El vaciamiento de ARSAT pone en jaque a la soberanía satelital

Hasta el 31 de octubre pasado se ejecutó en todo el año $187 millones, el 10% del presupuesto asignado para ARSAT, y el 22 de noviembre a través de una resolución administrativa publicada en el Boletín Oficial, el gobierno nacional reasignó $1747 millones de las partidas para esta empresa estatal a otras áreas de gobierno. El ahogo financiero que se lleva a cabo con la complicidad del ministro de Ciencia y Técnica Lino Barañao, es la antesala del vaciamiento y futura privatización de esta empresa nacional y el fin de los proyectos de soberanía satelital.

Por decisión del gobierno que encabeza Mauricio Macri, este año se congeló el desarrollo previsto del tercer satélite argentino de telecomunicaciones, a la vez que autorizó la operación de siete satélites extranjeros que compiten con los puestos en órbita durante el mandato de Cristina Fernández de Kirchner.

Al 31 de octubre sólo se ejecutó el 10% del presupuesto 2016 para ARSAT y el 22 de noviembre fueron reasignados $1747 de sus partidas para otras áreas de gobierno

A su vez, se frenaron las instalaciones de antenas de Televisión Digital, se discontinuó la entrega de codificadores para TDA, y cedió al Ministerio de Modernización su Data Center.

Estas mediadas, sumadas a ejecución de tan sólo el 10% de su presupuesto para este año, hasta el 31 de octubre pasado, y la reasignación de $1747 millones de sus partidas para otras áreas de gobierno, todo esto realizado con la complicidad del ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, que al igual que todo el gabinete macrista ya no luce su bigote, dan cuenta del verdadero proyecto oficialista respecto a esta empresa que generó soberanía satelital y tecnológica: su vaciamiento para su posterior privatización. 

Otras épocas, no tan lejanas:

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.