sirve de medida para caracterizar de mejor forma los alcances del plan trazado por Maduro. La urgencia de los operadores de la guerra contra Venezuela por escamotear su ejecución y mantener a la población sometida a la inflación inducida por el dólar paralelo, también se hicieron visibles en su permanente apología al fracaso de la reconversión, en su primer día.

Orquestación, cartelización y agentes del caos

El día de ayer también estuvo signado por la cartelización narrativa de los operadores visibles del conflicto contra el país, quienes empleando el recurso propagandístico de la orquestación (repite mil veces una mentira para convertirla en verdad), suprimieron el tratamiento de la reconversión a un conjunto reducido de mensajes (“fracaso”, “empobrecimiento”, “ruina”, etc.) que luego serían adaptados a diversos niveles del discurso público. Estrategia que también fue utilizada para aprovechar la circunstancia y elevar la atención mediática de otras maniobras en el campo político y diplomático.

Para el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, la reconversión es síntoma de que en Venezuela “debe retornar la democracia”, augurando que sólo “empeorará la vida de cada venezolano”.

Postura que fue llevada al extremo por el senador y padrino político de María Corina Machado, el republicano Marco Rubio, quien aseveró que, a propósito de la reconversión, el Gobierno venezolano es “una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos”.

Fedecámaras, a su manera, reprodujo esta narrativa al afirmar que hay riesgo de quiebra por parte de sus empresas afiliadas, las más representativas del país, debido a que no existe “flujo de caja” para pagar los salarios decretados por el Gobierno venezolano, aún cuando estos están por el orden de los 30 dólares.

Los medios internacionales, como AFP y The Wall Street Journal, se unieron a la cartelización; el primero comparando la situación de Venezuela con la de Zimbabwe, con el fin de proyectar una imagen “catastrófica” en torno a la reconversión; el segundo, anunciando un “caos monetario” que reactivaría un clima de violencia en el país.

Bajo el misma esquema de orquestación, la embajada de Estados Unidos en Caracas alertó a sus ciudadanos sobre posibles protestas en Venezuela, a raíz de la reconversión, dando por cierto que los sectores opositores que han convocado a protestas lograrán activar la violencia en las calles.

Aprovechando el boom del momento y que Venezuela estaba en todo lo alto de la cartelera mediática, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, afirmó en una entrevista que su administración llevaría a Maduro a la Corte Penal Internacional, una agenda que ha sido gestionada por actores de la extrema derecha, representada por Antonio Ledezma y María Corina Machado, con auspicio de Estados Unidos y del secretario general de la OEA, Luis Almagro.

En lo que pareciera ser una ofensiva de este sector extremista, Luis Almagro interpeló al presidente de la Asamblea Nacional, Omar Barboza, del partido zuliano Un Nuevo Tiempo, calificándolo como cómplice de la dictadura por no respaldar la “sentencia” absurda del autodenominado “Tribunal Supremo en el exilio”.

Estos movimientos y maniobras en el campo mediático, diplomático e internacional, en un lapso de 24 horas, describen, por un lado, que la puesta en marcha de la reconversión ha colocado en desventaja a los actores de la guerra contra Venezuela, los cuales deben emplear una vocería coordinada para mostrar músculo y mantener una posición de liderazgo, aunque sea vía Twitter.

Por otro lado, describe que los probables efectos de la reconversión se podrían alejar de sus proyecciones catastróficas en el corto plazo.

Razones de fondo de un alarmismo desbocado

Primeramente, la revaluación nominal o “petrolización” del salario, en 1 mil 800 BsS o 1/2 Petro, constituye un avance inicial sobre la recuperación de la capacidad adquisitiva de los venezolanos. De entrada, este ajuste que aumenta 35 veces el salario, otorga un poder de compra automático a un enorme grupo de beneficiarios directos en las capas populares del país.

Según el presidente Maduro, desde dos transmisiones en su cuenta Facebook Live, las noches del 19 y 20 de agosto, el esquema de precios “ideal” derivado de la política de anclaje supone la cobertura de la canasta básica alimentaria familiar en un costo menor a 1 mil 800 BsS. Este martes 21 de agosto, comentó, 25 productos de la cesta básica tendrán precios acordados con sectores industriales del país, productos que estarán anclados en el Petro.

Las políticas de anclaje, exitosas en la mayoría de los casos conocidos en el mundo para detener la hiperinflación, suponen la posibilidad de que la emisión discrecional del Petro y su colocación como divisa o factor convertible, suponga drenar las asimetrías creadas por el dólar paralelo, aumentar el caudal de importaciones y ampliar la base de recursos financieros del país. Un nueva referencia que pudiera ir desplazando al dólar como referencia central del mercado cambiario venezolano.

Esta posibilidad yace en el otorgamiento al Banco Central Venezolano de más de 28 mil millones de barriles de crudo en reservas. Cuestión anunciada hace días, pero que parece una decisión que entrará al ruedo al producirse nuevos anuncios pronto. Esto significa que la base de respaldo supone la emisión de certificados petroleros, base de apoyo a instrumentos emitidos por Venezuela, para ampliar sus reservas internacionales y posiblemente respaldar la circulación del Petro como criptodivisa internacional.

Es importante subrayar lo anunciado por Maduro, en crear el hábitat comercial del Petro mediante las operaciones de PDVSA que migrarán al uso de la criptomoneda en detrimento del dólar norteamericano.

Importante es apuntar la apertura de más de 300 franquicias cambistas en Venezuela, mediante la derogación de la Ley de Ilícitos Cambiarios por medio de la Asamblea Nacional Constituyente en días pasados. Estos eventos suponen destruir el tejido de ilegalidad en el que se desarrolla la especulación devaluadora y artificial del dólar paralelo. Para los agentes de la desestabilización, esta es una muy mala noticia, pues la posibilidad de que las remesas acudan a sistemas atractivos y legales podría ser alta al consolidarse y regularizarse la actividad de las casas de cambio.

La alternativa al sector privado yace ahora en las tres subastas semanales, con las que arrancará el DICOM, ahora en anclaje. Otro elemento dirigido a derruir los factores paralelos para el acceso a divisas. Una política macro que supone favorecer inversiones, mediante un marcador oficial restituido, oscilante y modulado por los participantes en ese mercado abierto. Una situación que había sido sugerida y solicitada por parte del mismo sector privado venezolano como mecanismo para revertir la crisis.

En síntesis, las medidas que articula el chavismo tienen sólidas probabilidades de degradar, en el mediano plazo, los nudos más críticos de la coyuntura venezolana, mediante el uso de estos nuevos instrumentos económicos. Una apuesta que los agentes del caos contra Venezuela buscan impedir a toda costa.


Fuente de origen: Misión Verdad


Créditos de Data Urgente

Producción de la noticia: Data Urgente

Titular y bajada de redifusión: Hernán Giner

Edición general, planificación y gestión digital: Hernán Giner

Dirección del proyecto: Sebastián Salgado


 

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.