Soldados españoles en Letonia

En la escalada agresiva a la que nos conducen nuestros beligerantes políticos, con su envalentonada y recientemente insuflada ira militar, ahora nos quieren embarcar en un nuevo foco de conflicto. De este modo, el Ministro de defensa español acaba de prometer en la reciente cumbre de capitostes de Estado y de Gobierno de la OTAN la participación de España,, con un contingente de 130 soldaditos, una compañía, en la recién iniciada operación de amenaza a Rusia que estará en suelos de Polonia, Letonia y Lituania antes de junio de 2017.

España intervendrá, promete Morenés, en Letonia, país que como se sabe comparte cultura y múltiples intereses con nosotros (lo que en óptica militar justificaría el asunto) y se integrará en el Batallón que liderará Canadá, otro de los países que está adquiriendo gran protagonismo en eso de desplegar soldados.

Claro que Morenés, que ha prometido, también ha matizado para decir que la decisión formal corresponderá al nuevo gobierno, aunque aclarando para evitar malentendidos que las opciones ya han sido evaluadas y estudiadas y planeadas por el ejército. Osea que ya está hecho.

Morenés ha aprovechado para sacar pecho y afirmar que España es y será uno de los más importantes contribuyentes a infectar el mundo de soldados (en realidad no lo ha dicho con estas palabras, que la retórica del militarismo europeo usa términos mucho más finos) y estará en el futuro en muchos “escenarios lejanos”, para recordar acto seguido que de hecho ya participa en todas las misiones militares europeas.

De modo que ya tenemos servida la nueva justificación para enfatizar el militarismo patrio: la amenaza rusa, una vez respondan al pequeño detalle de situar batallones militares en su frontera para amortiguar el contingente otan ista que ahora se sitúa en el otro lado de la línea.

Y es que los militaristas del mundo sí que están unidos por la misma causa: mantener su negocio a base de insuflar nos miedo y odio mutuo.

Deja un comentario