Informe: Pyongyang lanzaría un misil balístico para saludar a Biden

Imágenes satelitales revelan que Corea del Norte estaría a punto de ensayar potente misil balístico desde un submarino, a pocas horas de la investidura de Biden.

Según un informe del diario estadounidense The Washington Post, publicado el lunes en base a unas recientes fotografías tomadas por satélite, Corea del Norte estaría preparándose para realizar el lanzamiento de prueba de un misil balístico desde un submarino (SLBM, por sus siglas en inglés).

El medio estadounidense sostiene que el ensayo podría producirse con la meta de presionar al nuevo presidente de EE.UU., Joe Biden, que este miércoles toma posesión del cargo, para que vaya pensando en dejar atrás la política hostil de Washington hacia Pyongyang, legado por su predecesor, Donald Trump.

El 31 de diciembre, un satélite comercial de Maxar Technologies captó imágenes que revelaban actividad en una base naval en la ciudad portuaria norcoreana de Nampo, en la costa oeste del país asiático.

A partir de estas instantáneas, The Washington Post, que citó un estudio efectuado por dos investigadores estadounidenses, sostiene que todo apunta a que Pyongyang estaría planeando su particular forma de dar la bienvenida al mandatario entrante de Estados Unidos.

Astillero de la Armada de Corea del Norte en Nampo que muestra la ubicación anterior y actual de la barcaza de lanzamiento de misiles. (Imagen de satélite Maxar Technologies)

“Corea del Norte trasladó una barcaza usada para realizar lanzamientos de misiles balísticos a una instalación para reacondicionar barcos, lo que indica que Corea del Norte está modificando la barcaza para utilizarla con un nuevo SLBM”, indicaron en su análisis Jeffrey Lewis y David Schmerler, del Centro James Martin para los Estudios sobre la No Proliferación en Monterey, California.

El documento hace mención especial a la reciente exhibición de un misil balístico, con capacidad de lanzamiento desde un submarino, durante una marcha militar celebrada en la clausura del 8.º Congreso del Partido de los Trabajadores, al que asistió el líder norcoreano, Kim Jong-un, quien llegó a calificar el potente armamento como “el arma más poderosa del mundo”.

El acto tuvo lugar a pocos días del fin del mandato de Trump, quien durante su Administración mantuvo varios encuentros con Kim, en un intento por lograr, en vano, un acuerdo sobre la desnuclearización de la península coreana.

Fuente de origen: HispanTV 

 

Facebook Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.