Smartphones: no estamos listos para lo que viene después

En un futuro próximo, las gafas de realidad aumentada podrían reemplazar a “los teléfonos inteligentes, televisores, portátiles y tabletas”, según declara el director de la compañía Magic Leap, Rony Abovitz. Por muy ambiciosa que sea dicha afirmación, Abovitz no es el único empresario informático en predecir la desaparición de dichos dispositivos.

Así, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, afirmó en 2017 que todos los aparatos que tienen pantalla podrían ser sustituidos por los de realidad aumentada —tecnología que permite combinar elementos virtuales con los físicos a través de un dispositivo.

Tecnologías (ilustración)
El smartphone tiene los días contados

El director general de Microsoft, Satya Nadella, también sugería que los innovadores dispositivos de visualización sustituirían a las pantallas convencionales. La compañía ya ha producido un prototipo de innovadoras gafas.

Varios analistas informáticos afirman que el uso de las gafas de realidad aumentada podría desafiar la adicción a los ‘smartphones’. Es decir, si uno tiene toda la información necesaria (literalmente) ante sus ojos, no tiene que mirar todo al tiempo al dispositivo.

Lea más: Crean un ‘teléfono placebo’ para los adictos a los ‘smartphones’

No obstante, la posible aplicación de los nuevos aparatos tiene también una cara negativa. En primer lugar, el medio Business Insider destaca la abundancia de fake news y fraudes de diferentes tipos en los que uno puede verse inmerso en la red.

Gafas de realidad virtual

Ahora bien, los usuarios suelen detectar las mentiras y absorber la información con cierta cautela. El columnista de Business Insider Matt Weinberger opina que las gafas de realidad aumentada resultarán más peligrosas en este ámbito. “El ‘smartphone’ va a morir y no estamos listos para lo que viene después”, titula su artículo Weinberger.

En definitiva, será más complicado descubrir fraudes, hackeos y mentiras percibiendo la información no mediante la pantalla, sino a través de nuestros propios ojos.

Otra amenaza reside en que los medios pueden proporcionar determinada información a los usuarios sin que la quieran ver. Así, no es raro que YouTube ofrezca contenido inapropiado a los niños, mientras que los vídeos más promovidos suelen ser de poca calidad.

Te puede interesar: Made in Russia: gafas para controlar los dispositivos electrónicos con la mirada
Tecnología Magic Leap

Actualmente, la información que la gente recibe en las redes sociales es seleccionada por un algoritmo automático que puede ‘equivocarse’ con facilidad. Más que eso, los diseñadores sin escrúpulos pueden promover intencionadamente contenido indeseable. En este aspecto, parece ser mucho más peligrosa la perspectiva de que dichos diseñadores puedan ‘incorporar’ información indeseable en la realidad física.

No obstante, para aplicar ampliamente las gafas de realidad aumentada se necesita aproximadamente una década. Por lo tanto, todavía falta tiempo para que la tecnología se desarrolle y llegue a representar menos peligro para los usuarios.

Fuente: Sputnik Mundo

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.