Bajo un poco más de tensión, la Minga le mide el aceite a Duque

Si no hay ningún cambio de planes de última hora, el presidente Iván Duque llegará hoy a Caldono, Cauca, a continuar el diálogo entre el Gobierno y la Minga indígena, campesina y afro, que ya logró llegar a acuerdos económicos. Ahora, los manifestantes quieren medirle el aceite al mandatario planteando sus posturas políticas y de país y escuchando las respuestas de Duque.

Esto sucederá bajo la tensión adicional que generó ayer, menos de 12 horas antes del encuentro, la denuncia del fiscal General, Néstor Humberto Martínez, sobre un supuesto atentado contra el Presidente por parte de grupos que, según Martínez, estarían infiltrados en la Minga.

Esa información de última hora, por un lado, pone al Gobierno en máxima alerta respecto a la seguridad del mandatario; y a la Minga en expectativa porque, si Duque les cancela, lo considerarían como “un nuevo incumplimiento del Gobierno al Movimiento indígena y una manera de sabotear los diálogos”, como dijo anoche Yesid Conda, del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric).

La primera consecuencia de la revelación del Fiscal fue que, anoche mismo, el Gobierno le planteó a la Minga hacer la reunión en Caldono, pero en un espacio cerrado, pequeño, con voceros identificados, y no al aire libre como estaba pensado inicialmente.

El ministro de Defensa, Guillermo Botero, acotó que Duque irá, pero al lugar donde los cuerpos de seguridad decidan.

El posible cambio de planes fue mal recibido por la Minga porque va en contravía de su objetivo de que el diálogo debe ser con toda la comunidad, que está concentrada en ese punto y participó en el paro que tuvo bloqueada la vía Panamericana durante 27 días.

“Lo que le decimos al Presidente es que las condiciones están dadas, tanto por la Guardia Indígena como por la comunidad”, respondió el coordinador de derechos humanos del Cric, Jhoe Sauca.

Además, que la Fiscalía haya asegurado que el supuesto ataque sería de infiltrados en la Minga volvió a ser rechazado por las comunidades porque “sigue generando estigmatización frente al movimiento social y un riesgo para la comunidad y la Guardia que ayer fue amenazada por las Águilas Negras”, como agregó Sauca.

Hasta anoche, cuando terminamos de escribir esta historia, la Minga no se había pronunciado oficialmente sobre el anuncio del Ministro de Defensa.

Más allá de esa circunstancia de último momento, lo que los indígenas, campesinos y afros quieren con este encuentro es plantear un debate directo sobre todos los desacuerdos que tienen con el Gobierno en políticas públicas y visiones de país y dar a conocer sus problemáticas, y que Duque les responda cuál es su visión frente a todas ellas para “nosotros saber a qué atenernos y planear la estrategia de defensa legal, social y política”, le explicó el vocero político del Cric, Giovanni Yule, a La Silla.

Por ello, es posible que lo que suceda en esta reunión (o lo que no suceda, en caso de que se cancele por el supuesto riesgo) determine el rumbo inmediato que tomen las movilizaciones sociales, luego de tres días de tensa calma tras el acuerdo económico entre la Minga y el Gobierno.

La Minga quiere debate cara a cara

La agenda inicial planteada por las partes para hoy es la instalación del evento a las 8 de la mañana, con los himnos de la Guardia, los saludos respectivos y una introducción sobre la Minga que hará algún delegado.

Luego diferentes voceros de la Minga tocarán siete puntos:

  • El primero será sobre territorio y tierras, con un enfoque medio ambiental y señalando su oposición a grandes proyectos minero energéticos y en contra del proyecto para modificar la Ley 60 de 1994 sobre tierras, que en su concepto no soluciona el problema de la distribución y uso de la tierra y, al contrario, lo profundiza, así como la sustitución de cultivos.

  • El segundo tema es sobre “la vida y derechos humanos”, con un llamado de atención sobre la falta de protección a los líderes sociales. Cauca es el departamento con más líderes asesinados, entre 2016 y 2018, según la Defensoría del Pueblo.

  • El tercer punto tiene que ver con la paz: cumplir con los acordado en La Habana y retomar los diálogos con el ELN.

  • El cuarto punto es sobre derechos especiales y diferenciales para las comunidades étnicas. Las comunidades le pedirán al Presidente que cumpla los derechos creados para ellos en la Constitución.

  • El quinto será sobre los derechos de los campesinos, como sujetos de derechos.

  • El sexto con lo relacionado con los derechos sociales, económicos, culturales y ambientales que afectan directamente a estas comunidades.

  • Y finalmente hablarán sobre el Plan Nacional de Desarrollo. Aquí expondrán sus desacuerdos con algunas políticas, como las concesiones para explotación ambiental por parte del sector privado a largo plazo en varias zonas del país.

Finalmente, habrá una intervención de un vocero de la Organización Indígena Nacional, Onic, de los consejos comunitarios del norte de Cauca, Aconc, y al terminar se espera por fin el pronunciamiento del Presidente.

“Nosotros esperamos conocer más la visión del planteamiento de Duque frente a esos puntos, de acuerdo a eso sabremos cómo van hacer estos cuatro años de Gobierno y así nosotros podremos desarrollar nuestras propuestas”, le dijo a La Silla el vocero del Cric Yule.

Este encuentro es la segunda y quizá más importante parte de la Minga.

“Los acuerdos de plata no eran lo más importante, lo fundamental es este debate político para poder dejar sentadas ambas posturas, que el Presidente sepa lo que nosotros pensamos y nosotros saber qué piensa él”, afirmó Yule.

“Es claro que el Gobierno no va a solucionar todos los problemas y no esperamos que cambie el chip, pero es importante que Duque escuche a las comunidades que no están de acuerdo con sus políticas, que sepa que está gobernando una sociedad plural”, agregó por su lado el integrante de la Onic, Juvenal Arrieta.

Este diálogo es solo un paso más es la larga agenda de trabajo y movilización social que tienen planteadas las comunidades indígenas, afros y campesinas, pues el tercer y último objetivo de este paro de 27 días es “avanzar en la posibilidad de seguir construyendo con los diversos movimientos sociales alternativas para esta sociedad, una nación nueva”, concluyó el dirigente Yule.

En la reunión se espera que Duque conozca que los sectores sociales van a seguir protestando frente a todo lo que no están de acuerdo y que “somos la verdadera oposición”, según dijo el dirigente Arrieta, de la Onic.

A esto se suma que la Minga considera que los acuerdos económicos que explicamos acá son apenas un pequeño porcentaje de lo que en realidad exigen y que el fantasma del bloqueo de vías no ha desaparecido.

En las negociaciones, la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, les propuso a los líderes de la protesta que se comprometieran a no volver a bloquear las vías, petición que fue rechazada.

“Bloquear las vías es la única herramienta de lucha que tenemos cuando el Gobierno no escucha”, concluyó el campesino de Fensuagro que integra la Minga, Cristobal Guamanga.

Con este panorama, y dependiendo de cómo termine la reunión entre Duque y los voceros de la Minga, se pintará el horizonte de lo que serán las movilizaciones sociales en el país que siguen creciendo, como en Putumayo, y que se agruparán el 25 de este mes con el anunciado Paro Nacional.

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.