Turquía se acerca a la Argentina y genera un duro repudio por parte de la comunidad armenia

Arribó a nuestro país el canciller de Turquía, Mevlut Çavuşoğlu, quien se reunió con su par argentina, Susana Malcorra, con el objetivo de discutir temas relacionados con la cooperación y asistencia aduanera.

Esta visita causó un gran repudio a la comunidad armenia que se expresó a través de un comunicado de prensa. Esta visita se da en el marco geopolítico en el cual Rusia aseguró que Armenia es un aliado “clave”, y tres días después de que el presidente turco, Tayyip Erdogan, visite a la primera ministro británica, Theresa May, para discutir sobre su posición tras el Brexit.

El Ojo Noticias se comunicó con el director del Consejo Nacional Armenio Sudamérica, Alfonso Tabakian, quien analiza la situación.

¿Por que Turquía tiene tanto interés en acercarse a América Latina y en especial a nuestro país?

Considero que es una campaña diplomática a la región , hay un muy serio deterioro de la imagen de Turquía y busca su reposicionamiento global. Su imagen siempre fue la aspiración de la diplomacia del AKP (por las siglas en turco del Partido de la Justicia y Desarrollo) , ya desde aquellos tiempos en que “parecían” como un partido islámico democrático modelo y la economía estaba en sus mejores momentos de crecimiento, Otros tiempos. Es verdad que toda visita de funcionarios turcos trae varios puntos en su agenda, entre ellos persecución a opositores, negacionismo al genocidio armenio etcétera.

¿Cree que la nueva reorganización mundial puede impactar en esta decisión argentina de fortalecer las relaciones con Turquía?

La Argentina está por asumir la presidencia del G 20, es una gran oportunidad para un protagonismo mundial. Seguramente buscará tener muy buenas relaciones con todos los miembros que integran el grupo.

¿Puede tomarse esta visita como una provocación para la comunidad armenia?

Provocación no, seguramente en una comunidad como la armenia, que está integrada a la sociedad argentina hace casi 5 generaciones, hay diversas sensaciones y son respetables. Somos descendientes de un pueblo que tiene memoria y busca justicia. Somos ciudadanos argentinos y el deseo es que las autoridades de este país tengan relaciones beneficiosas para argentina, sin embargo, conocemos las intenciones del estado turco que solapadamente presiona, es sobre ese negacionismo que ponemos luz y lo hacemos público.

Argentina es uno de los países que reconoció el genocidio armenio, ¿sería posible que se cambie de opinión?

La Argentina desde la vuelta a la democracia en 1983 ha recorrido un largo camino para rever su historia y buscar la justicia en materia de DDHH. No ha sido fácil y seguramente necesitó de la lucha y militancia de muchas personas como también la toma de decisiones políticas de otras, pero se ha convertido a nivel mundial en un referente en esta materia. A consecuencia de ello, un ejemplo de esa madurez fue el reconocimiento del genocidio contra el pueblo armenio (a través de una ley nacional 26.199 y también con una sentencia de la justicia federal). Ahora seguramente todo Estado negacionista, como lo es Turquía, lo intenta, ya que se ha pronunciado en contra de cada Estado, parlamento organización o personalidad que ha reconocido el genocidio contra el pueblo armenio. Ninguna relación bilateral debería tener como demanda turca dar marcha atrás o neutralizar la ley de reconocimiento. Y si esa demanda existe desde la diplomacia turca, hay instancias en el Estado argentino como la Secretaria de DDHH o la cancillería con sus especialistas en materia en DD.HH. donde se activaran las alarmas ante tales presiones. No obstante, la gran fuerza que tiene el pueblo argentino y las organizaciones de DDHH que los representan ya no permiten que se les arrebate los derechos que han sabido ganar. La comunidad armenia tiene una amplia trayectoria en su lucha por el reconocimiento del genocidio transcurrido durante el siglo XX y es de público conocimiento la negación constante de Turquía, además del silenciamiento de la misma comunidad armenia dentro de Turquía. De hecho el 14 de enero el diputado armenio, Garo Paylan fue suspendido de la Asamblea Nacional de Turquía por hablar sobre el genocidio armenio.

A prácticamente un siglo del genocidio que dejó al menos 1 millón y medio de muertos, Turquía mantiene su negación al reconocimiento.

Deja un comentario