Se agudiza la devaluación del peso argentino

En otro día de furia el dólar se disparó y cerró en 25.52 pesos en un aumento de más de más de siete por ciento y el Banco Central de la República Argentina (BCRA) salió a vender dólares llegando hasta la cifra récord de cinco mil millones para tratar de parar la devaluación, lo que no logró.

Todo esto sucede pocas horas antes del llamado martes negro cuando vencen las letras de Lebac por más de 30 mil millones de dólares de intereses a los tenedores. El gobierno está jugando con fuego, advierten los analistas e incluso algunos mencionaron que si se toman los encajes de los bancos para la liquidez necesaria podría llegarse a un corralito y esto sucede en momentos que varias personas han denunciado en los medios que fueron a retirar dólares de los bancos y no pudieron hacerlo. El fantasma de la crisis de 2001 cuando se produjo la estrepitosa caída del país, se agiganta con el paso de los días.

Mientras este domingo el jefe de gabinete, Marcos Peña, continuaba planteando un mundo de crecimiento y de logros, ya increíbles a estas alturas, este lunes el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, admitió que esta situación aumentará la inflación y la recesión.

En el marco de la crisis que ha puesto contra la pared al gobierno, el juez Julián Ercolini, del grupo de magistrados aliados al presidente Mauricio Macri, procesó a la ex presidenta y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner por supuesto lavado de activos. Este hecho se produce -oportunamente- en medio de la brutal crisis económica que padece el país, la reunión del equipo económico con el Fondo Monetario Internacional(FMI) la aparición del nefasto ex ministro de Economía Domingo Cavallo y la marcada caída de la imagen del gobierno macrista en las encuestas, señála el portal Infonews. Lo mismo advirtieron tanto políticos como personalidades en estas horas, concluyendo que se trata de persecución política utilizando a la justicia y a los medios adictos al gobierno.

La ex presidenta fue procesada junto a sus hijos, Florencia y Máximo, en la causa que investiga a Hotesur (un hotel en el sur de la familia Kirchner) a los que Ercolini consideró partícipes de una presunta asociación ilícita. Vale recordar que en esos años Florencia tenía 12 años.

También procesó al empresario Lázaro Báez, detenido ilegalmente desde hace más de un año y a su hijo Martín, a Osvaldo Sanfelice, Víctor Manzanares y Romina Mercado, que también recibieron la misma medida judicial junto a otros 17 imputados.

En noviembre de 2017 Fernández de Kirchner se presentó a una indagatoria ante el juez Ercolini en la causa Hotesur, presentando un escrito en el que pidió ser sobreseída y calificó de inmenso disparate jurídico y lógico las acusaciones que le hacían de lavado de dinero procedente de obras públicas.

“Todo esto no es más que un inmenso disparate jurídico del cual no pienso formar parte. No me pienso prestar a esta ficción de jueces que te leen tus derechos pero que luego no los aplican. En Argentina no hay Estado de derecho “, dijo ante el magistrado. Asimismo advirtió entonces que existen por lo menos siete decisiones judiciales firmes que han analizado los mismos actos, en las cuales se descartó la existencia de cualquier tipo de ilícito, en el escrito donde argumentó sus descargos.

La ex mandataria, a la que se le han abierto una cantidad de causas falsas, incluso algunas que ya habían tenido decisión judicial en su favor, denunció entonces ser víctima de un escenario de absoluta privación de justicia.

El procesamiento de sus hijos es considerado por diversos juristas como parte de la misma persecución política y cómo una forma de tratar de doblarla y humillarla.

Varios medios denunciaron este lunes que cada vez que el gobierno se enfrenta a una situación difícil, o aparecen delitos de sus funcionarios, saca de la galera una acusación contra la ex mandataria o personas cercanas.

También se denunció el intento de avanzar para acabar con los escasos espacios de libertad de expresión, como es el caso de la prisión a la que están sometidos los empresarios Crisóbal López y Rubén Souza, dueños del Grupo Indalo, detenidos ilegalmente -después que dos jueces los habían liberado por falta de mérito- porque quieren apoderarse de los medios del grupo entre los que están el canal C5N y radios, cuyos programas críticos y denuncias documentadas encabezan en este momento la mayor audiencia en el país.

Por otra parte desde Estados Unidos, The Washington Post advirtió en un artículo que la crisis que atraviesa Argentina podría ser apenas la primera ficha de un dominó que castigue al resto del planeta. El mundo no está listo para otra crisis financiera, pero otra crisis financiera puede estar lista para el mundo, sostuvo el periodista Robert J. Samuelson en su columna titulada Por qué la crisis financiera en Argentina importa.

Destacó que las medidas tomadas por el gobierno no estabilizaron completamente los mercados financieros, por lo que debió pedirse rescate al Fondo Monetario Internacional, una agencia global que otorga préstamos a países financieramente frágiles.


Fuente: Stella Calloni, Diario La Jornada en Línea

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.