video

Carabineros reprimieron las protestas masivas por el alza de las tarifas del Metro

Miles de jóvenes protagonizaron actos de resistencia evadiendo el pago del pasaje. Heridos y detenidos en medio del estado de emergencia decretado por Piñera

Pese a que el presidente derechista Sebastián Piñera presumía hace solo algunos días de que su país era una especie de “oasis” en América Latina, la capital chilena se encuentra paralizada tras una jornada de protestas que han desbordado a las autoridades. La red de metro de Santiago de Chile se ha convertido en el escenario de inéditas manifestaciones por el aumento de costo del pasaje, por lo que ha cerrado por completo. En diferentes sitios de la ciudad se han producido enfrentamientos entre los manifestantes y carabineros. Diversas estaciones se encuentran destruidas, producto de la violencia, según informan los propios trabajadores del subterráneo. El Gobierno ha anunciado la aplicación de la Ley de Seguridad Interior del Estado, según indicó el ministro del Interior, Andrés Chadwick, para endurecer el castigo contra los arrestados y condenados.

Las entradas masivas de usuarios saltando los accesos sin pagar comenzaron la semana pasada, en paralelo al alza del precio del pasaje, pero las movilizaciones se agudizaron entre ayer y hoy. Hasta este jueves los destrozos estaban valorados en al menos unos 700.000 dólares, pero no existe todavía un nuevo balance sobre el estado en que han quedado muchas de las estaciones. Toda la red de metro, que transporta diariamente a 2,8 millones de personas, ha cerrado sus accesos por lo menos hasta el domingo. Miles de trabajadores caminan por las principales avenidas —Apoquindo, Providencia y la Alameda— en busca de transporte público para regresar a sus hogares. Las paradas de autobuses, repletos de gente, no dan abasto y no se encuentran taxis vacíos. Los coches generan atascos en las principales calles, la policía desvía el tránsito en las zonas céntricas, los centros comerciales cierran anticipadamente.

Desde la inauguración del sistema de transporte público Transantiago en 2007 —actualmente rebautizado como Red Metropolitana de Movilidad— el precio del billete ha subido una veintena de ocasiones. Hace 12 años tenía un valor de 420 pesos (0,59 dólares) y con la última alza pasó de 800 a 830 (1,13 a 1,17 dólares), lo que desató las protestas. Los sueldos no van de la mano con el aumento del precio de transporte.

Estas manifestaciones representan un desafío político para el Gobierno chileno, que hasta ahora ha reaccionado con medidas policiales poco eficaces. Las protestas por el alza de precios en el metro reflejan un descontento profundo.

Fuente de origen: Resumen Latino Americano

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.