¿Putin cerca de Trump?

El presidente ruso, Vladimir Putin, felicitó la labor de los soldados norteamericanos en Siria y aseguró que acompañará a Estados Unidos en la búsqueda de solucionar los problemas globales “en un plano de igualdad”.

Todos los años el presidente de Rusia, Vladimir Putin emite un discurso frente a la Duma y el Consejo de la Federación (Parlamento Nacional) en el cual informa sobre la situación del país.

El lugar en el cual se desarrolla es la Sala San Jorge del Kremlin y fue allí donde el líder ruso ofreció a Trump normalizar las relaciones entre Washington y Moscú, deterioradas desde hace más de dos años desde que Rusia incorporó a su territorio la península de Crimea, considerada por la comunidad internacional parte de Ucrania. 

Putin tendió la mano al presidente electo estadounidense para formar una alianza y colaborar “en un plano de igualdad” contra “una amenaza real y no imaginaria: el terrorismo internacional”. Además afirmó estar seguro de “aunar fuerzas con Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo internacional”.

Cabe destacar que tanto Tump como Putin reiteradas veces mostraron admiración mutua en sus declaraciones y en caso de ser esto cierto, se lograría mejorar las relaciones de dos enemigos históricos y una de las consecuencias podría ser el levantamiento de las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos tras la anexión de Crimea.

A su vez, una determinación de este tipo pondría presión sobre otros países que también mantiene sanciones contra Rusia, como los integrantes de la Unión Europea. Putin también lanzó una oferta a la UE, repitiendo una idea que ya ha expresado en ocasiones anteriores: la creación de una asociación euroasiática que llegue hasta Vladivostok, ciudad portuaria cercana a China y Corea del norte en el océano Pacífico.

El fin de las sanciones ayudaría, precisamente Putin dedicó la mayor parte de su discurso a los problemas de la economía rusa. Sin embargo, restó importancia a la incidencia de las sanciones en esta crisis. “La principal causa del frenazo económico se encuentra en problemas internos”, aseguró.

Afirmó también que el apoyo estatal a la industria local permitió en 2015 un pequeño crecimiento. Y aseguró que se controlará la inflación, uno de los problemas internos más graves para la población rusa porque se traduce en una subida de precios mientras pierde poder adquisitivo por la congelación o la reducción de salarios. Según el Putin, se espera que la inflación baje del por ciento a final de este año. “En 2015 se encontraba en el 12,9 por ciento. Espero que este año no supere el 6,  será de 5,8”, apuntó.

A su vez, reconoció que el año pasado la recuperación económica fue irregular. Además, se espera que la economía rusa, golpeado por los bajos precios del petróleo, se vuelva a contraer este año.

Putin aseguró que para el 2017 se lograra  crecer económicamente, ya que el acuerdo de reducción de la producción de petróleo que alcanzó este miércoles la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) podría contribuir en esa búsqueda de crecimiento económico.

Si el precio del petróleo sube, estaríamos ante otro factor global que puede terminar beneficiando a Rusia después de fenómenos como el Brexit, la victoria de Donald Trump en Estados Unidos, el ascenso de François Fillon en Francia o la elección de dos presidentes afines a Rusia en Bulgaria y Moldavia.

Respecto a la situación en Medio Oriente, dijo que el avance en Alepo ha permitido que unas 30.000 personas hayan logrado salir de la ciudad tras varios meses bloqueadas. Moscú ha asegurado esta semana que espera que la ciudad quede totalmente en manos de su aliado sirio antes de que termine el año.

A pesar de la oferta a Estados Unidos, Putin no ha querido pasar por alto lo que considera una “campaña contra Rusia” desde gobiernos y medios occidentales. Y ha citado los intentos de presión externa, “los mitos sobre la agresión rusa, la propaganda sobre la interferencia en elecciones ajenas”, refiriéndose a las acusaciones de que supuestos hackers rusos habrían interferido en la campaña electoral estadounidense. “Las campañas informativas orquestadas nos tienen ya hartos”. Y ha dejado claro que no admitirá este tipo de “consejos no solicitados”.

Deja un comentario