Máxima tensión en Córdoba en el quinto día de paro de colectiveros

Se sumaron taxis y remises. Y otros gremios que convocaron a un paro en solidaridad. Fracasó un llamado a conciliación obligatoria. El Gobierno municipal analiza pedir que vaya Gendarmería.

La situación en Córdoba es de suma tensión: un enfrentamiento entre los trabajadores y la conducción de la seccional Córdoba de la Unión Tranviaria Automotor (UTA), hoy intervenida, mantiene activo un paro total de colectivos urbanos por quinto día consecutivo. Hoy hubo una fallida conciliación obligatoria, telegramas de despido, advertencias la Cámara de Comercio de la provincia sobre el nivel al que llegó al conflicto y hasta la evaluación –desde la municipalidad de la capital de la provincia- sobre la posibilidad de convocar a la Gendarmería.

Además del paro de colectivos, hoy se sumaron también los taxis y remises, debido a una reacción de estos últimos a unas declaraciones del intendente radical, Ramón Mestre, de que esos dos gremios reemplazarían el servicio público por un costo similar a un boleto urbano.

Más aún: tras un día altamente conflictivo y con duras reuniones entre los delegados de base y la conducción intervenida de la UTA que no arrojaron ningún resultado, otros gremios se sumaron al paro de transporte “en solidaridad”.

Sin conciliación y con despidos

Ante la persistencia del reclamo, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria. La conducción de la UTA intervenida la firmó, pero los trabajadores no levantaron el paro, así que el Gobierno provincial consideró ilegal la medida de fuerza. Eso derivó en que las empresas enviaran por lo menos 80 telegramas de despidos, lo que sumó un nuevo elemento a las tensiones.

Según pudo saber El Cronista, el gobierno municipal evaluaba pedir asistencia de la Gendarmería.

El conflicto, por ahora, parece no tener salida. Mientras que los delegados de base insisten en no reconocer a las autoridades de la intervención sindical, desde el gremio dijeron que si no levantan las medidas de fuerza no se sentarán a negociar. Esto mismo dijo el ministro de Trabajo cordobés, Omar Hugo Sereno. La conciliación obligatoria que había dictado la cartera laboral indicaba que mañana debían volver a reunirse, encuentro que está en suspenso por ahora y no hay confirmada una nueva instancia de negociación.

Antecedentes

El reclamo se originó luego de que las bases sindicales, a través de sus delegados, rechazaran el acuerdo paritario firmado por la conducción nacional de UTA (que cerró en torno del 21%), y decidieran interrumpir el servicio a partir del pasado lunes a las 3 de la mañana. El problema fundamental es la no aplicación, en la paritaria de este año, de un “plus” sobre la paritaria que en la provincia venían cobrando desde 2011.

Como la seccional Córdoba del gremio está intervenida desde 2015, los delegados de base rechazaron los acuerdos firmados a nivel país y desconocen las autoridades impuestas en la provincia mediterránea.

Lejos de bajar la tensión, varios gremios cordobeses expresaron su apoyo a los delegados cordobeses de UTA que mantienen el paro: Luz y Fuerza, Suoem (el gremio de los municipales), Smata (los mecánicos) y las dos CGT, además de los taxistas y remiseros.

Alarma en los comercios

Por su parte, la Cámara de Comercio de Córdoba alertó sobre la persistencia de los reclamos y la consideró “una instancia peligrosa que pone en riesgo la paz social”.

“Dejando de lado la validez de todo sector de manifestar sus reclamos, la cámara considera que la actual medida de fuerza, sus formas y métodos, están llegando a una instancia peligrosa que pone en riesgo la paz social; más allá de la afectación directa sobre los usuarios del sistema de transporte y de la baja de ventas en comercios que indudablemente impacta muy negativamente en el sector”, advirtió la entidad en un comunicado.

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.