Abuelas de Plaza de Mayovideo

Un encuentro merecido: Abuelas de Plaza de Mayo y el Premio Nobel

La lucha y búsqueda incansable de las Abuelas de Plaza de Mayo, nos traen cada cierto tiempo una enrome alegría popular: la recuperación de la identidad de un nieto o nieta nacido en cautiverio durante la última dictadura cívico miliar. El anuncio de la nominación al premio Nobel de la Paz 2018 ratifica, una vez más, el camino por la Memoria, la Verdad y la Justicia.

El Comité Noruego, ha vuelto a aceptar la nominación -postulada por el diputado por Daniel Filmus- de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo como candidata para los premios Nobel de la Paz. Es la sexta vez que este organismo de derechos humanos es aspirante a este galardón internacional.

El pueblo argentino recibe con satisfacción esta noticia, que recuerda al premio Nobel de la Paz argentino, Adolfo Pérez Esquivel, también un luchador por los derechos humanos.

Es importante contextualizar de qué se trata este premio y explicar por qué en ninguna de las otras cinco ocasiones las Abuelas fueron beneficiadas con la con distinción.

En el programa Continentes conducido por Sebastián Salgado y trasmitido por HispanTV, el periodista Walter Goobar y el analista internacional Jorge Kreyness, desmenuzaron la historia y las implicancias políticas de este premio.

Mirá el debate en Continentes acá ⬇

 

Goobar, quien vivió exiliado en Suecia e investigó profundamente la historia de Alfred Nobel y su fundación, explicó los intereses que mucha veces se esconden detrás de los ganadores: “Como ocurre en cualquier evento sponsoreado, también hay lobbys de las propias empresas que son las que tienen vínculo con la Fundación Nobel, que también hacen pesar sus intereses y preferencias. También teniendo en cuanta la coyuntura internacional que se da en cada momento, algunos han sido una forma de tratar de poner paños fríos a determinada situación, el ejemplo de la Unión europea, el Nobel fue una manera de tratar de poner paños fríos a una especie de implosión de la Unión Europea, y están también las injusticias de aquellos a quienes nunca se le dieron los premios nobel, como es el caso de las Abuelas de Plaza de Mayo, que estuvieron candidateadas muchísimas veces y nunca se les otorgó, me parece que más que el valor del dinero, está el valor simbólico de habérselo negado, me pareció muy rescatable cuando se lo dieron a Adolfo Pérez Esquivel, pero me parece que la no concesión del Nobel a las Abuelas que estuvieron candidateadas, es una manca negra más en la historia de los premio Nobel de la Paz“.

Por su lado, el analista Jorge Kreyness, destacó la importancia simbólica con la que aún cuenta esta premiación: “Creo que el Premio Nobel, quienes lo otorgan, han tenido en determinados momentos consideraciones políticas en beneficiar a determinados personajes que no tienen merecido ese tipo de galardón, que al margen de cualquier análisis, es un galardón que tiene un prestigio internacional, es muy prestigioso recibirlo, de manera que hay una especie de lavado de cara y de consideración demasiado bondadosa hacia personas tan terribles”.

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.