Moscú advierte a Washington que mantenga sus barcos lejos de Crimea «por su propio bien»

La llegada de dos buques de guerra estadounidenses al mar Negro, anunciada para esta semana, vuelve a poner en alerta la región después de que Rusia y Ucrania se hayan acusado de aumentar la tensión bélica en torno a la región del Donbás. Serguéi Riabkov, viceministro de Exteriores ruso, advirtió este martes a Washington de que sus barcos se mantengan lejos de la península de Crimea «por su propio bien».

Citado por las agencias rusas, el diplomático dijo que la presencia de las naves americanas suponen un riesgo muy alto. «Los barcos americanos no tienen nada que hacer cerca de nuestras costas, es simplemente una acción provocativa y están probando nuestra fuerza, jugando con nuestros nervios. Pero no lo conseguirán«, aseguró. «Advertimos a Estados Unidos que será mejor para ellos permanecer alejados de Crimea y de nuestras costas del mar negro. Eso es por su propio bien».

Según Riabkov, el apoyo militar de Estados Unidos al Gobierno de Kíev es «una seria amenaza» para la seguridad de Rusia. Y afirmó que su país hará todo lo posible para asegurar su seguridad. Washington y la OTAN están convirtiendo a Ucrania «en un barril de pólvora» con sus suministros de armas, criticó.

Estas palabras se producen después de semanas donde la tensión en el este de Ucrania no ha hecho más que aumentar. El Gobierno de Kíev y sus socios occidentales acusan a Rusia de se los «provocadores» al desplegar miles de tropas cerca de la frontera ucraniana del Donbás, que desde el 2014 controlan los rebeldes prorrusos.

El Kremlin, por su parte, acusa al ejército ucraniano de rearmarse junto a la línea de contacto, que separa la zona controlada por los independentistas con el resto del país.

Aunque ambos países han asegurado que no piensan atacar, los rifirrafes en la línea de contacto entre los militares ucranianos y los rebeldes prorrusos de Donetsk y Luhansk van en aumento. El lunes, el ejército ucraniano anunció la muerte de otros dos de sus hombres, un el sábado y otro el mismo lunes. En lo que va de año, ha tenido al menos 25 bajas, una cifra muy alta si se compara con los 50 muertos en todo el año 2020.

La guerra del este de Ucrania estalló en 2014 al poco de la anexión de Crimea, que Kíev y sus socios consideran ilegal. Los acuerdos de Minsk, en los que actuaron como padrinos Francia y Alemania, lograron congelar el conflicto, pero no solucionarlo. Las infinitas treguas pactadas desde entonces han sido incumplidos repetidamente por ambas partes. Según la ONU, el único conflicto abierto en Europa ha dejado más de 13.000 muertos.

Las críticas de Riabkov complementan las del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, quien el lunes dijo no comprender cuál es el objetivo de los barcos americanos en el mar Negro, tan lejos de su propio territorio.

«La actividad militar de EE.UU., incluido el paso de sus barcos al mar Negro, ocurre con regularidad. Pero ahora se está haciendo de manera especialmente agresiva, acompañada de una retórica agresiva, con preguntas sobre lo que está haciendo la Federación Rusa en la frontera con Ucrania», señaló el jefe de la diplomacia rusa durante una visita a Egipto. «La respuesta es muy simple», prosiguió. «Vivimos allí, este es nuestro país. Pero qué está haciendo Estados Unidos buques militares, que constantemente organizan algún tipo de acontecimento usando a la OTAN en Ucrania, a miles de kilómetros de su propio territorio, esta pregunta sigue sin respuesta por ahora».

Fuente de origen: La Vanguardia
Facebook Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.