Aumenta la violencia en Nigeria

El conflicto en el país africano cada vez más, ahora dos arqueólogos alemanes que trabajaban en el estado de Kaduna, en el norte de África fueron secuestrados por hombres armados. El arqueólogo Peter Breunig y su socio Johannes Behringer fueron secuestrados en la aldea de Jenjela el miércoles por la mañana, dijo el jueves Usman Aliyu, superintendente del Comando policial de Kaduna.

Según algunos residentes locales, dos mujeres, que se cree que eran alemanas, estaban con Breunig cuando hombres armados “venían empuñando armas y machetes y pidieron a los dos alemanes que los siguieran en el monte”, según Aliyu.

Los algunos aldeanos añadieron, que los asaltantes no secuestraron a las dos mujeres, y que mataron a tiros a dos personas que persiguieron a los secuestradores. Cabe destacar que ningún individuo o grupo se responsabilizó por el crimen.

Los secuestros son comunes en el país africano ya que transita una gran crisis política y económica tanto en la parte septentrional como en el noreste, lugares que han sido escenarios de violencia mortal por parte del grupo terrorista Takfirí Boko Haram durante los últimos años, lo que resultó en la muerte de más de 20.000 personas y el desplazamiento de más Más de 2,7 millones de personas.El caso más notorio de secuestro en el país fue llevado a cabo por terroristas de Boko Haram en abril de 2014, cuando secuestraron a 276 niñas de su escuela secundaria en la ciudad noreste de Chibok en el estado de Borno.

Cerca de 80 de las mujeres secuestradas lograron escapar y las que quedaron secuestradas terminaron siendo vendidas o utilizadas como escudos humanos.

Por otra parte, en enero, hombres armados secuestraron a cinco estudiantes y dos maestros, entre ellos un turco, en el estado suroccidental de Ogun. Además del conflicto con los grupos terroristas se le suma el conflicto interno entre el gobierno nigeriano y los seguidores del Sheij Zakzaky , clérigo chiíta que se encuentra arrestado con un grave estado de salud en la capital nigeriana, asimismo, la ONU solicitó al gobierno que devuelva con vida al clérigo pero el gobierno desoyó el petitorio lo cual generó una campaña internacional en favor de Zakzaky.

Esta situación se desarrolla mientra el presidente, Mohammad Buhari, se encuentra de viaje por Londres, según la señal BBC de Londres por problemas de salud.

Deja un comentario