La cumbre secreta en un yate para realinear Oriente Medio

George Nader, el empresario libanés-estadounidense y pedófilo convicto, que está cooperando con la investigación del fiscal especial, Robert Mueller, sobre la financiación de la campaña de Donald Trump, organizó una cumbre secreta de líderes árabes en un yate en el Mar Rojo a finales de 2015, reveló The Middle East Eye.

Nader propuso a los líderes reunidos en el yate que deben establecer un grupo regional de élite compuesto por seis países, que suplantaría tanto al Consejo de Cooperación del Golfo(CCG) como a la moribunda Liga Árabe.

Nader dijo que este grupo de Estados podría convertirse en una fuerza en la región “de la que el gobierno de Estados Unidos podría depender” para contrarrestar la influencia de Turquía e Irán, según dos fuentes con conocimiento de la reunión.
Nader reunió a Mohammed bin Salman, que era entonces segundo príncipe heredero de Arabia Saudita; Mohammed bin Zayed, príncipe heredero de Abu Dhabi; Abdel Fattah Al-Sisi, presidente de Egipto; al príncipe Salman, príncipe  heredero de Baréin; y al rey Abdullah de Jordania en el yate.
Sus Estados respectivos, además de Libia, que no estuvo representada en la cumbre secreta, formarían el núcleo de Estados pro-israelíes y pro-estadounidenses.

Se ha informado que Nader le dijo a los líderes: “Si estáis de acuerdo con esto, voy a presionar por ello en Washington”, dijo, según fue citado por dos fuentes con conocimiento de la reunión. A los asistentes les gustó la idea.

Nader ha tenido, por otra parte, contacto frecuente en los últimos dos años con la Guardia Revolucionaria de Irán, que es el objeto de un proyecto de ley en el Congreso de Estados Unidos que promete una nueva serie de sanciones y el bloqueo de la entrada de Irán a la Organización Mundial del Comercio.

 Nader estableció este enlace a través de la ayuda del líder chií iraquí Ammar Al-Hakim y su grupo. Se cree que la Guardia Revolucionaria ha utilizado a Nader para enviar mensajes a los Estados de Oriente Medio, dijeron las fuentes.

Cómo Trump fue clave para estos planes

La cumbre secreta en el Mar Rojo tuvo lugar hacia el final del primer año del rey Salman en el poder, cuando su hijo Mohammed bin Salman (MbS) era segundo en la línea de sucesión a la corona.

Su principal obstáculo para el trono saudí era su primo mayor, Mohammed bin Nayef, que era príncipe heredero y favorito en Washington. MbS se convertiría en príncipe de la corona en junio de 2017, después de que su padre depuso a bin Nayef.

Trump había anunciado su candidatura meses antes, en junio de 2015, cuando la candidata demócrata Hillary Clintonera líder en todas las encuestas. Ella fue considerada por los saudíes y emiratíes como más propensa a mantener intacto el acuerdo nuclear que Barack Obama hizo con Irán, y en generalmente eran escépticos sobre sus planes para retroceder en la región.

Significativamente, estos líderes árabes decidieron a finales de 2015 que un candidato presidencial comodín en forma de Donald Trump podría ser la clave para sus planes de convertirse en las nuevas hegemonías regionales.

Meses después, en enero de 2016, el rey Abdullah de Jordania informó a los líderes del Congreso de Estados Unidos de que Turquía presentaba la principal amenaza para la seguridad regional.

Como se informó, el rey dijo a los congresistas de Estados Unidos en una reunión a puerta cerrada que Turquía exporta terroristas a Europa, comentario que negó públicamente más tarde.

Pero Jordania luego cayó dramáticamente del grupo con el que se había reunido en el yate: Arabia Saudita decidió que Ammán no fue lo suficientemente lejos para hacer cumplir el bloqueo a Qatar, que se impuso en junio del año pasado.

La división entre Arabia y Jordania se amplió aún más cuando Jordania votó en contra de la decisión de Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel, que amenaza el papel de Jordania como custodio de los Lugares Sagrados de la ciudad.

Nader el intermediario

Nader ha surgido recientemente como un canal de comunicación clave entre bin Zayed y Trump. El New York Times ha informado que Mueller está persiguiendo activamente sus vínculos financieros con el fin de establecer si los emiratíes han contribuido de manera ilegal con fondos para la campaña presidencial de Trump.

Se informó que en las últimas semanas los investigadores de Mueller han interrogado a Nader y ha presionado a testigos acerca de los posibles intentos de los emiratíes para comprar influencia políticadando dinero a la campaña presidencial de Trump.

El viernes, surgieron informes de una serie de sentencias condenatorias contra Nader, acusado de abusar sexualmente de niños menores de edad y poseer pornografía infantil.Newsweek informó que Nader había sido condenado a seis meses por cargos de pornografía infantil en Virginia. De acuerdo con documentos de la Corte Federal vistos por la revista Newsweek, Nader fue declarado culpable de llevar la pornografía infantil a Estados Unidos desde Alemania.

Esto se sumó a una condena de 10 acusado de abusar sexualmente de niños menores de edad en la República Checa por la que cumplió un año de prisión en 2003.

A pesar de este historial criminal, Nader fue utilizado activamente por Trump. Asistió a una reunión con Jared Kushner, el yerno de Trump y Steve Bannon, sus principales estrategas políticos, en la Torre Trump, en Nueva York en diciembre de 2016.

Un mes más tarde Nader, Erik Prince, el ex jefe de Blackwater, y un banquero ruso cercano a Putin asistieron a una reunión en las Seychelles con Bin Zayed.

Nader tiene conexiones de larga data con Israel. Durante las elecciones presidenciales, bin Zayed envió a Nader para reunirse con funcionarios israelíes para discutir cómo los dos Estados pueden cooperar, dijo una fuente. Nader ha establecido relaciones con Israel a través de un recaudador de fondos judío- estadounidense, Elliott Broidy, que está cerca del primer ministro, Benjamin Netanyahu.

De acuerdo con el New York Times, Broidy es propietario de una empresa de seguridad privada con cientos de millones de dólares en contratos con los EAU.

Broidy se retiró como presidente de los Markstone Capital Partners en Tel Aviv después de admitir el pago de casi $ 1 millón en sobornos a los gestores de fondos de pensiones del Estado de Nueva York. Broidy se convirtió en el vicepresidente de la campaña de recaudación de fondos de Trump.

Citando un memorando escrito  por Broidy, el New York Times informó que Broidy presionó a Trump para reunirse con bin Zayed “en un ambiente informal”, para respaldar las políticas de los EAU, y para empujarlo a despedir a su secretario de Estado, Rex Tillerson.

En respuesta a la filtración de su memorando, Broidy acusó a “agentes registrados y no registrados de Qatar” por la piraterí. Broidy hizo la acusación a través de su portavoz de prensa y en una carta al embajador de Qatar en Washington.


Fuente: Arabia Wacht

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.