video

Bombazo contra la paz en Colombia

El gobierno colombiano encabezado por su presidente Juan Manuel Santos demostró su servilismo a los Estados Unidos. El último lunes, por órden de la Administración para el Control de las Drogas (DEA), la Fiscalía General colombiana detuvo a Jesús Santrich, dirigente de las Fuerzas Alternativas Revolucionaras del Común (FARC). Bajo la intermediación de la embajada de los Estados Unidos en Colombia, la casa de Santrich fue allanada y él detenido con fines de extradición. En el operativo incautaron dispositivos electrónicos.

 

Fiscalía detiene a Santrich por supuesto narcotráfico, mientras la FARC denuncia montaje

En julio Santrich debía asumir su banca en la Cámara de Representantes.  El nuevo partido político que nació al calor de la firma de los acuerdos de paz en La Habana, denunció un montaje judicial y político, que va en contra del acuerdo firmado.

Consultados por Data Urgente, el Coordinador Nacional Agrario (CNA) rechazó contundenteente este accionar del gobierno de Juan Manuel Santos. “Total rechazo con lo que está pasando con Santrich, porque esa fuerza política acordó desmovilizarse y empezar a hacer política sin armas, un plus aparte del acuerdo como otros puntos que le corresponden a los acuerdos de La Habana. Cosa contraria que no ha hecho el gobierno, donde su arrogancia y sus intereses de pasar por encima de esos acuerdos, para satisfacer a las multinacionales y todo el dinero que está entrando para el tema de la paz, lo cual vemos reflejado en esa captura y allanamiento y posiblemente extradición. Nos deja a nosotros como movimiento social y agrario, en una posición de rechazo, porque eso refleja que no hay garantías frente a este gobierno y frente al régimen como tal de llegar a unos acuerdos, porque no van a ser cumplidos, porque en ningún momento tienen esa intencionalidad política”, comentó el vocero de CNA, Wilmar Castillo.

Colombia viene transitando un difícil camino de construcción de paz, con base a los acuerdos firmados en Cuba, y que ha tenido varios reveses. A la persecución y asesinato a líderes sociales y políticos que continuó, ahora se le suma esta detención que pone en peligro los logros alcanzados en el terreno de la paz.

En relación al tema el programa Continentes emitido por HispanTV, anticipó el debate sobre la construcción de la paz en Colombia, la dejación de armas de las FARC y su ingreso a la vida política formal de Colombia.

El Secretario General de Liga Argentina por los Derechos del Hombre, José Ernesto Schulman, quien participó en numerosos encuentros por la paz en Colombia, realizó un balance de la guerra en ese país: “El conflicto armado es un genocidio interminable, con miles de muertos y millones de campesinos que huyeron y les arrebataron las tierras, las grandes ciudades colombianas desbordadas de personas que han huido del conflicto, que se van por las consecuencias económicas del conflicto, y una cultura de la muerte, de la violencia más extrema, más cruel”.  Schulman detalló que se calcula que durante los 50 años de conflicto armado se calcula que hubo alrededor de 8 millones de violaciones a los derechos humanos.

Schulman explicó en que clima político nace el nuevo partido político de las FARC  “la estigmatización no es solo con los que fueron guerrilleros sino contra cualquiera que pida paz, pan, trabajo, educación;  hay una saturación de los medios de comunicación, tanto o más que en Argentina, y hay un discurso bastante monolítico de defensa de un modelo capitalista, neoliberal, proyanki. Contradictoriamente con eso, con la aparición de las Fuerzas Alternativas Revolucionarias del Común, el nombre del nuevo partido político, las encuestas dicen que tiene mayor porcentaje de aceptación que cualquier otro partido político; casi por la negativa, porque los partidos políticos de Colombia tienen un nivel de rechazo muy alto en el imaginario popular”.

Además agregó que a pesar de lo que los grandes medios de comunicación quisieron hacer creer, la guerrilla no se encontraba liquidada “las FARC dominaban 500 localidades al momento de la firma, para nada es una guerrilla que estuviera liquidada, 15.000 hombres reconoce el estado, entre guerrilleros desmovilizados, presos que deberían salir en libertad y milicianos, guerrilleros en la ciudad, ellos tenían 15.000 personas, una fuerza considerable”, puntualizó.

Por su parte, el politólogo colombiano y miembro de Marcha Patriótica, Christian Arias, explicó por qué continua la violencia y represión en Colombia: “A pesar de esas condiciones de violencia, que ha sido una violencia estructural, de un conflicto de larga duración, Colombia ha vivido durante un estado de excepción permanente durante los últimos 50 años, el proceso de dejación de armas de las FARC cierra formalmente ese ciclo; a pesar de que continúa, producto de eso que está en disputa todavía, esas prácticas sistemáticas de violencia, la ejecución a líderes y lideresas sociales, eso es un primer saldo que nos habla de que el cambio no es inmediato. Tan es así que el proceso de implementación, con todo y los tropiezos, el gobierno ha puesto obstáculos, el bloque de poder no ha sido suficientemente monolítico como para poder hacer realidad lo que se acordó en la mesa de La Habana, y eso implicó que se encuentra en dilación permanente la implementación del acuerdo”.

Mirá el programa Continentes acá ⬇

Arias enmarcó esta situación en los fuertes lazos de dominación de Colombia por parte de Estados Unidos, y la utilización de Washington de ese territorio de América Latina. “Hay todo un entramado que está detrás de ese pretexto de las guerras contra las drogas y aquello que las FARC perdieron en el escenario de la guerra de cuarta generación, las FARC pudieron militarmente llegar a resistir, incluso a tener avances en el campo de batalla, pero en el campo mediático lo perdieron, y ese escenario lo deben recuperar, y creo que apuestan a recuperarlo con una serie de propuestas que están lanzando de manera innovadora, y ahí ya viene la capacidad creativa y la audacia que tengan como actores políticos en l legalidad para convencer a todos esos actores de la sociedad colombiana, que ellos pueden brindar una alternativa a los partidos políticos que han habido históricamente en el país, que son lo que han llevado a esta condiciones; no son las FARC las que han gobernando hasta hoy y que han llevado a Colombia a la pobreza, a la dependencia, es la clase dominante, son los sectores políticos que han dominado a Colombia. La oportunidad que se abre depende mucho de cómo se logre dar cuenta de que los que han gobernando son lo  que han dejado esas condiciones en el país, y que la guerra contra las drogas ha sido un rotundo fracaso”, concluyó el politólogo colombiano.

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.