Salgado: «Es una guerra asimétrica y lo único que le queda a Palestina es dar golpes estratégicos»

A 73 años de La Nakba («La Catástrofe»), la expulsión del pueblo palestino de sus hogares mediante el uso de la fuerza para la conformación del Estado de Israel. «Es importante contextualizar que el inicio de las agresiones de estos últimos 10 días se dio en el sagrado mes de Ramadán para los musulmanes» indicó el analista internacional Sebastián Salgado entrevistado por Rachel Hollway en Radio Stellium.

Mientras los musulmanes del mundo se reunían en las respectivas mezquitas, en Jerusalén los israelíes reprimieron a palestinos en la Mezquita de Al-Aqsa. «Esas congregaciones religiosas preocuparon a Benjamín Netanyahu y tuvo la mala idea de salir a reprimirlas, entonces lo que puede generar una represión policial con gases y balas de goma en una Mezquita durante el Ramadán, no solo para los palestinos sino para todos los musulmanes del mundo. Imaginémonos si pasara en una sinagoga judía y entrara la policía musulmana a los tiros» explicó Salgado. A eso se le sumó un desalojo de familias palestinas en Al Quds por parte de la justicia israelí.

Represión en la Mezquita de Al Aqsa

No se puede escindir el conflicto Palestina-Israel de lo que sucede en toda la región, y esto «es la consecuencia de la política que dejó el Trumpismo: Donald Trump dejó incendiado el oriente medio con una serie de acciones que cortó el vínculo con otros países, y con otros como las monarquías del Golfo Árabe, intentó tender nuevas redes» afirmó.

Estados Unidos mantuvo los ejércitos en Irak, apoyó los conflictos en Siria y el Líbano e impuso sanciones económicas a otros países, o directamente estuvo detrás actos terroristas, tal es el caso del asesinato al general iraní Qasem Soleimani. Al mismo tiempo, Israel está abiertamente tras los atentados terroristas contra científicos iraníes, y el sabotaje contra la base nuclear de Natanz, donde «intentaron incendiarla para ver si explotaba».

«En ese contexto, los países de oriente medio que sufrieron el trumpismo, intentando generar estallidos sociales, y la desestabilización de muchos gobiernos, evidentemente estaban dispuestos a aumentar el nivel de cooperación con la Resistencia Palestina. HAMAS que está muy lejos del enfoque de los medios que lo apuntan como terrorista, es un movimiento político de una base popular muy extensa, y tiene un brazo armado, ya que Israel nunca le permitió a Palestina desarrollar un ejército y lo que tienen es un adiestramiento militar pero no las estrategias de una guerra de confrontación abierta. Tienen armamento en desigualdad de condiciones, por lo que se da una guerra asimétrica y lo único que le queda a Palestina es dar golpes estratégicos«.

Por otro lado, el analista abordó los lazos del gobierno sionista de Israel con empresarios, dueños de medios y lobbistas en América Latina, a partir de Argentina, involucrados con la venta de armas y el tráfico de influencias. «Esta gente tiene un poder que da la sensación que aún no existe un movimiento político capaz de plantarse de frente» señaló.

Escuchá la nota completa:

Facebook Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.