Talibanes toman control de sexta capital afgana, Aibak

Los rebeldes «tienen el control total», declaró a la AFP Sefatullah Samangani, de la provincia de Samangan, poco después de que un portavoz talibán tuiteara que todas las instalaciones gubernamentales y policiales habían sido «despejadas».

Los talibanes tomaron este lunes el control de la ciudad de Aibak, capital de la provincia de Samangan, que se rindió ante los insurgentes sin ofrecer resistencia, convirtiéndose así en la sexta capital regional de Afganistán capturada por los insurgentes en menos de una semana.

Los rebeldes «tienen el control total», declaró a la AFP Sefatullah Samangani, de la provincia de Samangan, poco después de que un portavoz talibán tuiteara que todas las instalaciones gubernamentales y policiales habían sido «despejadas».

«Sí, la ciudad de Aibak cayó ante los talibanes sin que dispararan un solo tiro«, aseguró la representante por Samangan en la Cámara Baja del Parlamento Mahbuba Rahmat.

«Todos los miembros de las fuerzas de seguridad y los funcionarios administrativos provinciales evacuaron la ciudad«, por ahora la capital está bajo el control de los talibanes, afirmó.

De acuerdo con la parlamentaria, tras meses resistiendo los ataques de los talibanes en todos los distritos de la provincia y el asedio a la capital, las fuerzas progubernamentales se retiraron sin oponer resistencia.

«Esto ha sido algo así como un traspaso de la capital provincial a los talibanes», dijo refiriéndose a la no resistencia de las fuerzas de seguridad y los funcionarios.

Antes de la llegada de los talibanes, las autoridades locales liberaron a todos los prisioneros de la prisión provincial de Samangan, con la esperanza de que algunos de ellos tomaran las armas para ayudar a las fuerzas de seguridad en la lucha contra los talibanes.

De acuerdo con el portavoz principal de los talibanes, Zabihullah Mujahid, todas las oficinas gubernamentales, incluida la casa del gobernador, el cuartel general de la policía, quedaron bajo el control de los insurgentes.

Samangan ha sido de gran importancia estratégica ya que la carretera que conecta con la provincia norteña de Balkh atraviesa esta región.

Los talibanes publicaron en las redes sociales videos que muestran a los combatientes entrando a la ciudad desierta, con tiendas y negocios cerrados, y nadie que les hiciera frente.

Debido a los enfrentamientos en varias provincias del norte, cientos de familias desplazadas han viajado hasta Kabul, en donde se han instalado a vivir en parques y calles.

«Hacemos un llamamiento a la ONU y otras organizaciones internacionales para que trabajen en brindar asistencia al gran número de personas que busca refugio en Kabul debido a la brutalidad, los asesinatos, el saqueo, y la violación por parte de los talibanes», dijo hoy en Twitter el primer vicepresidente afgano, Amrullah Saleh.

«Hay escenas dolorosas en las calles de Kabul», agregó.

La rendición de Samangan se produjo un día después de que los talibanes capturaran las capitales provinciales de las septentrionales Sar-e-Pol, Kunduz, y Takhar, tras intensos combates con las fuerzas afganas.

Además los talibanes habían tomado el sábado la capital de la provincia noroccidental de Jawzjan, fronteriza con Turkmenistán, después de que un día antes tomaran la capital de la suroccidental Nimroz, que limita con Irán.

Unicef denuncia la muerte de 27 niños por el avance talibán

Al menos 27 niños murieron y otros 136 resultaron heridos en las últimas 72 horas en varias provincias de Afganistán, ante el aumento de los combates por el avance de los talibanes, denunció este lunes el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) .

«En las últimas 72 horas, 20 niños han muerto y 130 han resultado heridos en la provincia de Kandahar (sur); dos niños murieron y tres resultaron heridos en la provincia de Khost (este); y en la provincia de Paktia (sureste), cinco niños murieron y tres resultaron heridos», señaló la organización en un comunicado.

Estas «atrocidades», agrega el escrito, «son la evidencia de la naturaleza brutal y la escalada de la violencia en Afganistán, que se alimenta de niños que ya son vulnerables» en un país golpeado por décadas de conflicto.

«Cada una de estas muertes y cada caso de sufrimiento físico es una tragedia personal. Estos niños son hijas e hijos, hermanos y hermanas, primos y amigos muy queridos y anhelados», lamenta Unicef, que además advierte de que el derecho a la protección de los niños afganos «ha sido ignorado por las partes en conflicto».

La organización advirtió asimismo de un aumento de niños que son reclutados por grupos armados.

«Muchos niños y niñas están profundamente traumatizados al presenciar las atrocidades cometidas contra sus familias y otras personas en sus comunidades», añade Unicef.

«Los niños no deberían pagar por este empeoramiento del conflicto con su infancia», según esta entidad de la ONU, que aboga por «un cese completo de las hostilidades» para proteger a los niños y niñas de Afganistán.

Mientras dure el conflicto armado entre las fuerzas afganas y los talibanes, «el derecho de los niños a prosperar se verá comprometido; su futuro está en peligro y sus contribuciones a las perspectivas de su nación disminuyen», afirmó la organización.

Por este motivo, Unicef hace un llamamiento a todas las partes que participan en el proceso de mediación para alcanzar la paz en el país, «para que respeten sus obligaciones internacionales con los niños».

Fuente de origen: Al Mayadeen
Facebook Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.