¿Avaló la Casa Blanca la caída de Rosario Robles?

Por Jorge Santa Cruz

A finales de los 90 del siglo pasado, fueron públicos y notorios los desplantes de Rosario Robles Berlanga ante Andrés Manuel López Obrador.

Ella presumía del apoyo del fundador del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, quien —incluso— la dejó al frente del gobierno del Distrito Federal en 1998. El ingeniero se disponía a buscar la Presidencia de la República por tercera vez.

López Obrador era el presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática, pero sobre su jerarquía estaban «el lideragzo moral» de Cárdenas  y el poder político de Robles.

Veintiún años después, la escena es diferente: Andrés Manuel López Obrador es presidente de México y Rosario Robles Berlanga está bajo proceso, en una celda del penal femenil de Santa Martha Acatitla de la Ciudad de México.

López Obrador se desmarcó de la acción penal en contra de la ex perredista que sirvió como secretaria de despacho (en Desarrollo Social, primero, y en Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, después) durante el gobierno priista de Enrique Peña Nieto. Rosario Robles, por su parte, se dijo «presa política».

¿Causas externas aceleraron la caída de Rosario?

Es probable. Demos dos argumentos para respaldar la hipótesis.

1. El factor Jared Kushner. El poderoso yerno del actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, es amigo del ex secretario de Hacienda y de Relaciones Exteriores de Peña Nieto, Luis Videgaray Caso.

Videgaray fue el operador de la polémica visita del entonces candidato Trump al presidente Peña Nieto.

El asunto es interesante cuando se aprecia que el gobierno de López Obrador inició acciones penales contra dos personajes del gobierno de Peña Nieto que eran rivales de Videgaray: Emilio Lozoya Austin, ex director de Pemex, y Rosario Robles, ex secretaria de Sedesol y de Sedatu.

Otro adversario de Videgaray —el ex secretario de Gobernación y hoy senador de la República, Miguel Ángel Osorio Chong— fue puesto en la mira después de que un testigo protegido declarara a la justicia de los Estados Unidos que el Cártel de Sinaloa pagaba un millón de dólares mensuales en sobornos a jefes policíacos y militares en México.

Como si no tuviera bastante, el panorama político de Osorio Chong se complicó con el triunfo de la hidalguense Alma Carolina Viggiano Austria, segunda esposa del ex gobernador de Coahuila, Rubén Moreira —y acérrima enemiga del ex titular de Segob—, en la reciente elección interna del PRI. Viggiano fungirá, ni más ni menos, que como la secretaria general del Revolucionario Institucional.

Es válido inferir, por lo tanto, que Kushner opera dentro de la 4T para proteger a Luis Videgaray Caso y a sus aliados. El mismo día en que Rosario Robles fue encarcelada, dos cercanos a Videgaray —José Antonio Meade Kuribreña, ex canciller, ex titular de Sedesol y de Hacienda con Peña Nieto, y José Antonio González Anaya, ex director de Pemex y ex secretario de Hacienda del anterior gobierno— visitaron al titular de Hacienda de la 4T, Arturo Herrera. López Obrador dijo al respecto que no está prohibido platicar.

De acuerdo con información publicada por medios nacionales e internacionales, Rosario Robles habría enterado de los malos manejos financieros —los de la «estafa maestra»— a su reemplazo en Sedesol, es decir, a José Antonio Meade. ¿Kushner «blindó» a Meade y a González Anaya, aliados de Videgaray?

2. El factor Donald Trump. El mismo día en que Rosario Robles ingresó a prisión, es decir, el 16 de agosto pasado, el presidente de Estados Unidos reiteró su felicitación al gobierno de López Obrador por contener la ola de migrantes indocumentados.

Trump y compañía están contentos, también, porque López Obrador invertirá, de entrada, 100 millones de dólares en Centroamérica, vía el programa Sembrando Vida, con la finalidad expresa de reducir la migración de personas que carecen de papeles migratorios en regla.

A López Obrador le conviene tener apaciguados al inquilino de la Casa Blanca y a los republicanos para que el Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá sea aprobado por el Capitolio el próximo mes de septiembre. También, para evitar que Trump aplique aranceles progresivos a las importaciones mexicanas.

Si AMLO le cumple a Trump, éste le seguirá ayudando a enfrentar y controlar a sus enemigos internos.

Al inicio del régimen lopezobradorista se habló del PRIMOR, o sea, de la supeditación del PRI a Morena, pues este partido le aprobó prácticamente todo en el Congreso y el Senado.

Hoy, pudiera hablarse del MÓRVID —que no mórbido, aunque suene parecido—, por la sinergia política de la alianza Videgaray-Morena.

El tiempo dirá…

Fuente de origen: Periodismo sin Compromisos

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.