Articulación Comando Sur y Fuerzas Armadas colombianas

“Colombia jugará para la intervención e inteligencia de EEUU”

Hace más de 50 años que Colombia vive sumergida en una violencia estatal y paraestatal muy fuerte. Sin embargo, desde que ganó la presidencia Iván Duque, las denuncias por asesinatos a líderes políticos y sociales se han incrementado. El espiral de violencia crece, y a pesar de que el gobierno saliente firmó un acuerdo de paz con la actual desmovilizada guerrilla de las FARC, el recrudecimiento de la persecución y asesinatos selectivos no se detuvo.

 

El ingreso a la vida política legislativa del ahora partido político FARC (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común ) se ha ensombrecido. Iván Márquez, congresista electo por ese grupo político, no asumió su banca, y denunció que no están garantizado el avance en la aplicación de los acuerdos de paz.

Leé más:  Nos están matando, un clamor por la vida desde Colombia

Por otro lado Juan Manuel Santos deja la presidencia con el legado del ingreso de Colombia a la OTAN, lo que profundiza a ese país como punta de lanza de los intereses de Estados Unidos en la región. A lo que se suma la reciente visita del jefe del Comando Sur norteamericano, el almirante Kurt Tidd, al país, donde se reunió con el presidente electo Iván Duque.

Los próximos cuatro años se avizoran muy complejos en este país sudamericano, que será presidido por el uribista Iván Duque. Ante esta delicada situación, DataUrgente consultó con el presidente del Coordinador Nacional Agrario (CNA), Ernesto Roa, para que nos cuente cómo ven la situación actual y los próximos años desde el movimiento campesino, sujeto fundamental en el movimiento social colombiano.

Colombia resiste
Colombia resiste

¿Cómo influye la elección de Iván Duque como presidente en el incremento de asesinatos a líderes sociales?

Lo que está pasando en Colombia desafortunadamente tengo que decir que no es nada nuevo, históricamente el movimiento social y popular ha sido perseguido, ha sido estigmatizado, judicializado y en el peor de los casos asesinados. Eso obedece a una política del neoliberalismo, en términos, de poder tener un control territorial y poder garantizar que el capital logre hacer su actividad extractivista. Lo que hoy se está presentando es una nueva reconfiguración de las fuerzas paraestatales, hay que tener en cuenta de que el paramilitarismo ha sido una política del Estado que se aplica en términos de guerra sucia. Lo que hoy está ocurriendo es una configuración de esas fuerzas que ejercen el terrorismo de estado, de la guerra sucia, y que en este nuevo período la elección de Iván Duque, como digno representante de esa ultraderecha que lleva como propósito vincular una nueva clase dentro de esa elite política, como posicionar y legalizar el narcotráfico, esos grandes poderes económicos terratenientes que también se han visto beneficiados con el negocio del narcotráfico, pero también tratar de darle un status político al paramilitarismo para poder hacer un diálogo, vuelvo e insisto, y permitan la legalización, no solamente de esa clase política, sino de esos dineros de los cuales ellos han hecho su capital.

Comando Sur en Colombia
Comando Sur en Colombia

¿Qué se puede esperar en los próximos años respecto a los acuerdos de Paz?

El gobierno que se está despidiendo ha sido uno de los gobierno especializados en los incumplimientos, acá hay un sofisma de distracción ante la comunidad internacional de que Colombia vive un proceso de paz o que se firmó un proceso de paz con una de las insurgencias más antiguas de Colombia, pero desafortunadamente en Colombia lo único que hay es el desarme, la desmovilización de esa insurgencia, y que desafortunadamente en términos de esos acuerdos firmados en La Habana, no ha habido mayor cumplimiento respecto a lo pactado. Ahora bien, con respecto a esos acuerdos en estos próximos años, en el período del nuevo presidente, pues lo manifestó en su campaña, lo hizo desde el Congreso, desde su bancada, anunció que va a oponerse a todo lo que se estaba dando allí. Pues así se considera de que este período va a ser de mayor persecución no solo a los ex integrantes de las FARC, sino en profundizar el no cumplimento de lo pactado y en tratar de terminar de desbaratar mediante la vía legislativa lo poco que se ha pactado desde estos acuerdos que se firmaron en La Habana.

Como organización campesina, ¿qué cambios creen que se vendrán con las presidencia de Iván Duque?

Yo creo que sobre todo para el sector campesino, agrario en Colombia se avecinan momentos de mucho

Ernesto Roa
Ernesto Roa

recrudecimiento del conflicto en los territorios. Hoy ya se esté diciendo de que hay posibilidades de que se inhabiliten las consultas populares, que es un ejercicio que las comunidades han hecho uso para defender la vida, los territorios, el agua, el ambiente y todos los bienes de la naturaleza; eso son paquetes legislativos que en este período de Duque se van a profundizar, como la delimitación de páramos donde no va a haber garantías para los campesinos de producir alimentos, que es lo que históricamente han hecho; la delimitación de parques, las líneas amarillas, las consultas populares que piensan deslegitimar, todo ese paquete normativo, las reformas a la ley 160, la ley Zidres que se va a profundizar mucho más en términos de seguir dándole mayor poder a los terratenientes. Esto quiere decir que lo que se viene para el campo colombiano va a ser muy complejo en estos próximos cuatro años, hay un panorama muy sombrío para el movimiento campesino, para el campo popular en términos de defensa de los bienes de la naturaleza, del territorio y la vida.

El presidente saliente, Juan Manuel Santos,  será recordado por haber llevado adelante losacuerdos de Paz, sin embargo es también l gobierno que ingresó a Colombia a la OTAN ¿Qué opinión tienes de esta situación?

Desafortunadamente hay que decir que Colombia y su élite en el poder, esta burguesía y esta oligarquía -yo creo que en la región es la oligarquía mas servil a los intereses del imperio y de los fondos monetarios- Juan Manuel Santos solo cumplió un papel que desde el Pentágono se estaba orientando, que es generar a nombre de la paz, la desmovilización de las insurgencias y la neutralización del movimiento del campo popular. Mientras se estaba hablando de una cortina de humo de un proceso de paz y de unos diálogos con el ELN (Ejército de Liberación Nacional), a su vez se pedía el ingreso de Colombia a la OTAN, que significa hoy un mayor intervencionismo a esos procesos progresistas de los países vecinos. Colombia por su posición geoestratégica va a jugar y va a seguir jugando un papel de suprema importancia, como lo ha manifestado el Comando Sur de los Estados Unidos, para ejercer inteligencia e intervencionismo, y que el ingreso de Colombia no va  ser una cosa distinta a eso, aparte de poner sus soldados en beneficio de las invasiones de otros pueblos del mundo en contravía de defender la vida y la soberanía.

El gobierno colombiano es reconocido en la región, como la punta de lanza de Estados Unidos en el continente. ¿Qué se puede esperar en este sentido los próximos años?

Dirigente campesino Ernesto Roa
Dirigente campesino Ernesto Roa

Lo que va a generarse en este período que se viene, o lo que se va a profundizar mucho más en términos de intervencionismo, son esos golpes blandos, esos bloqueos económicos que van a ser mucho más profundos, y ya el nuevo Presidente lo ha dicho: una intervención directa a Venezuela, si bien Venezuela está pasando por una crisis, por un bloqueo económico, también hay que decir que desde Colombia y desde las élites de poder se han orientado planes de guerra sucia a través de paramilitares por toda esa amplia franja de frontera, para generar desestabilización directa a un gobierno alternativo, que se ha demostrado cada vez más legítimo en las distintas elecciones que se han dado , presidencial, regional, constituyente; y esto tampoco es ajeno a lo que hoy ocurre en Ecuador. Pero quizás ahora Colombia va a superar esa frontera y va a ir mucho más allá de eso, como fiel servil a unos intereses distintos a los de nuestra patria, y que es seguir prestándose para generar intervenciones más allá de esta región latinoamericana, sino además a otros países del mundo. Con este período que se viene hay un momento muy propicio para el imperio poder usar ese servilismo, para profundizar esa política de intervencionismo y de guerra que se está reconfigurando en el mundo.

Colombia también es reconocida en la región por tener una organización popular fuerte que resiste y lucha a pesar de todas las dificultades, ¿cómo describirías a esta resistencia? ¿cuáles son las tareas de la organizaciones sociales en la etapa que viene?

Yo considero de que el movimiento social a través de la historia ha venido ganando una experiencia y una sapiencia popular para enfrentarse a momentos tan difíciles como se vienen. Nosotros debemos partir de unas etapas que ha tenido el movimiento social en los últimos veinte años, hay que recordar que la presidencia de Pastrana (Andrés, 1998-2002) que abrió una posibilidad de diálogos con la hoy desmovilizada guerrilla de las FARC, también fue el momento donde el paramilitarismo se fue reposicionado, y ahí se comenten grandes masacres en el país, y hay toda una ofensiva y un ejército parainstitucional con todo el apoyo de la estructura del Estado que llevó a que el movimiento social, en ciertas regiones del país, casi lo exterminaran con la guerra sucia, con la complicidad de las fuerzas del estado. A la llegada de Uribe (Álvaro, 2002-2010)  esta arremetida se hace mucho más integral, o sea, hay una arremetida integral donde se combina la guerra sucia a través del paramilitarismo y las fuerzas del estado, la persecución a través de los montajes judiciales, las muertes extrajudiciales, pero aparte de eso, para algunas regiones más que los bloqueos económicos fue una persecución a la clase política dirigente de algunas regiones y departamentos, eso fue un periodo de 8ocho años, de 2002 a 2010. Con Santos (Juan Manuel, 2010-2018) no hemos vivido una cosa distinta. En el período de Santos se ha visto la mayor oleada de muerte de dirigentes con una característica distinta, ya no son los dirigentes nacionales reconocidos, sino los dirigentes territoriales, porque hay un gran interés por generar el miedo y por romper territorialmente lo que históricamente el movimiento social ha construido. ¿A qué nos enfrentamos hoy? A que como decía hemos tenido un cúmulo de experiencias en términos de una guerra declarada frontalmente al movimiento social y popular, o sea que hoy pasamos de solamente a una resistencia, que es lo que hoy le preocupa al Estado, que pese a todo ese tipo de estrategias que se han diseñado para exterminar el movimiento social, el movimiento social lo que ha hecho es ganar esa experiencia para pasar de una resistencia pasiva a una resistencia activa. Eso es lo que nos tiene que convocar en estos cuatro años venideros, de que el país y el movimiento social no se puede dejar acorralar, si bien han engendrado el terror, porque la muerte genera terror, genera el pánico, consideramos que en estos cuatro años el movimiento social, el movimiento campesino como columna vertebral del movimiento social, no puede perder su iniciativa política, tiene que pasar de una resistencia pasiva a una resistencia activa. Esta resistencia activa tiene que expresarse en la movilización social para seguir exigiendo las garantías para la vida, esa resistencia activa tiene que reflejarse en la recomposición del movimiento donde se ha venido teniendo dificultades. Esa resistencia activa en nuestro caso, como organización campesina, como Coordinador Nacional Agrario, tiene que reflejarse en lo que llamamos Territorios Campesinos Agroalimentarios, que no es otra cosa que una propuesta de vida, de ordenamiento territorial, de soberanía alimentaria, de autonomía de gobierno propio. Lo que en estos cuatro años nos espera es mantener unas banderas de lucha, constantemente agitadas a través de la movilización, sin descuidar nuestra estructura de base que es lo fundamental para que nosotros garanticemos esas banderas de lucha. Pero además se nos viene en términos de resistencia activa, esa confluencia, esa articulación con una buena parte del bloque de congresistas alternativos para generar debates de control político y de posicionamiento, de leyes que vayan encaminadas a seguir garantizando derechos. Por ejemplo desde el campesinado estamos planteando desde hace mucho tiempo, el reconocimiento del campesinado como un sujeto social y político, para estos cuatro años eso va a ser una bandera de constante agitación. Para el campo popular si bien hoy hay una gran dificultad, esa dificultad tiene que ser superada mediante propuestas, que es a lo que más le teme el Estado y sus oligarquías. Nosotros les hemos presentado en los diferentes escenarios de articulación a las elites en el poder, de que generemos debate de cara al país de acuerdo a lo que cada quien defiende, y eso lo hemos hecho por ejemplo a través de la Cumbre Agraria, cuando planteamos que tenemos que hacer gran diálogo minero energético de cara al país, qué es lo que la clase económica está defendiendo y qué es lo que la clase popular quiere, proponerle al país donde puede haber una alternativa distinta para que sea favorecido, no una minoría sino la gran mayoría del país, esto solo por citar un ejemplo. Yo creo que se no vienen grandes retos, hay una gran dificultad que se no convierte más bien en un reto, y ese reto para nosotros es seguir apostando a la concreción de una propuesta de país que hemos venido construyendo durante la historia, y eso nos tiene que dar a nosotros, el empoderamiento de los campesinos que hoy vivimos y habitamos lo territorios, que hoy el momento nos tiene que llamar a la resistencia activa, a la movilización. Pero hay un factor que no se puede dejar de lado y que es de suprema importancia y que es la unidad del campo popular, más allá del campo agrario, no podemos movilizarnos solos, hoy la dificultad tiene que llevar a encontrarnos en los territorios con la demás organizaciones que tienen presencia allí, a encontrarnos en la ciudad con otros procesos y hacer una gran convergencia social y política que nos permita más allá de confrontar y resistir, de seguir avanzando y ganar mayor correlación de fuerzas, en contravía de esa propuesta de despojo y de muerte que hoy se está planteando desde la élite del poder.

 


Fuente de origen: Data Urgente 


Créditos de Data Urgente

Producción de la noticia: Gabriela Gurvich

Redacción, titular y bajada: Gabriela Gurvich

Edición general, planificación y gestión digital: Hernán Giner

Dirección del proyecto: Sebastián Salgado


 

 

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.