Luis Arce: «En tres meses destruyeron la economía boliviana»

El candidato a presidente del MAS promete que reconstruirá la economía, en franco retroceso desde el golpe. «Han disminuido los depósitos, se ha dolarizado otra vez la economía, se ha caído la actividad económica» señala el exministro.

 

Luis Arce Catacora, a quienes algunos conocen como Arce y otros como Catacora, es el hombre detrás del exitoso modelo económico de los últimos 14 años en Bolivia. Y que fue interrumpido abruptamente en octubre pasado, con el golpe de Estado contra el gobierno de Evo Morales.

Economista, con dos hijos ingenieros y una hija que está por empezar también la carrera de Ingeniería, Arce no se deja amilanar por las adversidades. Tras el golpe, el 12 de noviembre viajó a México junto a Morales y el vicepresidente depuesto Álvaro García Linera y, cuando el 28 de enero regresó a La Paz, su lugar de residencia, lo esperaban con una citación judicial.

El candidato a presidente por el Movimiento al Socialismo (MAS) aún espera que el Tribunal Supremo Electoral habilite su postulación a las elecciones del 3 de mayo. Está convencido de que es un tema político. “Quieren meter miedo a la gente de que no nos vamos a postular”, afirma en entrevista con PáginaI12 en una casa de San Telmo, luego de mantener una reunión con el jefe de campaña, Evo Morales.

Arce lidera el último sondeo difundido esta semana con un 31,6 por ciento de intención de votos, seguido por el exmandatario de derecha Carlos Mesa, con un 17 por ciento y la presidenta de facto Jeanine Añez, 16,5 por ciento.

Lo primero que tenemos que hacer es reconstruir la economía boliviana, la han destruido en tres meses”, dice el aspirante a la presidencia de Bolivia, a quien le preocupa lo que pueda suceder desde ahora hasta las elecciones. “¿Quién nombró al presidente del tribunal electoral, Salvador Romero?. El gobierno de facto. Y este gobierno de facto se postula. ¿Dónde está la transparencia?, se pregunta. Esa profunda inquietud se la transmitió al presidente argentino Alberto Fernández en el encuentro que mantuvieron antes de que Arce volviera a su país.

–Hace falta que todavía el Tribunal Supremo Electoral habilite su candidatura.¿Es una cuestión administrativa o hay algo más de fondo?

— Mire, para mí es un tema eminentemente político lo que está ocurriendo con este Tribunal Supremo Electoral. Nos quiere observar absolutamente todo. La primera vez que me hicieron observaciones fue la semana pasada, cuando me dijeron que debía cambiar mi declaración jurada de residencia y en qué consistía el error. Tenía que poner que resido en Bolivia por al menos cinco años. Todo es un show. Quieren meter miedo a la gente de que no nos vamos a postular, de que no tenemos los requisitos para postularnos. Y ahora vienen con otro tema. En 2018 fui miembro del directorio de YPFB Transporte y de YPFB Andina, dos empresas subsidiarias de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos. Dijeron que no había renunciado, pero no me habían pedido ese requisito.  Cuando asumí en enero de 2019 otra vez el Ministerio de Economía por supuesto que renuncié a los dos cargos, porque es éticamente incorrecto. (N.de la Redacción: Arce fue ministro de Economía entre 2006 y 2017, cuando dejó el cargo para someterse a un tratamiento médico y lo recuperó en enero de 2019).

-Aún está en suspenso la candidatura de Evo Morales para el Senado.

—Sí. No conozco los detalles porque no sé qué le estarán observando al compañero Evo. Pero me imagino que son cosas absolutamente fuera de lugar. Es básicamente poner piedras en el camino porque es una decisión política. Hay una presión política para que no nos habiliten, para que el MAS no tenga su candidatura. Vamos primeros en las encuestas.

— ¿Qué les promete a los bolivianos?

– – Lo primero que tenemos que hacer es reconstruir la economía boliviana, la han destruido en tres meses. Lo que está pasando en mi país es atroz: han disminuido los depósitos, se ha dolarizado otra vez la economía, se ha caído la actividad económica, los microempresarios han bajado al 50 por ciento sus ventas. Tenemos que continuar nuestros procesos industrializadores, vamos a retomar lo que nunca debíamos haber dejado de hacer. Tenemos que volver a ser la economía de mayor crecimiento económico en la región. Y continuar profundizando modelos de distribuición del ingreso de nuestro modelo económico.

— Evo Morales dijo que el golpe fue en parte por el litio. ¿Coincide?

–Totalmente. Ese proyecto tuvo que pararse y ahora este gobierno transitorio está negociando un contrato estructural para la economía boliviana que tiene que ver con el litio, pero no solamente eso. Habíamos avanzado en una negociación con una empresa alemana para que se instale en Bolivia y produzca baterías de litio. Este gobierno deshizo el contrato. Además el gobierno transitorio está negociando un contrato de volúmenes y precios de exportación de gas a Brasil. No es una cosa menor, ya que va a tener su impacto en los siguientes años. ¿Cómo puede ser posible eso de parte de un gobierno transitorio?. Lo único que tenía que hacer este gobierno era llamar a elecciones y tenía que haberlo hecho en 120 días.

–¿Qué teme de esta negociación con Brasil?

–Que no se vele por los intereses de los bolivianos. El señor Montes, que estaba a cargo de la empresa estatal de comunicación, se escapó a Miami porque se incrementó los sueldos e hizo pagar indemnizaciones y se fue. (N.de la R: Elio Montes, nombrado por el gobierno de facto,fue denunciado por malversación de fondos).  Hemos vuelto al pasado oscuro, cuando unas pocas familias eran las únicas que manejaban los designios de las empresas del Estado.

–¿Cree que hay garantías hay en Bolivia para que se realicen los comicios del 3 de mayo?.

— El gobierno de facto nombró al presidente del tribunal electoral. Y este gobierno de facto se postula. ¿Dónde está la transparencia?. No es solamente por eso que pedimos la ayuda de la opinión internacional. Nos han dicho que el anterior tribunal tenía un sistema que fue vulnerado. ¿Quien nos garantiza que el actual sistema no tenga todo lo que ellos han denunciado?. Y le digo más todavía: este Tribunal Supremo Electoral ha eliminado el conteo rápido, ha dicho que solamente va a anunciar los resultados luego de diez días de ocurridos los comicios. Quién garantiza que no ocurra nada ahí adentro.

— Imagino que habrá observadores internacionales.

— Estamos pidiendo que venga la mayor cantidad de observadores pero también es importante que durante todo el proceso electoral vean lo que nos están haciendo con estas impugnaciones, superficiales y arbitrarias, que no se las hacen a ninguna otra candidatura. Queremos que ellos puedan certificar ante la prensa internacional y los veedores el sistema es invulnerable. Tenemos claras muestras que el proceso no está nada transparente para todos los bolivianos.

–¿Volverá a participar la OEA?

— Quisiéramos otras instituciones especializadas en el tema electoral como la Fundación Carter, que vengan a garantizar todo lo que le vengo diciendo: que el sistema funcione, que sea imparcial, que alguien nos pueda dar la seguridad de que están haciendo lo mismo con todos los candidatos, si es que lo están haciendo, y que nos garantice unos comicios transparentes.

–Cuando usted regresó a Bolivia la Fiscalía lo notificó de una causa en su contra en la justicia relacionada al Fondo Indígena. ¿De qué lo acusan?

— LLegué a Bolivia, pasé la manga y antes de ir a migraciones ya había un policía esperándome con una notificación. Es amedrentamiento, es persecución política. Me citaron al día siguiente en la Fiscalía y yo fui. No tengo nada que ocultar, no soy ningún corrupto. Yo no he hecho absolutamente nada malo. Ahí felizmente estuvo gente de Naciones Unidas que se dio cuenta de la irregularidad en la notificación y la irregularidad del proceso. Hasta ahora no hemos podido ver de qué se me acusa.

— La última encuesta que se conoció esta semana señala que usted lidera la intención de voto, pero que no evitaría un ballottage.

— Nosotros creemos que lo podemos hacer mejor. El nivel de votación que queremos va más allá de lo que nos ha mostrado esa encuesta. Vamos a seguir trabajando humildemente para lograrlo. Hay una mayor inclinación hacia nosotros por parte de la población por todo lo que está sucediendo en Bolivia: se han cuoteado las empresas públicas, están poniendo en riesgo todas las políticas sociales, no están pagando nuestros bonos rentas que habíamos establecido como política social; los sueldos y salarios del sector público se pagan cada 10 o cada 15 de cada mes cuando pagábamos cada fin de mes. Eso la gente no lo soporta. Se ha acostumbrado a que haya un manejo adecuado de la economía con gente seria y responsable que sepa lo que está haciendo. Por lo tanto eso se va a traducir en mayor voto para nosotros. Y le digo más: existe un voto oculto. Usted camine las calles de Santa Cruz, de Cochabamba, de La Paz y la gente está temerosa. Si dice que va a votar por el MAS, lo culpan de sedicioso, lo persiguen, lo agreden. Eso pasa. Entonces la gente tiene miedo y si le preguntan no le va a decir que  vota al MAS. Hay un voto oculto como ocurrió en el año 2005 con el entonces candidato a la presidencia Evo Morales. Cuando la gente tenía miedo y sacamos el 54 por ciento; las encuestas nos nos daban ni el 30 por ciento.

Fuente: Entrevista Página/12

Facebook Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.