Kissinger - Xi Jinping - Fuente foto web - Data Urgente

Kissinger optimista de una solución de la guerra comercial de EU y China

Durante el Foro de la Nueva Economía, en Singapur –organizado por Bloomberg, vinculado a los intereses de Salomon Brothers/Citigroup y Merrill Lynch, cuyo controlador, el israelí-estadunidense Michael Rubens Bloomberg, es un vulgar saltimbanqui de la política: primero demócrata, luego alcalde por Nueva York como republicano, y hoy de nueva cuenta demócrata contra Trump y pro-Hillary–, el nonagenario Kissinger (95 años de edad), arquitecto del acercamiento de EU con China en 1971 (https://amzn.to/2OvSl9Y), comentó que se encontraba bastante optimista de que EU y China pudieran evitar un conflicto mayor que devastaría el presente orden (sic) mundialsi el orden (sic) mundial se define por un conflicto continuo entre EU y China, tarde o temprano corre el riesgo de salirse de control(https://bloom.bg/2yWWhvt).

 

Por Alfredo Jalife Rahme

 

¿Dónde dejó Kissinger a Rusia?

Kissinger aduce que los negociadores comerciales de EU y China deben evitar empantanarse en detalles y ante todo explicarse uno al otro qué objetivos buscan conseguir, y qué concesiones pueden y no pueden hacer.

El consejo de Kissinger es que los estadunidenses necesitan aprender que no cada crisis es causada por mala voluntad, mientras China debe evolucionar más allá del modelo de ser la principal superpotencia en Asia.

Pareciera que el pérfido Kissinger desea cambiar en forma cándida la naturaleza humana.

El vicepresidente chino Wang Qishan, muy cercano al mandarín Xi Jinping y uno de los teóricos de la exitosa economía socialista de mercado, comentó que Pekín estaba dispuesta a discutir una solución comercial con EU, pero advirtió que su país no aceptará de nuevo ser intimidado y oprimido por las potencias foráneas (http://bit.ly/2yX3VWA).

Qishan recordó que todavía el comercio era el ancla y el propulsor de las relaciones de China y EU y advirtió sobre los peligros del unilateralismo y el populismo de derecha.Prometió que China permanecería tranquila y sobria y reafirmó su deseo de “trabajar para una solución comercial aceptable para ambas partes (https://bloom.bg/2yTByZs)”.

De su iniciativa –lo cual es muy significativo– Trump conversó con el mandarín Xi Jinping quien será su invitado a una cena, al margen de la Cumbre del G-20 en Buenos Aires.

El mandarín Xi fustigó la ley de la selva durante la apertura de la Exposición Internacional de Importación y Exportación en Shanghái, con la presencia de 172 países (https://wapo.st/2yVeDNj), mientras Trump ha llegado hasta a militarizar su disputa comercial con China alebrestando bélicamente a la isla renegada de Taiwán, lo cual representa una línea roja para Pekín.

No es fácil trasplantar las cadenas de suministro fuera de China, lo cual sería muy costoso y con mucha pérdida de tiempo, además de que no es sencillo encontrar proveedores sucedáneos.

En China no se hacen ilusiones y se preparan a una nueva guerra fría con Trump, independientemente del resultado de las elecciones intermedias de EU.

Hay tres placas tectónicas sacudidas: 1. Trump y su nacionalismo económico, con fuertes reducciones tributarias a la plutocracia de Wall Street, sus guerras comerciales en varios frentes y amagos militaristas en la frontera con México e Irán; 2. El zar Vlady Putin con su nueva panoplia nuclear supersónica que le provee una ventaja militar global; y 3. El mandarín Xi con su triple Ruta de la Seda continental/marítima/Ártico y su despegue tecnológico con su Made In China 2025.

El nonagenario henry Kissinger no se ha adaptado a la realidad del desorden mundial que expone Richard Haass (https://amzn.to/2yY91lo), mandamás del influyente Council on Foreign Relations, y que abordo en mi libro El Desorden Global en la Era Post-EU (http://bit.ly/2Owrtqx) que será presentado en la FIL de Guadalajara el 25 de noviembre.

Kissinger se equivoca. Ya no hay orden mundial, sino que los tres principales actores del planeta han expuesto sus cartas y ahora viene el momento del reajuste/requilibrio de sus placas tectónicas para negociar el nuevo orden tripolar del siglo XXI.


Fuente de origen:  Alfredo Jalife Rahme – Diario La Jornada en Línea


Créditos de Data Urgente

Producción de la noticia: Sebastián Salgado

Edición general, planificación y gestión digital: Hernán Giner

Dirección del proyecto: Sebastián Salgado


 

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.