Sospechas detrás de la ayuda humanitaria del Comando Sur de EEUU

El perfil injerencista de los Estados Unidos ha sofisticado su modalidad con el regreso de la derecha neoliberal en Latinoamérica. Manipulación mediática, ayuda humanitaria, colaboración científica son algunas de las novedosas estrategias utilizadas para incidir en el manejo de la política interna de gobiernos funcionales a los dictados de Donald Trump y sus intereses imperialistas para la región. 

 

Según la agencia de noticias Resumen Latinoamericano una comitiva del gobierno de Estados Unidos arribó el jueves a Neuquén a bordo de un avión oficial del gobierno del país que preside Donald Trump. Se trata de los técnicos que tendrán a su cargo la instalación de una millonaria base en la meseta capitalina que fue donada, bajo la figura de ayuda humanitaria, por un área militar norteamericana para el funcionamiento de Defensa Civil de la provincia.

Se trata en realidad de la reanudación de una obra que fue autorizada en 2012 por el entonces gobernador Jorge Sapag, pero cuya ejecución se paralizó ni bien estaba comenzado, en 2013, como rápida respuesta al escándalo que se desató en Chaco, en donde hubo incluso manifestaciones en contra de la sede dado que se aseguró que se trataba de una base militar norteamericana.

Es que tanto la sede chaqueña como la que se construirá en Neuquén fueron donadas por el US. Southern Command, es decir el Comando Sur de los Estados Unidos, un organismo militar que en su propia página web describe que “el Comando Sur de EE.UU. aprovecha las capacidades de respuesta rápida, la colaboración de naciones socias y la cooperación regional dentro de nuestra área de responsabilidad para apoyar los objetivos de seguridad nacional de los EE.UU., defender los acercamientos sureños de Estados Unidos y promover la seguridad y la estabilidad regional”.

Valuada en unos 200.000 dólares la obra consiste en la construcción de una nueva sede para Defensa Civil y un gran galpón de 600 metros cuadrados, que podrá funcionar como centro de evacuación ante eventuales catástrofes. Para esto cuenta con un área que podría destinarse a dormitorios, amplios baños, una cocina, una sala de cuidados médicos e incluso una sala para conferencias y un helipuerto.

La comitiva llegó al aeropuerto de Neuquén en un avión del gobierno de los Estados Unidos. (Foto: Twitter @LDacharry)

Al igual que la polémica base chaqueña autorizada por el entonces gobernador Jorge Capitanich, la sede neuquina ya tiene sus bases construidas sobre la Autovía Norte y a muy poca distancia del estratégico Aeropuerto Internacional de Neuquén.

El año pasado el entonces embajador interino de Estados Unidos en Argentina, Tom Cooney, recorrió Neuquén y ratificó las obras que desde el Comando Sur se están realizando, a la vez que destacó las importantes inversiones que empresas norteamericanas como Chevron y Exxon Mobil realizan en los hidrocarburos de Vaca Muerta, una temática por la que, casualmente, el gobernador Omar Gutiérrez estuvo esta misma semana en Houston.


Fuente Resumen Latinoamericano

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.