La Plaza de Mayo recordó a los “30 mil desaparecidos” y repudió a Macri

IB24 formó parte de la movilización que tuvo una magnitud histórica. Tres importantes dirigentes dieron su mirada acerca del día de la Memoria.  En la Plaza no hubo disturbio y un sólo grito: “fueron 30 mil”.

Dos carteles sobresalen en la perspectiva de una Plaza de Mayo colmada por miles de manifestantes, no por su tamaño sino por el contenido, que resumió el acto por el Día de la Memoria: “Son 30 mil. Fue un genocidio” y “Macri go home”.

A pesar de las diferencias entre los organismos convocantes y la variedad de agrupaciones políticas que acudieron -kirchneristas, peronistas ortodoxas y la izquierda- a la Plaza, el ánimo de la multitud se esmeró por confrontar con la estrategia del gobierno nacional de limitar los desaparecidos a los 8.500 que figura en el “Nunca Más”: “Los 30.000 no se discuten”.

Ya sea en las banderas, carteles, cánticos, discursos como en las remeras, las calcomanías en la ropa y hasta en las caras pintadas podían notarse las comparaciones entre el gobierno de Mauricio Macri con  la última dictadura.

El titular de Suteba, Roberto Baradel, estuvo en la movilización y recordó a los que dieron la vida por los argentinos. El sindicalista, que atraviesa una difícil semana por la disputa salarial con el gobierno bonaerense y los ataques que recibe de la prensa hegemónica, habló con IB24.

“La verdad que siento orgullo de estar marchando aquí, después de convocar a más de 400 mil docentes en defensa de la educación pública. Hoy estamos aquí en memoria de los 30 mil compañeros detenidos- desaparecidos. Decimos no al negacionismo. Por lo que lucharon los desaparecidos, vamos a seguir luchando nosotros”, dijo Baradel.

Desde el comienzo de la Avenida 9 de Julio el paso vehicular estuvo cortado desde temprano, por lo que los manifestantes fueron acercándose a la Plaza de Mayo a pie, entre batucadas, murgas, micros estacionados y cánticos como “olé, olá, como a los nazis les va a pasar, a donde vayan los iremos a buscar”. Por Avenida de Mayo, el camino hacia la concentración la ilustraban artísticamente desde un baile interpretado por jóvenes vestidos de negro con máscaras blancas, hasta personas vestidas y pintadas de gris que evocaban las fotos sepia de los detenidos desaparecidos por la dictadura del ’76.

Al llegar a la histórica Plaza, entre los carros de comida y bebida y los cientos de banderas de distinto color con los nombres de agrupaciones políticas, sobresalían por su contraste numerosos carteles con fotos en blanco y negro de víctimas del terrorismo de Estado.

El titular de la CTA, Hugo Yasky, formaba parte de la movilización y habló con IB24: “Es muy importante que esta Plaza repleta de jóvenes y es importante que esta columna de la CTA esté unida, porque tuvimos desaparecidos en ese genocidio que fue la dictadura”.

“Este marzo, la Plaza estuvo repleta todas las semanas y varias veces. Hoy también lo está y esto demuestra al Gobierno y a los dueños del poder económico que hay un pueblo que está dispuesto a enfrentar el ajuste”, dijo Yasky.

 

Alrededor se podía ver todo tipo de mensajes en contra del gobierno y en sus más diversos formatos: siluetas humanas de papel que tenían escrito “Son 30 mil. Fue un genocidio”; carteles con las opiniones sobre la última dictadura del jefe de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, el ex ministro de Cultura porteño Darío Lopérfido y hasta del propio Macri; calcomanías que decían “Macri gato” pegadas en la ropa, y hasta un helicóptero hecho de cartón.

El “fuera Macri” era cantado por algunos sectores, a pocos metros de una réplica de una helicóptero que era paseada por la Plaza, en alusión a la huída del gobierno del radical Fernando de la Rúa en el 2001 pero también a la aeronave utilizada por Isabel Perón en el ’76, dando lugar al golpe de Estado.

También se repartían folletos y volantes con las consignas del acto y mensajes contra el gobierno, como la “Carta Abierta de un Peronista a la Junta de Ceos de la Restauración Conservadora” que entregaba la JP Descamisados, basada en la original “Carta Abierta de un Escritor a la Junta Militar” del periodista y escritor detenido y desaparecido Rodolfo Walsh el 25 de marzo de 1977.

La Plaza y los distintos accesos estaban colmados de gente, mayoritariamente pertenecientes organizaciones kirchneristas y peronistas aunque con presencia de Libres del Sur, el Frente de Izquierda, el MST, sindicatos y movimientos sociales, entre otros.

Entre los dirigentes estuvieron los intendentes Gustavo Menéndez (Merlo); Alberto Descalzo (Ituzaingo); Verónica Magario (La Matanza); Jorge Ferraresi (Avellaneda); Gabriel Katopodis (San Martín) y Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas).

En la marcha también estuvo el secretario general adjunto de la Bancaria, Andrés Castillo, quien se detuvo a hablar con IB24 acerca del rol de los militantes del gremio bancario contra la dictudura. 

“No los vamos a olvidar jamás. Nuestro gremio tiene más de 200 compañeros desaparecidos. Vamos a seguir luchando por la verdad y también por la justicia”, dijo Castillo.

Además, asistieron Alberto Pérez, Fernando Espinoza, Jorge Rivas, Jorge Taiana, Juan Manuel Abal Medina, Fernando “Chino” Navarro, Julián Domínguez, Victoria Donda, Jorge Ceballos, Facundo Moyano, Vilma Ripoll, Alejandro Bodart y Alberto Fernández.

Desde el escenario, al que luego se subirían las integrantes de Abuelas de Plaza de Mayo y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y otros organismos de derechos humanos, pasaban música -sonaron artistas como Charly García y León Gieco- y audios de frases famosas relacionadas a los ’70.

Una de las principales ovaciones se escuchó cuando reprodujeron el momento en que el ex presidente Néstor Kirchner pidió “perdón de parte del Estado nacional” por los delitos cometidos durante esos años y el “silencio” guardado después.

Sin embargo, por su lado y en paralelo a lo que se llevaba a cabo en el centro de la Plaza, frente al Cabildo hicieron su acto las Madres de Plaza de Mayo con Hebe de Bonafini a la cabeza, subidas arriba de un camión.

Cada vez que alguna de las abuelas o madres llegaba a la Plaza, el público se corría para dejarla pasar y entre aplausos la alentaban cantando “Madres de la Plaza, el pueblo las abraza”.

Al finalizar el discurso de las madres y abuelas, los asistentes, por las dudas, volvieron a explotar : “Mauricio Macri, no seas gil, los compañeros siguen siendo 30 mil”.

Deja un comentario