Estallido opositor ahonda animosidad política en Kenya

Fuerzas policiales intervinieron hoy para controlar protestas callejeras que estallaron en la villa miseria capitalina de Kibera tras conocerse el arresto esta mañana de un diputado opositor por asistir en la juramentación del líder opositor Raila Odinga.

 

Sirenas de ambulancias y carros celulares y movimiento de policías armados forman el paisaje del suburbio sin que haya precisiones sobre víctimas de los choques, que prosiguen al mediodía aunque con menor intensidad.

Temprano en la mañana un portavoz policial reportó el arresto del diputado Miguna Miguna, uno de los dos parlamentarios que participaron en la ceremonia de juramentación de Odinga como presidente paralelo al mandatario constitucional Uhuru Kenyatta el pasado día 30 en un parque público de esta capital.

Un parte oficial detalla que Miguna, quien se identificaba como general del Movimiento de Resistencia Nacional NRM, siglas en inglés), fue detenido por juramentación ilegal y ser miembro de una organización proscrita.

El NRM, declarado organización criminal por las autoridades a principios de esta semana, fue creado semanas atrás por la coalición opositora Superalianza Nacional (NASA, acrónimo inglés) como ente movilizador para el enfrentamiento al gobierno de Kenyatta, ganador de la reedición de los comicios generales en octubre pasado.

Odinga, que impugnó los resultados de la primera convocatoria en agosto, pero no consiguió que el Tribunal Supremo aceptara sus demandas de arrestar a la directiva de la Comisión Nacional Electoral y decretar la elaboración de una nueva legislación comicial, se abstuvo de asistir a esa consulta.

Las autoridades advirtieron con antelación que la juramentación de Odinga tiene carácter de sedición en el Código Penal keniano, un delito que puede ser sancionado hasta con la pena capital.

El agravamiento progresivo de la situación keniana movió a la Comisión de la Unión Africana a emitir un comunicado en el cual brinda sus buenos oficios para mediar entre las partes y aplacar las tensiones.

En la comunicación, el ente continental expresa su rechazo a ‘todas las acciones que socaven el orden constitucional y el imperio de la ley’, un enunciado que en gran medida desautoriza las acciones de la NASA y Odinga.

Los disturbios de hoy ahondan la brecha existente entre partidarios de la NASA y seguidores del mandatario y pueden preludiar un nuevo paso hacia choques más violentos como los ocurridos tras los comicios de 2017, en los que Odinga también resultó perdedor, en los que murieron mil 200 personas, en su mayoría opositores.

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.