Bin Salman en Nueva York: Todos los ojos puestos en Aramco

Los inversores en Nueva York están visiblemente ansiosos por echar mano a una salida a la Bolsa de Valores que dejaría la de Facebook en 2012 como fútil.

Según los inversores, la oferta pública inicial de la petrolera Saudi Aramco debería producirse en Wall Street – el único lugar que le reportaría a Riad el efectivo que necesita para financiar un ambicioso programa de reformas, dijeron.

Lo más probable es que hayan trasladado esta opinión al príncipe heredero del reino, Mohammed bin Salman, que se reunió con figuras importantes de Wall Street en su primera visita oficial a Estados Unidos desde que se convirtió heredero del año pasado.

“La conversación con Saudi Aramco, el príncipe y el equipo de gestión es privada”, dijo Alex Ibrahim, director de mercados internacionales de capitales de la Bolsa de Nueva York.

“Pero si nos fijamos en los mercados de capitales de Estados Unidos y los comparamos con Londres y Hong Kong: mira el tamaño de este mercado y el número de compañías petroleras que operan aquí … este es un mercado muy profundo para el sector del petróleo y que deben tomarlo en cuenta a la hora de decidir”.

Otras grandes bolsas del mundo están igualmente dispuestas a acoger la salida a bolsa esperada con gran entusiasmo de hasta el 5% del gigante petrolero estatal Saudi Aramco, que el príncipe de 32 años, ha valorado en tanto como $2 trillones de dólares.

Representaría un impulso muy necesario para un Reino Unido que se prepara para salir de la Unión Europea, mientras que una salida en Hong Kong ayudaría a lograr la ambición China de situarse en el centro del orden económico mundial.

Del mismo modo, el presidente estadounidense Donald Trump podría presentar una liquidación de Aramco en Manhattan como parte del cumplimiento de sus promesas de campaña de atraer inversiones y puestos de trabajo a Estados Unidos.

Lejos de cerrar un trato

Las expectativas aumentaron de nuevo el lunes cuando el CEO de Aramco, Amin Nasser, dijo a Bloomberg que la petrolera estatal estaba trabajando duro para una oferta pública inicial tenga lugar en la segunda mitad de este año – desestimando los temores de que se pueda retrasar para 2019.

Nasser dijo que estaban trabajando arduamente para lograrlo “pero no hay que olvidar que este es un proceso muy complejo. El tamaño y la complejidad de Aramco es algo que requiere tiempo”.

Todos los ojos estarán puestos en Mohammed Al-Jadaan, ministro de Finanzas del reino, en el Foro entre Arabia Saudita y Estados Unidos que se celebra en Nueva York el martes.

Está previsto que asistan al foro el presidente ejecutivo de JPMorgan, Jamie Dimon, Henry Kravis, que es CEO de la firma de capital privado KKR & Co LP, y Adena Friedman, director ejecutivo de Nasdaq.

La salida a bolsa de Aramco ayudará a financiar ambiciosa agenda económica del príncipe heredero, que incluye una zona de negocios en el noroeste del reino, conocida como NEOM.

Pero el lugar de salida a bolsa está lejos de ser un hecho, dijo Albert Goldstone, director de la firma de análisis con sede en Nueva York Indo Associates, señalando que la demora podría estar resultando aterradora para “los autócratas reales que han utilizado Aramco como una “hucha” para financiar sus proyectos y mantener a los sujetos felices por décadas”.

La inclusión en un Mercado de Valores como los de Nueva York o Londres implicará niveles de transparencia que Aramco nunca ha conocido, incluyendo el requisito de publicación de cuentas y revelar exactamente cuánto crudo se encuentra debajo de las arenas del reino.

“Lo cual efectivamente ha sido guardado como un secreto de Estado hasta ahora”, dijo Eckart Woertz, investigador principal y experto en mercados de hidrocarburos del Golfo en el Centro de Documentación Internacional de Barcelona.

Nueva York ofrece la piscina más profunda para los inversores, lo que hace que sea un lugar atractivo para una oferta pública inicial que probablemente va a empequeñecer a las salidas a bolsa de Alibaba, la firma china de comercio electrónico que tuvo un precio inicial de $21,8 mil millones en la Bolsa de Nueva York en 2014.

Pero una salida en Wall Street exigiría aún más burocracia que una salida en Londres. Una oferta pública en Estados Unidos tiene la complicación añadida de potenciales situaciones legales que amenacen cualquier activo saudí en Estados Unidos.

Chevron y otros cuatro principales productores de energía ya están luchando contra un caso civil en los tribunales estadounidenses, presentadas por políticos del Partido Demócrata, por supuestamente engañar al público durante años acerca de su papel en el calentamiento global.

La ley contra los patrocinadores del Terrorismo (JASTA) podrían ser aún más arriesgada. La ley permite que el gobierno saudí sea demandado por acusaciones que indican que ayudó a planear los ataques del 9/11 en Nueva York. Una acusación que Riad niega.

Ellen Wald, autora de Arabia, Inc: búsqueda del beneficio y el poder de Arabia Saudita, dijo que bin Salman probablemente ha discutido estos temas durante su estancia en Estados Unidos, pero la Comisión reguladora de Valores de Estados Unidos (SEC), no cederá a la presión política.

Rondando los $67 por barril, los precios del petróleo están en su punto más saludable en años. Sin embargo, la valoración Aramco deberá reflejar los precios actuales y las reservas conocidas – lo que significa que bin Salman debe estar seguro de que los precios del crudo son estables para cuando se produzca la venta de acciones.

Esa podría ser la mayor apuesta en la operación; que la valoración de Aramco probablemente será significativamente menor a la valoración de $2 trillones del príncipe. Los analistas prevén que podría ser incluso inferior a 1 trillón de dólares. Una mala noticia para la costosa agenda de bin Salman.


Autor/Fuente: Arabia Watch

Facebook Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.