Irak planea una operación militar para asegurar una ruta petrolera a Irán

Fuerzas iraquíes preparan una operación para reforzar el control sobre un área cerca de la frontera con Irán con el objetivo de transportar petróleo, dijeron el lunes dos funcionarios, subrayando la preocupación que genera una región montañosa donde dos grupos armados están activos.

La operación para asegurar la zona montañosa de Hamrin podría comenzar esta semana, dijeron las fuentes a Reuters. El área está entre los yacimientos petroleros de Kirkuk y la ciudad de Khanaqin, en la frontera con Irán.

El jefe de las operaciones de Al-Anbar, el general Mahmud Al-Fallahi, afirmó que las tropas del Ejército, la policía, las tribus y los guardias de fronteras, apoyadas por la fuerzas aérea iniciaron una operación militar para liberar el desierto al oeste de al Anbar de los remanentes terroristas de Dáesh.

Funcionarios petroleros iraquíes anunciaron en diciembre planes para transportar crudo de Kirkuk en camiones hacia la refinería iraní de Kermanshah.

En virtud de este acuerdo, Bagdad y Teherán acordaron enviar hasta 60.000 barriles diarios de crudo iraquí a Irán para permitir la reanudación de las exportaciones de petróleo de Kirkuk.

Los envíos por camión estaban programados para comenzar la semana pasada y los funcionarios no dieron razones para el retraso, indicando que se trataba de un fallo técnico.

Seis miembros de una fuerza tribal suní progubernamental murieron el lunes en un ataque contra el puesto de control en la planeada ruta del petróleo, al sur de Hamrin, dijeron fuentes de seguridad.

Las fuerzas iraquíes perdieron el control de la zona petrolera en junio de 2014, cuando se retiraron ante el avance de Dáesh. Más tarde, los combatientes peshmerga kurdos tomaron el control de los mismos.

Tras el referéndum separatista organizado en la región del Kurdistán iraquí el pasado 25 de septiembre y el rechazo de Bagdad, las fuerzas iraquíes volvieron a recuperar las zonas petroleras en manos de los kurdos en la ciudad de Kirkuk, y otras regiones.

Los funcionarios no dieron detalles sobre las posibles amenazas en la zona montañosa de Hamrin, pero se sabe que allí operan dos grupos de insurgentes: Uno formado por fuerzas remanentes del Dáesh (Estado Islámico), y un grupo nuevo, y poco conocido, llamado Lafitat Al-Baida “Bandera Blanca”.

Funcionarios militares iraquíes reconocen la existencia de un grupo llamado Estandartes Blancos, pero se negaron a comentar sobre su composición o liderazgo.

Funcionarios iraquíes han dicho previamente que el nuevo grupo a lanzado ataques en el camino estratégico que une Bagdad con Kirkuk, robando camiones con petróleo. Los militantes del grupo según se ha informado son militantes kurdos. Podrían estar liderados, según medios árabes, por un peshmerga kurdo, Assi Al-Qawali, conocido como ‘el voluntario’. Otros informes indican que el grupo está formado por miembros kurdos del Dáesh que huyeron ante la ofensiva del gobierno.

Funcionarios kurdos han negado que ‘Bandera Blanca’ tenga ninguna vinculación con el Gobierno Regional del Kurdistán ni con el Dáesh.

 

Fuente: Arabia Watch

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.