Solicitan a Washington que detenga la venta de armas a Arabia Saudita

La ONG Observatorio de los Derechos Humanos (HRW, por su sigla en inglés) solicitó a Washington que detenga las ventas de armas al régimen saudí y pidió revisar la participación de las fuerzas estadounidenses en los ataques aéreos “ilegales” de Riyad contra el vecino Yemen.

a directora de HRW, Sarah Margon, a través de una carta a Obama, dijo que “Estados Unidos envía miles de millones de dólares en armas para Arabia Saudita mientras que Riad y sus aliados bombardean casas, escuelas, hospitales y funerales en Yemen”.

“El presidente de los Estados Unidos tiene una última oportunidad para cambiar la política exterior respecto a Arabia Saudita y mejorar la situación de Yemen deteniendo inmediatamente la transferencia de armas así como la participación de las fuerzas norteamericanas en los ataques ilegales”, agregó.

Arabia Saudita inició los bombardeos en Yemen a partir de marzo de 2015 con el objetivo de reincorporar al ex presidente Abd Rabbuh Mansur Hadi, aliado de Riad, que había renunciado y huido a la capital saudita.

Durante el 2015, Estados Unidos aprobó a través de su presupuesto más de 20.000 millones de dólares en ventas militares para Arabia Saudita. En ese sentido, HRW mostró una serie de informes sobre las fuerzas armadas norteamericanas, en los cuales se demuestra su participación respecto al abastecimiento armado e inteligencia táctica en la campaña contra Yemen, el país árabe más pobre de la región.

El informe enumera 58 ataques aéreos ilegales y 16 ataques con municiones de racimo, las cuales son prohibidas y violan los protocolos de la ONU. Además, en éste informe se especifica que las armas utilizadas en 21 de los ataques son de fabricación norteamericana.

Los ataques con armas estadounidenses incluyeron el ataque perpetrado el 15 de marzo contra un mercado en la ciudad de Mastaba, en la provincia noroccidental de Hajjah, que causó la muerte de al menos 97 civiles y un ataque del 8 de octubre perpetrado en un funeral en Sana’a, la capital yemení,en el cual perecieron 100 personas y más de 500 fueron heridos.

Según HRW, estos dos ataques se pueden comprender como “Crímenes de Guerra”. “El uso repetido de municiones fabricadas en Estados Unidos en los ataques ilegales demuestra la complicidad de los Estados Unidos con los saudíes”, sostienen en la carta dirigida a Obama.

A su vez, se difundieron también los dichos del congresista demócrata Ted Lieu, quien comparó la administración actual con la del ex presidente de Liberia, que participó en los crímenes de guerra de Sierra Leona y luego fue condenado a 50 años de prisión en 2008. “El caso de Charles Taylor es un precedente que puede ser utilizado para acusar a los funcionarios norteamericanos por estar implicados en ayudar a fomentar los crímenes de guerra en Yemen”, dijo el congresista.

Las armas norteamericanas no solamente aparecen en manos de sauditas, sino también en otras regiones en conflicto, como en Irak. Asimismo, en ocasiones, se han encontrado municiones de fabricación norteamericana, así como armas en zonas donde se encontraban los terroristas de EIIL (el mal llamado “Estado islámico”). Lo cual demuestra su participación e influencia en los grupos terroristas.

La industria armamentística es una de las más importantes en Estados Unidos y para mantener sus ventas necesitan una sola cosa, vender armas. Para ello se precisan conflictos, que en caso de no existir se deben inventar.

Deja un comentario