Combatientes apoyados por Estados Unidos en alerta máxima en Siria

En las afueras de la ciudad siria de Manbij, combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), dominadas por los kurdos, han cavado trincheras y soldados de la coalición liderada por Estados Unidos patrullan por aire y tierra después de que Turquía amenazó con invadir el norte de la ciudad.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha amenazado repetidamente con emprender un ataque contra la ciudad, cerca de la cual las tropas estadounidenses están desplegadas como parte de su apoyo a una alianza dominada por los kurdos que ha luchado contra los militantes del Dáesh (grupo ‘Estado Islámico’).

Desde 2014, la coalición ha proporcionado armas, entrenamiento y otro tipo de apoyo a las FDS que han luchado contra militantes del Dáesh en Siria y el vecino Irak.

Las fuerzas lideradas por Turquía el mes pasado tomaron el control del enclave kurdo de Afrin, unos 100 kilómetros al oeste de Manbij, después de un asalto de dos meses.

Ankara considera a las Unidades de Protección Popular (YPG) que dominan las FDS como un grupo terrorista, el brazo armado del Partido de la Unión Democrática (PYD) y una extensión del proscrito PKK que ha librado una insurgencia de décadas en Turquía.

Turquía ha declarado que su objetivo es impedir la formación de un ‘corredor kurdo’ formado por grupos terroristas a lo largo de su extensa frontera con Turquía. Erdogan ha advertido de que Turquía podría extender la ofensiva en Afrin a Manbij.

Los rebeldes sirios respaldados por Ankara, controlan territorio al norte y al oeste de Manbij. Los rebeldes del Ejército Libre de Siria (ELS) controlan Jarabulus, cerca de la frontera con Turquía, al norte, así como Al-Bab al oeste de Manbij.

En su flanco norte, sólo unos pocos cientos de metros separan las posiciones de los rebeldes pro-Ankara y las FDS, respaldadas por Estados Unidos.

A las afueras de Manbij los combatientes kurdos han estado consolidando sus posiciones en preparación para un posible asalto.

“Estamos en estado de alerta. Siempre hay escaramuzas durante la noche“, dijo un combatiente kurdo.

En una base militar estadounidense cerca de la ciudad, tres vehículos blindados que llevan la bandera de Estados Unidos regresan al campamento después de completar una misión.

Las fuerzas de la coalición llevan a cabo patrullas regulares en la primera línea y “han aumentado sus recorridos de patrullaje recientemente”, dijo a la AFP el comandante de las FDS, Khalil Mustafa.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos dice que alrededor de 350 miembros de la coalición liderada por Estados Unidos – en su mayoría soldados estadounidenses – están desplegados alrededor de Manbij.

El diario pro-régimen sirio Al-Watan ha afirmado que la coalición ha enviado refuerzos, artillería pesada y otros equipos militares a la zona.

Un corresponsal de la AFP vio llegar tropas de Estados Unidos incluso después que el presidente Donald Trump dijo el jueves que iba a retirar sus fuerzas de Siria “muy pronto”.

Trump hizo estas declaraciones el mismo día en que dos miembros de la coalición – un estadounidense y un británico – fueron asesinados por un artefacto explosivo improvisado en Manbij.

“Estamos tomando en serio las amenazas de Turquía”, dijo Mohammed Abu Adel, el jefe del Consejo Militar de Manbij – una parte de las FDS.

“La coalición internacional ha aumentado el número de sus fuerzas en Manbij”, dijo.

Omar Abdelkarim, un alto funcionario de relaciones exteriores con la administración semi-autónoma kurda en el norte de Siria, dijo que las fuerzas estadounidenses no tenían planes de abandonar el país en el corto plazo.

“Es prematuro hablar de la retirada estadounidense”, dijo.

“El terrorismo sigue presente”, agregó.

 


Fuente: Arabia Watch

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.