Sindicalistas marchan en repudio al jefe de la Casa Blanca

Maestros de Arizona mantienen paro laboral; exigen más recursos a la educación pública. “Un ataque contra inmigrantes es un ataque contra trabajadores, la consigna en Nueva York.

Sindicalistas y defensores de derechos de los inmigrantes marcharon el Primero de Mayo en varias partes de Estados Unidos contra las políticas del gobierno de Donald Trump, mientras miles de maestros de Arizona continuaron su paro laboral sin precedente por cuarto día laboral y estalló un paro nacional en Puerto Rico.

Fueron los inmigrantes provenientes de varias regiones del mundo quienes en las históricas movilizaciones de 2006, cuando millones tomaron las calles en repudio a políticas antimigrantes, rescataron la memoria del movimiento por la jornada laboral de ocho horas, que primero estalló en Estados Unidos y que se festeja en todo el mundo, pero que no es parte del calendario de días feriados aquí, en el país donde nació.

Con dimensiones menores que en otros años, miles en varias partes del país llamaron a confrontar la ofensiva política desatada contra inmigrantes, minorías y sindicatos, de manera conjunta, y con mayor solidaridad al resaltar que la lucha de cada sector está relacionada con la de los otros.

Al mismo tiempo, con ecos que aún se pueden remontar a 1886, en Chicago, decenas de miles de maestros en Arizona continuaron por cuarto día su paro laboral sin precedente en esta entidad, e inundaron de rojo el Capitolio local con su consigna #RedforEd (rojo por la educación), mientras en Colorado sus contrapartes continuaron su movilización con las mismas exigencias: restaurar la inversión en la educación pública y elevar los salarios y beneficios de una profesión que ha sido golpeada por políticas de austeridad y proyecto disfrazados de reforma para privatizar cada vez más la educación pública.

Danos los fondos cantaban los maestros a ritmo de We’ve got the funk.

Vale recordar que la primera rebelión de trabajadores en Arizona, la cual alimentó el movimiento para fundar ese estado progresista en 1912, fue encabezada por mineros inmigrantes mexicanos en 1903.

En Nueva York, una amplia gama de sindicatos y agrupaciones de defensa de inmigrantes (de África, Asia y América Latina en esta metrópolis global), se manifestaron esta tarde en Washington Square con aliados de grupos políticos progresistas y religiosos. Un ataque contra inmigrantes es un ataque contra trabajadores, afirmó un líder sindical de los Teamsters, recordando que los sindicatos de este país “fueron fundados por inmigrantes; los judíos en la confección, los irlandeses como choferes, los afroestadunidenses en los ferrocarriles, los mexicanos en los campos…”

En Wisconsin se convocó a un día sin latinos e inmigrantes a nivel estatal, donde trabajadores y negocios de inmigrantes suspendieron labores, y junto con sindicalistas, estudiantes, religiosos, líderes comunitarios y políticos locales se sumaron a una marcha de más de 10 mil personas en Waukesha para protestar por la colaboración de las autoridades locales con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

Hubo otros actos, algunos con miles de participantes, en Seattle, Portland, Los Ángeles, Florida, Georgia y Massachusetts, todos en repudio a las políticas antimigrantes, racistas y antilaborales de este gobierno.

En Washington DC, miembros de organizaciones inmigrantes, del movimiento Black Lives Matter, ambientalistas, religiosos y defensores de derechos humanos participaron en un mitin (el cual cerró con un grupo de son jarocho). En éste, como en otros actos celebrados en el país, destacó el amplio abanico de agrupaciones que participaron repitiendo la consigna: un ataque contra uno es un ataque contra todos.

En Puerto Rico estalló una huelga general en la capital, que incluye al gremio de maestros contra las medidas de austeridad y la falta de apoyo federal para la recuperación de la crisis provocada por el huracán María el año pasado. Hubo algunos incidentes de confrontación con policías antimotines que emplearon gas lacrimógeno.


Fuente: David Brooks, Diario La Jornada en Línea

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.