El caso del “hombre gato” israelí en Argentina (+ Videos)

El caso de Gilad Pereg, exsoldado del ejército israelí que vivía en Argentina desde el 2007, asesino de su madre y de su tía (dos turistas israelíes) en 2019, revela el intento vano de esconder el nivel de injerencia que vive Argentina, con la presencia de sicarios israelíes a sueldo con portación legal de armas.

Cuenta el periodista argentino, Sebastián Sallgado, que en 2019 dos turistas israelíes desaparecieron en la provincia argentina de Mendoza. Lili Pereg (54) Y Pyrhia Sarousy (63) fueron buscadas intensamente por un pedido expreso de la justicia local, que ofrecía una importante suma de dinero en efectivo por cualquier información. La imagen de sus rostros, se multiplicaba en las pantallas de todos los canales de noticias.

La denuncia fue hecha por el hijo de Sarousy, que tenía residencia en Argentina desde 2007 y decía ser quién las había visto por última vez, lo cual finalmente era verdad. Gilad Pereg, un ex soldado del ejercito israelí, hacía negocios de compra y venta de empresas en el país sudamericano, pero vestía y vivía como un mendigo. Testigos locales dicen haberlo visto pidiendo alimentos en sociedades de beneficencia. Se presentaba como noruego y se hacía llamar entre sus vecinos como Floda Reltih, que leyéndolo al revés se pronuncia Adolf Hitler.

Según Salgado, Gilad Pereg daba ruedas de prensa espontáneas, hablando de la incompetencia de las fuerzas policiales locales que no le daban seguridad a él y su familia.

Una de las entrevistas a medios la dio en el interior de un extenso predio en el que habitaba, plagado de animales muertos y basura. Sentado encima de donde él mismo había enterrado a las desaparecidas, respondía las preguntas de los periodistas.  A su madre la mató estrangulándola y a su tía, de varios disparos. El asesino israelí tenía varias armas para escoger, pues la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC) encargada de dar permisos de portación en Argentina, le había otorgado licencias para 46 armas de fuego. Muchas de las cuales fueron halladas en el lugar del crimen junto a dinero en efectivo.

Pereg fue detenido a la espera de un juicio por jurados. Durante su detención, cuenta Salgado, el israelí afirmaba ser un gato, uno más de los muchos con que convivía en su guarida de terror. Exigía a los guardiacárceles varios litros de leche al día para beber desde un plato. Maullaba y rasguñaba en señal de ataque. Una estrategia para intentar demostrar ser una persona inimputable ante la justicia, por carecer de facultades mentales, que le dieran conciencia sobre lo que había hecho.

Sus abogados defensores, convocaron a uno de los peritos médicos más reconocidos del país, para que confirmara su patología. Mariano Castex, un hombre que realizó un atentado contra el Presidente Juan Domingo Perón en la década del 50 y que recibió la jugosa beca de la fundación Rockefeller, confirmó rotundamente que ese hombre se considera a si mismo “un gato”, relato que no fue confirmado por fiscales ni jueces. En la audiencia final, el hombre nacido en la Palestina ocupada bajo el régimen sionista, interrumpía con alaridos, que semejaban onomatopeyas con las que se trascribe el sonido que produce un felino doméstico. Miau! Miau! Miau! Hasta que su garganta no pudo más.

Según el periodista argentino, Sebastián Salgado, los medios corporativos argentinos, los liberales conservadores, y los oficialistas, incapaces de titular: “israelí asesino maúlla en juicio” o “femicida israelí, dice ser un gato” titularon este caso como el “Hombre gato”.

Un intento vano de esconder el nivel de injerencia que vive Argentina, con la presencia de sicarios israelíes a sueldo como éste, con portación legal de armas. Todo, en  una provincia rica en recursos, que vive una intensa campaña de separatismo. “Mendoexit”, es el nombre del proyecto que impulsa un ex Gobernador y otras ONG para balcanizar ese país.

En los últimos días, el Poder Judicial de la Provincia de Mendoza y los 12 ciudadanos y ciudadanas que fueron parte del juicio por jurados lo condenaron a cadena perpetua de manera unánime.  Una historia que, aunque dramática, no queda impune, como la mayoría de las matanzas perpetradas por sicarios israelíes.

¿Cómo es posible que un ciudadano israelí tenga permiso para portar 46 armas de fuego en la República Argentina?

¿Qué estaba haciendo en la provincia de Mendoza?

¿Para quén estaba trabajando realmente?

¿Por qué las autoridades de Mendoza no habían hecho un seguimiento específico de este caso?

¿Quién le estaba dando protección a esta persona para quepudiera hacer todos esos movimientos?

Si desea conocer más de esta historia le invitamos a que veas esta entrevista.

«EL HOMBRE GATO» // INCREÍBLE LO QUE HAY DETRÁS – Daniel Devita con Sebastián Salgado – YouTube

 

Fuente de origen: Al Mayadeen

Facebook Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.