Mundo: G20, diálogos y después…

Por Jorge Luis Ubertalli Ombrelli

El 30 de junio, al día siguiente de finalizado el encuentro de los 20 ‘poderosos’ del mundo, más conocido como G20, el presidente estadounidense Donald Trump se allegó hasta Corea del Sur- en Seúl fue repudiado por estudiantes universitarios, que luego de marchar se concentraron frente a la Embajada norteamericana-  para entrevistarse con el Gran Dirigente de la RPDC, Kim Jong Un en Phanmunjom, línea divisoria entre las dos Coreas. El diálogo, según se informó, que incluyó unos pasos de Trump al interior de la RPDC, fue fructífero. ‘Ambas partes discutieron los remedios para aliviar la tensión de la Península Coreana, acabar con las relaciones desagradables entre los dos países y lograr un cambio dramático en estos vínculos, explicaron los puntos preocupantes de sus partes para el respecto y los asuntos de interés mutuo y manifestaron el entendimiento total y la simpatía.

Acordaron tener en el futuro también las relaciones estrechas y reanudar y promover los diálogos productivos para abrir nueva brecha en la desnuclearización de la Península Coreana y en las relaciones RPDC-EE.UU.’  (kcna.kp, 1 de julio)

Enhorabuena..

‘Tras la reunión Trump señaló a periodistas que formará un equipo de trabajo liderado por su secretario de Estado, Mike Pompeo, para durante dos o tres semanas mantener negociaciones con Corea del Norte sobre la desnuclearización de la península.’(Prensa Latina, 30 de junio)

La magia del G20, al que asistieron alrededor de 30.000 personas, incluidos 37 jefes de Estado y delegados de la Unión Europea,  y que se llevó a cabo en Osaka, Japón, el 29 y 30 de junio, pareció haber eclipsado las confrontaciones entre los países convocantes.  Xi Xinping y Trump se reunieron al margen de la reunión, reanudaron negociaciones vinculadas a la ‘guerra comercial’ desatada por EE.UU.,  y Trump, según se informó, declaró que empresas norteamericanas podrían vender a Huawei sus productos, aunque deberán esperar a que el Tesoro de EE.UU. les  levante el veto de comerciar con China.

También se reunió Trump con el presidente ruso Putin, al margen de la reunión colectiva, y el vocero de la Cancillería rusa, Dimitri Peskov, sostuvo que ‘ El presidente estadounidense expresó de forma elocuente su disposición a reactivar el diálogo. Putin dijo hace mucho tiempo que buscaba normalizar nuestros lazos… Es la primera vez que el presidente de Estados Unidos es recíproco’. (Xinhua, 30 de junio). También se dijo que ambos presidentes discutieron el desarme,  la estabilidad estratégica, el conflicto sirio y otros asuntos regionales y acordaron promover las relaciones económicas y comerciales bilaterales en un contexto en el que Trump ordenó a su delegación trabajar para retirar las barreras comerciales.

Cabe destacar que el genuflexo presidente argentino Mauricio Macri, que también participó del cónclave, se reunió con el presidente de Japón, Shinzo Abe, y declaró que Argentina tenía 44 millones de habitantes y que sin embargo podría producir alimentos para 400 millones de personas. Sin embargo, en las calles y campos del país, miles de desocupados no logran salir de una pobreza en aumento y millones de empleados observan como sus salarios se deterioran día a día y el hambre se enseñorea en millones de familias.

Diálogos cruzados y gentiles hubo, y promesas de acercamientos, paz y prosperidad

En un documento final se transcribió el deseo de ‘ lograr un ambiente de inversión libre, justo, no discriminatorio, transparente, predecible y estable, y por mantener nuestros mercados abiertos». También 19 países se comprometieron a respetar los Acuerdos de París del 2015, en donde se hace referencia a la modificación climática como producto de emisiones de gases y otros. El único país que no adhirió a este ítem del Documento fue EE.UU., aduciendo Trump que debía proteger sus industrias locales y señalando que, sin embargo, y aunque no adhería a esta posición común, en su país se respetaba el medio ambiente…

Teniendo en cuenta este proceder de Trump, prisionero del ya citado en otro artículo ‘equipo B’ y del poderoso establishment yanqui, es lógico desconfiar de sus diálogos con sus ‘adversarios’, y también de los que llevan adelante sus aliados.

Aunque el anfitrión japonés Abe se reunió en privado con el presidente ruso Putin, y sus diálogos fueron ‘fructíferos’, ‘En el vídeo oficial de la Cumbre, las (islas) Kuriles del Sur están listadas como parte de Japón. El vídeo con el mapa también está publicado en el sitio web de la reunión del G20 y en el canal del primer ministro japonés en YouTube y Facebook. También se transmitió en todas las plataformas de la cumbre en Osaka’.(Sputnik, 1 de julio). La jugada japonesa no cayó bien en Rusia, que sostiene que las Kuriles les pertenecen desde el fin de la Segunda Guerra,  y en ese marco el presidente del Comité de Asuntos Internacionales del Consejo de la Federación de Rusia, Konstantín Kosachov, declaró que ‘Desde el punto de vista de los organizadores, considero extremadamente incorrecto llevar las disputas internas entre la Federación de Rusia y Japón a un evento internacional como el G20’. (Sputnik, 1 de julio)

Eso no fue todo en relación con los mapas. Según la página rusa, Japón se atribuyó también las islas Senkaku, disputadas por China. Y recibió además, de Corea del Sur, una demanda ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), por cuanto Japón decidió reducir sus exportaciones hacia Seúl de materiales para dispositivos electrónicos.

Según se informó ‘El titular de Comercio, Industria y Energía surcoreano, Sung Yun-mo, afirmó que la decisión ( de Japón) tuvo lugar, aparentemente, en respuesta a la sentencia del Tribunal Supremo de su país para que empresas japonesas indemnicen a víctimas de trabajo forzado en época de la Segunda Guerra Mundial’. (Prensa Latina, 1 de julio). Sin embargo, un funcionario del gabinete japonés, Yasutoshi Nishimura, declaró que la prohibición de exportar materiales para esos fines se hizo por ‘razones de seguridad’. El mismo argumento de EE.UU. para prohibir el funcionamiento de Huawei dentro de la geografía estadounidense…

En ese marco contradictorio de acercamientos-conflictos, tan caros a EE.UU. y sus aliados, y referidos a  la relación de la potencia del Norte de América y afines para con la RPDC, cabe destacar que unos días antes de la reunión de Trump con Kim Jong Un en la frontera intercoreana, la Agencia Coreana de Noticias(KCNA) alertó que ‘hace poco, el gobierno japonés permitió el emplazamiento adicional del avión RC-135S en una base militar norteamericana en su país y ahora habla de la necesidad de tener el satélite de alarma previa independiente, bajo el pretexto de intensificar la vigilancia sobre la «amenaza de misil del Norte de Corea» (kcna.kp, 28 de junio). En esa nota se denunció el intento de Japón de ‘extender al espacio aéreo y cibernético el teatro de operaciones militares de las «Fuerzas de Autodefensa», describiendo a la RPDC como «amenaza grave e inminente». Para este fin, Japón importa muchos armamentos de fabricación extranjera invirtiendo enormes gastos militares de 5 billones 257 mil 400 millones de yenes (moneda japonesa), suma más grande en la historia nacional. Y da acicate al desarrollo de armas sofisticadas y a la fundación de nueva tropa a fin de disponer de la «capacidad de defensa integral y multilateral» ‘.

Ese mismo día, la agencia norcoreana denunció que » EE.UU. y las autoridades surcoreanas dan acicate a los preparativos de los ejercicios conjuntos militares «Tongmaeng (Alianza) 19-2» (kcna.kp, 28 de junio). Y acotó que, contradiciendo la Declaración Conjunta RPDC-EE.UU. de Singapur, las declaraciones Norte-Sur y el Acuerdo del Dominio Militar Norte-Sur para la paz permanente y duradera de la Península Coreana, ‘EE.UU. y las autoridades surcoreanas tratan de llevar a la práctica los simulacros contra la RPDC, calificándolos de «ejercicios de verificación para el traspaso del mando de operaciones en el tiempo de guerra» y de «ejercicio de baja intensidad».

Asimismo se transcribió: ‘Francamente dicho, (el Tongmaen) es el entrenamiento de guerra para ejercitar el golpe preventivo y la capacidad de ataque y desencadenar en cualquier momento la guerra de agresión a la RPDC’.

El G 20 sirvió de trampolín para acercar a Trump, previa carta enviada a Kim Jong Un, con el dirigente coreano, en su visita a Corea del Sur y en el marco de la supuesta ‘mediación’ del presidente surcoreano Moon Jae In. Parecería ser que Trump, con la participación de Rusia y China, pretende hacer las paces con la RPDC de una buena vez. Pero… desde las sombras emerge la duda, habida cuenta de lo que realmente sucede.

Un cable anunció hoy:Cuatro civiles perdieron la vida y más de una veintena resultó herida tras una agresión israelí con misiles contra el territorio sirio, divulgaron hoy fuentes oficiales. Entre las cuatro víctimas hay un bebé de pocos meses de edad, mientras 21 civiles resultaron heridos, en su mayoría son niños, confirmaron fuentes médicas del hospital de la ciudad de Sehnaya, ubicada a 10 kilómetros al sur de la capital Damasco’ (Prensa Latina, 1 de julio).

Los ‘amigos’ presidenciales del ‘equipo B’ se encargan de desmentir los acercamientos de Trump a los diálogos y a la paz. Trump declaró, luego de la reunión con Kim Jong Un, que Pompeo iba a llevar adelante las negociaciones para la ‘desnuclearización’ de la península…

Mala fariña.

Facebook Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.