EEUU. en la picota: del Lejano y Cercano Oriente a los hielos del Ártico

El gaucho alzado Martín Fierro, personaje creado por José Hernández, dice en una oportunidad: ‘Ansí pasaron los meses/Y vino el año siguiente/Y las cosas igualmente/Siguieron del mesmo modo/Adrede parece todo/Para aburrir a la gente’
Por Jorge Luis Ubertalli Ombrelli

Es seguro que su autor si viviera en esta época no dudaría en adaptarle este parrafito a la política norteamericana, ahora continuada por Trump y sus muchachones.

Cuando se llevó a cabo en Argentina el ‘G20’ en diciembre último, los presidentes norteamericano y chino resolvieron acordar algunos ítems para morigerar la ‘guerra comercial’ que EE.UU. había iniciado contra el país asiático. Corrió agua bajo los puentes desde esa vez, y ahora, cuando se reiniciará una ronda de diálogo entre los dos países para negociar en este aspecto, EE.UU. recurre una vez más a sus conocidas acciones enmarcadas en el doble discurso.

Tres días antes de que se inicien las negociaciones con China, el crucero USS Antietam (CG 54) junto al destructor USS Chung-Hoon (DDG 93) navegaron en aguas territoriales chinas del Mar Meridional, lo que hizo que  el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país, Geng Shuang, informara en una rueda de prensa que los buques habían «infringido la soberanía [china] y socavado la paz y la seguridad de las aguas».(actualidad. rt.com, 6 de mayo). Como justificación, el comandante de la Séptima Flota de EE.UU., Clay Doss, afirmó que la incursión naval fué un «paso inocente», destinado a preservar el tránsito internacional en esa región. Casualidad o no, la misma ‘inocencia’ tuvo el acto de incursión de una banda de asaltantes a la Embajada de la RPDC en España en febrero último, pocos días antes de celebrarse en Hanoi la Cumbre entre Trump y el Máximo Dirigente de la RPDC, Kim Jong Un. La misma policía española sostuvo en ese momento que detrás del asalto a la Embajada se hallaban miembros de la CIA. Uno de los acusados de perpetrar el asalto, Adrián Hong, es ‘defendido’ en EE.UU. legalmente por Lee Wolosky, ‘un experto en seguridad de amplia trayectoria en la Administración estadounidense, como miembro del Consejo de Seguridad Nacional de los Gobiernos de Bill Clinton y George W. Bush y, posteriormente, representante especial para Guantánamo de Barack Obama’.( el país.com, 5 de mayo ). Si cabe reirse un poco, Hong, luego del asalto en España, arrendó un UBER a nombre de Oswaldo…Trump.

No acababan de pasar por el Mar Meridional chino los buques antes nombrados cuando el presidente Trump anunció que subiría los aranceles a productos chinos desde el 10 de mayo, día en el que finalizarán las conversaciones, de un 10 a un 25%, lo que resulta un monto de 200.000 millones de dólares. Y agregó en su twiter que más adelante aplicará aranceles de un 25% a otros productos chinos, que sumarán las friolera de 325 mil millones de dólares. Aunque senadores de la bancada republicana y comerciantes varios de EE.UU. se pronunciaron contra las medidas, la trumpeada del magnate parece seguir su curso. En este caso el ‘paso inocente’ se transfiguró en acusaciones a China de ‘incumplir acuerdos comerciales’, que fueron formuladas por Robert Lightizer y Steve Mnuchin, Secretario de Comercio y del Tesoro de EE.UU., respectivamente, quienes se verán las caras con el negociador chino los días 9 y 10, el primer ministro Liu He, que a pesar de las provocaciones ha decidido concurrir a la reunión.

Un día después de la incursión de los buques yanquis al mar territorial chino y de las declaraciones de Trump sobre los aranceles, la prensa informó sobre una reunión que se llevaría a cabo entre el viceministro de Defensa para Política Nacional surcoreano, Chung Suk-hwan, el subsecretario de Defensa para Asuntos de Seguridad en el Indo-Pacífico estadounidense, Randall Schriver, y el director general de política defensiva japonés, Takeshi Ishikawa, en relación con la ‘desnuclearización de la península coreana, y en la que se hablará sobre el lanzamiento de misiles de corto alcance llevado a cabo por la RPDC en estos días. ‘Según el Ministerio local de Defensa, los funcionarios asistentes a la reunión tripartita ‘planean explorar vías que permitan estrechar la colaboración de sus países para materializar el desarme y establecer la paz duradera’ en el territorio asiático.’
Además, pasarán revista a las circunstancias actuales de la seguridad regional y a los intercambios militares.’
(Prensa Latina, Seúl, 7 de mayo). En ese orden de cosas, la prensa informó sobre la decisión del primer ministro japonés, Shinzo Abe, de reunirse próximamente con Kim Jong Un, para solucionar problemas pendientes y avanzar en la normalización de las relaciones. ‘Según el secretario jefe del gabinete, Yoshihide Suga, afirmó que Abe ( luego de una conversación telefónica con Trump) ha dejado constancia de que quiere terminar con «la desconfianza mutua»’ (Xinhua, 6 de mayo, desde Washington).

Sin embargo, la Agencia Coreana de Noticias, informó el mismo día, citando una nota del diario Rodong Sinmun: ‘Bajo el pretexto de hacer frente a la «amenaza de misil» de alguien, Japón intenta comprar de EE.UU. 56 misiles interceptores SM-3 Block 1B instalables en los buques Aegis y promueve el emplazamiento del nuevo misil interceptor SM-3 Block 2A, desarrollado junto con EE.UU.’ (kcna.kp, 7 de mayo. Y agrega que La verdadera intención de Japón es complicar la situación de la Península Coreana y aprovecharse de ello’. El ya trillado camino trazado por EE.UU. de tomar en una mano el olivo de la paz y en la otra esconder el acero de la guerra parece seguirse en cuanto a sus socios menores.

No sólo EE.UU. envía naves, sanciona y amenaza con aranceles a países del Lejano Oriente, contando con la complicidad de sus aliados. En el Oriente Cercano, Irán debe enfrentar provocaciones del país del Norte de América, que ha enviado un grupo de ataque de portaaviones y un grupo especial de bombarderos a la región como reacción a dichos de autoridades de Irán a los ocupantes norteamericanos de Irak, país que mantiene ahora una relación amigable con el país persa. El tristemente célebre asesor de seguridad de EE.UU., John Bolton, dijo que se despachó hacia la región a los navíos citados con el fin de «enviar un mensaje claro e inequívoco al régimen iraní de que cualquier ataque a los intereses de Estados Unidos o nuestros aliados se enfrentarán con una fuerza implacable». Las sanciones a Irán por parte de EE.UU. se mantienen y acrecientan, a la par que los ‘aliados’ de EE.UU. en la región se apropian de territorios,  masacran al pueblo palestino y reprimen internamente a todo aquel que se oponga a sus actitudes, sea en Israel, Arabia Saudita y otros. Como colofón, Trump acusó hace días a la Guardia Republicana iraní de ser una organización ‘terrorista’…

Los hielos del Artico no se salvan ni del efecto invernadero ni de los bravucones madeinusa. Las movidas de Rusia y China en cuanto al trazamiento de la Ruta de la Seda polar, que permitirá utilizar la Ruta del mar del Norte ‘en una «arena de creciente competencia» debido a su «potencial como ruta de transporte marítimo preferencial entre Europa y Asia que puede cambiar los intercambios comerciales globales’. (Sputnik, 6 de mayo) pone en vilo a los yanquis y sus padres putativos ingleses. Además de poseer reservas millonarias de hidrocarburos en su interior, el Océano Artico es una vía comercial magnífica.  «La Ruta Norteña chino-rusa, en contraste a los canales de Panamá y Suez, ofrece una reducción considerable de casi 40% en la distancia de viaje entre Europa y la costa occidental de Norteamérica, noreste de Asia y Lejano Oriente» sostiene un autor (Sputnik, 6 de mayo).

EE.UU. y el Reino Unido intentan, como siempre, neutralizar el emprendimiento conjunto.

Ya EE.UU. endilgó a China una pretensión ártica, a la que China respondió, días antes de la reunión del 9 y 10. Una pieza agresiva más en el tablero.

Veremos que ocurre.

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.