Agenda Zero: durmiendo con el enemigo

Argentina bajo una ocupación autorizada. El Gobierno de Mauricio Macri dio luz verde a la instalación de bases militares estadounidenses en suelo argentino.

Se trata de la primera vez que un gobierno democráticamente electo abre las puertas a la militarización foránea y sin pasar la iniciativa por el Congreso Nacional.

Aunque el Gobierno de Macri minimiza el plan, generales del Comando Sur de Estados Unidos ya pisaron suelo argentino. Bajo una apariencia de “técnicos estadounidenses”, ingenieros del país del norte comenzaron la construcción de una base en la provincia de Neuquén cuyo presupuesto estimado llega a los dos millones de dólares, incluye un edificio de 600 metros cuadrados, está muy cerca del aeropuerto provincial y del yacimiento de Vaca Muerta (fuente de hidrocarburos no convencionales, conocidos como shale oil/shale gas)

La historia demuestra que detrás de toda acción militar, Estados Unidos persigue apoderarse de los recursos para lograr sus objetivos.

Estas bases se ubicarán en áreas estratégicas de América Latina por sus riquezas naturales:

1. Neuquén, en la Patagonia, donde está una de las reservas de Gas más importantes a nivel mundial.

2. Triple frontera con Paraguay y Brasil. El lugar elegido es la provincia de Misiones, donde se encuentra el Acuífero Guaraní gran (reserva subterránea de agua dulce en la zona)

El rechazo popular ya se hace sentir a través de protestas y presentaciones ante legislaturas locales para prohibir el funcionamiento de dichas bases.

El plan en cuestión no es un objetivo aislado, sino parte de un reordenamiento en la región. En el nuevo escenario político de América Latina, con gobiernos de derecha que retoman las relaciones carnales con la mayor potencia militar, son varias las instalaciones militares que Estados Unidos pone en marcha.

Brasil, bajo el exgobierno de Michel Temer, estrenó en 2017 la operación “América Unida” en pleno corazón del Amazonas, en la zona fronteriza de Tabatinga donde militares locales, de Perú, Colombia y EE.UU. trabajaron para, según publicó la página oficial del Ejército brasileño, realizar operaciones de control de migración ilegal, operaciones de paz, acciones contra el narcotráfico, cuidados ambientales y, como siempre argumentan, asistencia humanitaria.

Fuente: Hispan Tv

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.