Elecciones en Perú: Un ex represor y una secta evangélica entre los más votados

Por Carlos Noriega

Daniel Urresti ganó repitiendo sus mensajes de mano dura contra la delincuencia. Las elecciones legislativas dejaron preocupaciones: un exgeneral procesado por asesinato fue el candidato con más votos; un partido xenófobo y promotor de la pena de muerte quedó como tercera fuerza y una secta evangélica en segundo lugar.

Las elecciones parlamentarias del domingo dejaron varias sorpresas y preocupaciones: un represor procesado por asesinato como el candidato más votado, la aparición como tercera fuerza en el Congreso de un partido radical xenófobo y promotor de la pena de muerte ligado al encarcelado ex militar Antauro Humala, hermano del ex presidente Ollanta, y la irrupción como segundos en la votación nacional de una secta evangélica ultraconservadora. Un escenario complicado para un nuevo Congreso atomizado, en el cual habría diez bancadas para 130 escaños. La primera fuerza parlamentaria, la centro derechista Acción Popular, tendrá solamente 24 legisladores.

El represor convertido en el congresista con mayor respaldo de votos es el exgeneral y exministro del Interior Daniel Urresti. Su oscura historia está ligada a los años del conflicto armado entre el Estado y el grupo maoísta Sendero Luminoso, que dejó 70 mil muertos. Urresti fue enviado en los años 80 como capitán del ejército a Ayacucho, zona andina donde nació Sendero y fue el epicentro del conflicto. Asumió la dirección de inteligencia, puesto clave en las operaciones militares. Eran tiempos en los cuales los secuestros, torturas, desapariciones, ejecuciones extrajudiciales y matanzas de comunidades campesinas, cometidas por militares y senderistas, eran cosa cotidiana en esa región.

En noviembre de 1988, el periodista Hugo Bustíos fue asesinado por los militares. Fue acribillado y luego volado con una granada en un paraje rural de Ayacucho cuando iba en una moto a cubrir el asesinato de dos personas. Los militares, que sabían de su viaje, lo habían estado esperando. Varios testimonios involucran en el crimen a Urrestique como jefe de inteligencia tenía un importante puesto de mando. Una campesina, que vivía cerca al lugar, lo ha acusado de haberla violado el mismo día del asesinato del periodista y amenazado con matarla si hablaba. El hoy congresista electo niega los cargos y califica a sus acusadores de “delincuentes” y “terroristas”.

Después de largos años de impunidad, Urresti fue procesado, pero en 2018 fue absuelto. Sin embargo, la Corte Suprema anuló el juicio por una serie de irregularidades y el militar deberá ser juzgado nuevamente, pero ahora eso no podrá ocurrir porque estará protegido por la inmunidad parlamentaria.

Urresti fue ministro del Interior del ex presidente Ollanta Humala (2011-2016), cargo desde el cual empezó a construirse una imagen de luchador contra la inseguridad ciudadana, aspecto clave para su triunfo electoral del domingo. Se formó esa imagen con operativos policiales con más espectacularidad y difusión mediática, que efectividad. En octubre de 2018 postuló a la alcaldía de Lima, con un mensaje de mano dura contra la delincuencia, quedando segundo. Fue derrotado, pero había comenzado a construir una base electoral.

Ahora Urresti ha ganado la elección parlamentaria repitiendo sus mensajes de mano dura contra la delincuencia. Postuló como cabeza de lista por el partido Podemos Perú, agrupación nueva formada por el cuestionado empresario José Luna, que se ha hecho millonario con el negocio de la educación universitaria de baja calidad y que tiene varias acusaciones de corrupción. En sus primeras declaraciones como congresista electo, Urresti ha buscado acercarse al gobierno de Martín Vizcarra, ofreciéndole apoyo. Después de esta victoria electoral, el represor se posiciona como un posible candidato presidencial para las elecciones de abril de 2021.

Otro que aspira a ser candidato en 2021 es Antauro Humala. El partido Unión por el Perú (UPP), que respalda a Antauro, se ha convertido en la tercera fuerza del Congreso con 17 legisladores. Pero Antauro la tiene más complicada porque está en prisión cumpliendo una condena por el asalto a una comisaría que dejó cuatro policías muertos en enero de 2005, en un farsesco intento de derrocar al ex presidente Alejandro Toledo (2001-2006). Cumple su condena en 2024, por lo que no podrá ser candidato. Pero UPP ha anunciado que utilizará su fuerza en el Parlamento para pedir la excarcelación de Antauro y que se habilite su candidatura.

UPP sorprendió con su votación en las zonas andinas más empobrecidas. Antauro y los de UPP disparan contra el modelo neoliberal y se dicen de izquierda, pero asumen posturas que los ubican en la ultra derecha: tienen un discurso xenófobo -proponen prohibir que se les dé trabajo a los extranjeros-, exigen la pena de muerte y que los militares salgan a las calles para controlar la seguridad. Homofóbico, alguna vez Antauro habló de fusilar a los homosexuales. Este extraño personaje, entre pintoresco y peligroso, es el otro gran ganador, junto al represor Urresti, de las elecciones parlamentarias del domingo.

También está la sorpresa de la secta evangélica Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal, que a través del Frente Popular Agrícola del Perú (Frepap), dejó a todos mudos con su segundo lugar, con 8,9 por ciento. Hasta el domingo nadie los tomaba en serio. Se hace llamar “israelitas” y su mayor presencia está en las zonas rurales, especialmente amazónicas y andinas.

“Los homosexuales tienen el mal enquistado en su corazón y en su sangre, pero van a tener oportunidad de conocer el decálogo universal y mediante eso van a entrar en la moral. Nuestro señor Dios de Israel creó hombre y mujer. Promoveremos en los colegios una educación con moral”, han sido las declaraciones con las que el vocero de los israelitas, Wilmer Cayllahua, probable congresista, debutó luego de su inesperado segundo lugar en las elecciones.

El fujimorismo, duramente derrotado, ya ha comenzado a moverse para buscar acuerdos con esta secta mesiánica y ultraconservadora.

Tras el ascenso del Frepap, qué se sabe de la congregación religiosa que respalda a este partido

La Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal fue fundada por Ezequiel Ataucusi. Los primeros miembros de la AEMINPU fueron campesinos migrantes, quienes pasaron una difícil situación socioeconómica en 1968.

La elección parlamentaria realizada este pasado domingo ha dejado muchas sorpresas, como el ascenso de la organización política Frente Popular Agrícola FIA del Perú (FREPAP). Este partido obtuvo 8.8% de votos válidos en las Elecciones 2020, según el segundo flash emitido por América TV – Ipsos Perú. Ante este panorama, es necesario conocer a la Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal (AEMINPU).

El partido político Frepap, que vuelve a la arena política luego de dos décadas de repliegue a gobiernos subnacionales, tiene un trasfondo religioso y mesiánico andino. Los electores que nacieron en el nuevo milenio quizás desconozcan quién es Ezequiel Ataucusi.

Antes del deceso del fundador Ezequiel Ataucusi, líder y mentor para los correligionarios de esta organización política, solo 5 políticos pudieron participar en las decisiones del Perú. Recordemos que antes del 2000, el ‘pescadito’ alcanzó dos asientos a la Asamblea Constituyente de 1992, uno en el Congreso de 1995 y dos en el que se instaló en el 2000, pero duró solo un año.

Este arrastre político no fue constante pues, tras fallecimiento del líder del Frepap, la organización política solo obtuvo el gobierno de distritos en el interior del país. Cabe mencionar que la instalación de la valla electoral como requisito para ingresar al Congreso fue determinante para que su ausencia se pronuncie.

Este contexto ha sido necesario para poder abordar a la congregación que fundó Ezequiel Ataucusi. Nos referimos a la Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal (AEMINPU).

Esta agrupación religiosa fue instituida el 27 de octubre de 1968. Tuvo que pasar 11 meses para que el Estado lo reconozca legalmente. Exactamente el 26 de septiembre del 1969 se dio este hecho trascendental para los fieles de Ataucusi.

Los seguidores de la AEMINPU tenían el rótulo de israelitas. Este nombre solo circulaba entre los miembros de esta agrupación religiosa, pues para las personas de otros movimientos era distinto. Ataucusis es el nombre que se sigue utilizando hasta nuestros días para referirse a los correligionarios de esta congregación.

En sus inicios la AEMINPU proclamaba la inminencia del fin del mundo hacia 2000, el cual consistía en el establecimiento de un gobierno teocrático en la Tierra, donde Ataucusi gobernaría en representación de Dios.

El movimiento milenarista y mesiánico se desencadenó antes de la reforma agraria de 1968. El contexto en el que se encontraba inmerso giraba en torno a movilizaciones campesinas. Las migraciones de los campesinos hacia la ciudad era frecuente.

Las necesidades insatisfechas y la situación socioeconómica de los nuevos citadinos fue determinante para que se unieran a la ideología de Ataucusi, quien les ofreció un nuevo grupo de referencia en el cual puedan reconstruir sus lazos sociales.

El organigrama de la AEMINPU se divide de la siguiente forma: la organización eclesiástica, la organización administrativa y la organización política. Estas tres partes son la columna vertebral de la congregación religiosa. Cabe precisar que el último eje opera bajo el nombre del Frepap, el partido que descolló en estas elecciones congresales 2020.

La Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal tiene un sincretismo doctrinal en el que se combinan componentes católicos y protestantes con dogmas de los antiguos incas, añadiendo temas del Antiguo Testamento, observando nombres como: «Misión Israelita» y «Nuevo Pacto».12​ Entre sus creencias tienen el hábito de cumplir los nuevos Diez Mandamientos escritos por su fundador, de guardar el séptimo día Sábado, los hombres tener barbas largas, dejarse el pelo largo, usar túnicas, etc.

Juan Ataucusi (hijo de Ezequiel, de pie, con túnica celeste y blanca) y otros dirigentes israelitas en el nuevo templo de Carabayllo, en 2015. FOTOS: Elias Alfageme

Juan Ataucusi (hijo de Ezequiel, de pie, con túnica celeste y blanca) y otros dirigentes israelitas en el nuevo templo de Carabayllo, en 2015. FOTOS: Elias Alfageme

La organización eclesiástica trata los asuntos referentes a las liturgias y los sacerdotes. Por su parte, la organización administrativa aborda todos los asuntos legales competentes a la congregación religiosa, contando con presidentes, consejeros y secretarios.

En el caso de la organización política de la Asociación Evangélica de la Misión Israelita del Nuevo Pacto Universal, el Frente Popular Agrícola FIA del Perú (FREPAP) es el nombre que se utiliza en contextos políticos. Este partido político participa de los procesos electorales en todos los niveles (presidencial, regional, provincial y municipal).

FOTOS: Elias Alfageme
FOTOS: Elias Alfageme
FOTOS: Elias Alfageme

Fuente de origen: Resumen Latinoamericano

Facebook Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.